13:45 GMT +322 Noviembre 2018
En directo
    Al contado

    China impulsa importación: el dragón lanza fuego contra el águila calva

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    0 91

    Demostrar un mayor coraje para luchar conjuntamente contra el proteccionismo para promover el constante progreso de la sociedad humana, y afrontar los profundos cambios que está viviendo el mundo. Fue una de las consignas que pregonó el presidente chino, Xi Jinping, en la Primera Exposición Internacional de Importaciones de China en Shangái.

    Hay un proverbio chino que dice que "Cuando soplan vientos de cambio, hay quien construye muros, pero también hay quien lo que hace, es construir molinos". Perteneciendo a la milenaria tierra y cultura que pertenece, Xi Jinping no quiso ser menos, al indicar que "La economía china es un océano, no un estanque. Las tempestades pueden destruir un estanque, pero nunca un océano".

    El presidente de la Consultora Ekai Center, Adrián Zelaia, indica que "a ese proverbio chino hay que aplicarlo a cada caso. Normalmente construye muros, no el que tiene una ocurrencia, sino el que necesita defenderse. En la práctica con las teorías del libre comercio del proteccionismo, se desarrollan sistemáticamente en función de las circunstancias en las que se mueve cada país. Los países con un gran potencial económico, político, que tienen productos más competitivos, los países más grandes, son los que tienden a defender sistemáticamente el libre comercio, que es el que le facilita la entrada y el dominio de los países más pequeños o más débiles económicamente, los que a su vez son los que sistemáticamente recurren al proteccionismo para defenderse de esas estrategias", observa.

    Entre promesas, argumentaciones y filosofías, discurre en China esta instancia que busca arrimar más agua a su molino, en una semana muy especial, entre lo que sobresale es el hecho de que los estadounidenses ya han reconfigurado el mapa político de su país en las elecciones de medio mandato: los demócratas se hicieron con el control de la Cámara de Representantes, y eso puede agregarle migrañas al inquilino de la Casa Blanca.

    Más información: El Congreso de EEUU se parte en dos: ¿qué pasará con el dólar y las sanciones?

    Tan importante fue esta venta comercial-diplomática china en formato de 'Exposición Internacional', y tan acuciante debe ser la situación a estos niveles –debido a la guerra comercial desatada por el presidente de EEUU, Donald Trump– en diferentes partes del globo, que a la cita acudieron varios jefes de Estado y los máximos responsables de instituciones financieras internacionales como el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio, o el Banco Mundial.

    "Si tenemos un mejor entorno comercial, tendremos un mejor ambiente internacional. Trabajemos juntos para crear un futuro mejor para la economía. […] El sistema multilateral debe ser defendido", o "China no parará sus pasos en la construcción de una economía mundial más abierta", fueron algunas de las frases que lanzó el líder chino ante los atentos oídos que le prestaban una máxima atención.

    Así, llamó a todos los países a eliminar las barreras y abrir sus mercados para crear una economía global, a demostrar un mayor coraje para luchar conjuntamente contra el proteccionismo para promover el constante progreso de la sociedad humana y afrontar los profundos cambios que vive el mundo.

    Y es que Xi Jinping logró convocar en su tierra para este evento que se extiende hasta este viernes, a unas 3.000 empresas del globo de unos 130 países, que en esta feria buscarán colocar sus productos a más de 400.000 compradores, no sólo chinos, sino también de otros lugares. 

    Zelaia sostiene que "todos los países tienen en principio una estrategia de gestionar sus importaciones lo mejor posible, disponer de las mejores opciones más económicas, etc. En principio, un país de la dimensión económica de China, el [hecho de] que dedique determinados esfuerzos en mejorar sus relaciones internacionales para gestionar lo más eficientemente posible el ámbito de sus importaciones, es en sí mismo un objetivo absolutamente razonable".

    El presidente chino también se comprometió a facilitar la llegada de productos extranjeros rebajando aranceles y reduciendo el papeleo y los costes para la importación, y aludió al fortalecimiento del comercio electrónico transfronterizo. 

    En este sentido, la directora del FMI, Christine Lagarde, celebró que China tienda un "puente hacia el futuro" dirigido a la cooperación económica y de comercio en un momento en el que el avance del proteccionismo y la guerra comercial marcan la agenda internacional. Mientras, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, calificó estos gestos como "pasos en la buena dirección".

    Al respecto, Zelaia cree que, aparte de la iniciativa expresada de Pekín sobre aumentar sus importaciones, "parece que China se ha planteado, en cierta forma, un objetivo de imagen, intentado trasladar al mundo que China no es sólo una gran amenaza, desde el punto de vista de que sus exportaciones compitan con productos de otros países, sino que ellos también pueden ser un importantísimo comprador de otros países, y que van a hacer grandes esfuerzos en este sentido".

    Tema relacionado: "Para EEUU es imposible competir con China en términos económicos en América Latina"

    En este punto, el analista hace un matiz. "Otra cuestión es, primero hasta qué punto es realmente creíble [esta iniciativa china], y hasta dónde puede llegar esa política de impulso de importaciones. Yo creo que en principio es algo que hay que pensar que va a ser cuantitativamente muy limitado, porque otra cosa sería contradictoria con las estrategias básicas de la política económica de China"

    Al argumentar, Zelaia explica que "precisamente como consecuencia de su excesiva dependencia de las exportaciones, lo que intenta [China] es fomentar la demanda interna, tanto de consumo como de inversión, y a través de ella, conseguir a medio plazo una situación más equilibrada, no tan dependiente de las exportaciones. Impulsar decididamente las importaciones sería contradictorio con este objetivo, porque la salida de la producción interna, que es el gran reto estratégico de China, se haría más difícil si las importaciones se incrementaran sustancialmente, aunque de alguna manera va a suceder". 

    Mientras, la espantada de varios países de Latinoamérica en sus relaciones con Taiwán, en busca de dinero fresco de la 'fábrica del mundo', y el distanciamiento de EEUU con la región bajo la Administración Trump, ha hecho que la influencia de China en América Latina haya crecido.

    "De alguna forma lo que está sucediendo en Latinoamérica con respecto a las influencias de China, podría ser algo similar a lo que venía sucediendo en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, con respecto a las influencias de EEUU, en el sentido de que hay una influencia económica creciente, que no necesariamente se traslada en una influencia política directa", apunta el analista. 

    "El peso económico de China es evidentemente creciente en casi todos los países latinoamericanos, y esto siempre tiene influencias políticas de distinto signo. Pero los grupos políticos que vayan estando en el poder [en América Latina] van a ser de uno u otro color, van a ser progresistas o conservadores, van a ser formalmente cercanos a China o a EEUU, pero van a intentar evitar el enfrentamiento directo con China precisamente por esta creciente influencia económica", concluye Adrián Zelaia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    comercio, exportaciones, importación, guerra comercial, Xi Jinping, China, EEUU