Widgets Magazine
En directo
    Al contado

    ¿Economía circular, o círculo vicioso?

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    171

    Entre el 'quiero, pero no puedo'. Entre esas aguas estaría navegando Europa 2020, la estrategia de crecimiento de la Unión Europea fundada en la Economía circular, y que ha recuperado fuelle en la última edición del Foro Económico Mundial de Davos. Y es que al momento de bajar a tierra el proyecto, se evidencia que el 'úselo y tírelo' se resiste.

    Por más que quieran desterrar definitivamente al olvido el úselo y tírelo, en favor del 'reducir, reciclar, reutilizar' –3R– devenido en "producir, usar, reciclar y volver a utilizar", el bloque comunitario está dándose de cabeza con la realidad.

    Más información: Cómo la contaminación del aire puede afectar tus genes

    Así, la UE impulsa desde hace unos años la eficiencia en el uso de los recursos: dicho de otra forma, utilizarlos de manera más sostenible. Las materias primas como el agua, los minerales, la madera, entre otros, deben gestionarse con más eficiencia a lo largo de su ciclo de vida, desde su primera extracción hasta su eliminación final.

    Y es que por estos días el crecimiento de la economía mundial ejerce una presión insoportable sobre los recursos del planeta. Una situación que empeorará a medida que la población mundial llegue a los 9.000 millones de habitantes. 

    Esto implica que la creciente competencia por unos recursos que son limitados, provocará el incremento de los precios y aumentará la inestabilidad. Se trata de tendencias globales con un impacto enorme en la economía europea en particular.

    Tema relacionado: Hallan un modo barato de convertir aire en energía pura

    Es por eso que en Europa piensan que depender menos de unos recursos limitados, la hará menos vulnerable a las crisis de suministro y a la volatilidad de los precios del mercado. También pueden contribuir a ello las tecnologías ecológicas y las energías renovables, las eco empresas y el reciclado. 

    Inciden en el bloque que eso beneficiará a todos. Y es que si a nivel global se siguen utilizando los recursos al ritmo actual, en 2050 hará falta el equivalente de dos planetas para sostener a los seres humanos sobre la Tierra. 

    Las matemáticas dicen que tres cuartas partes del impacto que provocamos se deben a los sectores de alimentación y bebidas, construcción y transporte. Eso quiere decir que debemos cambiar nuestra manera de producir y consumir alimentos, mejorar las infraestructuras y tener medios de transporte más limpios. El rediseño de los productos redundará en una mejora, tanto para los habitantes del planeta, como para el medio ambiente.

    Para ser más eficiente en el uso de los recursos, millones de empresas y consumidores tendrán que cambiar su manera de producir y consumir. Todos tendrán que asegurarse de que las políticas, la financiación, la inversión, la investigación y la innovación sigan una misma tendencia.

    Para llevar adelante todo esto, Europa necesita políticas claras. Europa 2020 intenta convertir a la UE en una economía inteligente, sostenible e integradora. Uno de sus pilares fundamentales es la 'Hoja de ruta hacia una Europa eficiente en el uso de los recursos', donde se explica cómo avanzar hacia una economía más sostenible gracias a iniciativas que estimulen mayor innovación a corto plazo y beneficios económicos y medioambientales a largo plazo. 

    En este sentido, el Dr. en Geopolítica de la Universidad de Pisa, Rolando Dromundo, cree que hay una dificultad geopolítica de cómo operar Europa 2020 para llevarla a cabo, y el impacto que  pueda tener en lo real.

    "Al final de cuentas nos encontramos en la lógica de un sistema económico mundial que lo que menos le importa es hacer reformas ambientales que le sean beneficiosas", se lamenta el experto. 

    Dromundo incide en que cuando vemos que las principales potencias que más contaminan el planeta no han querido seguir una agenda ambiental, está claro que más allá de que la UE tome la decisión correcta de hacer estas reformas e impulsarlas, no es suficiente. 

    El analista observa que "a veces a la economía 'se le presentan' condiciones para crecer en países que obviamente no respetan esto [el medio ambiente], lo genera también una contradicción. Entonces qué bueno que la UE impulse estas medidas, que trate de que todos sus miembros la respeten y la lleven a cabo". 

    "Pero por otro lado hemos visto también cómo al final de cuentas, por la lógica de cómo funciona, de cómo está organizado el capitalismo en este momento en el mundo, los polos de la economía ya  no están en torno a Europa: […] Asia presenta más crecimiento. Vemos que China y EEUU, como los países que más contaminan, no han mostrado ninguna voluntad de realmente querer, ni disminuir sus emisiones de dióxido de carbono, ni tampoco tener una agenda ambiental", concluye el Dr. Rolando Dromundo.

    Etiquetas:
    contaminación, UE, China, EEUU, Europa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik