02:36 GMT +326 Septiembre 2018
En directo
    Al contado

    Lehman Brothers: 10 años de una catástrofe sin freno

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    0 90

    Corría el mes de septiembre de 2008. Justo en su ecuador, el día 15 y lunes, una noticia acompañada de unas imágenes estremecieron al mundo: a partir de ahí, la economía global comenzó a desbaratarse. La caída de Lehman Brothers, si bien no fue la primera ficha del dominó en caer, fue la más monstruosa de todas y desató una catástrofe que persiste.

    Abril de 2007. New Century Financial, una modesta entidad especializada en concesión de hipotecas de alto riesgo, quiebra. Según muchos analistas, este hecho fue el primer aleteo que desató el efecto mariposa, el primer síntoma tangible de las turbulencias que se avecinaban en la economía mundial.

    Tema relacionado: Predicen cambios radicales en Wall Street a consecuencia de la crisis financiera

    Agosto de 2007. Entre los días 6 y 9 de ese mes en EEUU quiebran tres sociedades hipotecarias, mientras, en tierras europeas, el banco francés BNP Paribas anuncia la suspensión de tres de sus fondos. El desplome del precio de los activos ligados a las hipotecas subprime le impedía calcular el valor de los fondos, lo que les forzó a impedir la retirada del dinero a los inversores. Aquí es donde otros expertos sitúan el big bang definitivo de la hecatombe económica.

    Septiembre de 2008. El sábado 13, Timothy F. Geithner, a la sazón presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, convoca una reunión para tratar el futuro de Lehman Brothers en la que se incluía la posibilidad de liquidación de sus activos para sanearla. La empresa informa que está en negociaciones con el Bank of America y Barclays para su posible venta. 

    Dos días más tarde, el lunes 15, las imágenes de trabajadores de Lehman Brothers abandonando sus puestos de trabajo munidos de cajas que contenían sus efectos personales, recorren el mundo. Una postal que se convirtió en la viva imagen de un estallido brutal y cuya onda expansiva llega a nuestros días, y amenaza con no detenerse.

    También te puede interesar: Moody's pronostica el futuro del 'rey de divisas de reserva'

    Con activos valorados en 639.000 millones de dólares y unos 26 mil empleados alrededor del mundo, Lehman Brothers dejó un cráter de 613.000 millones de dólares. Esto supuso la mayor quiebra de la historia y un tsunami en los mercados que estremeció al mundo. Las autoridades de EEUU habían decidido no acudir a su rescate. 

    El Dr. Armando Fernández Steinko, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, apunta que "la caída de Lehman Brothers obedece a que quienes estaban en ese momento dirigiendo la Reserva Federal, y los que mandaban, aplicaban recetas convencionales. […] Esa es la doctrina de fondo ultraliberal que dice que el mercado se equilibra a sí mismo, genera una depresión, y luego de esa crisis nace de nuevo la prosperidad. Y el capitalismo es eso. El capitalismo puro no puede basarse en que el Estado ayude a las empresas a salir de los agujeros económicos en los que ellas mismas se han metido".

    Y es que en los días previos, el Gobierno había intervenido con más de 187.000 millones para salvar a Fannie Mae y Freddie Mac, entidades a las que respaldaba y que comprendían la mitad de las deudas hipotecarias. Tras soltarle la mano a Lehman Brothers, dos días después de la catástrofe, el Gobierno rescató a AIG con 180.000 millones de dólares haciéndose con el control a toda pastilla de la mayor aseguradora del mundo.

    Más información: El analista jefe del banco de los Rockefeller: "El mundo está al borde de una supercrisis"

    Este cambio de idea respecto a salvar a los bancos, según Fernández Steinko, fue debido a que "las consecuencias se vislumbraron tan catastróficas que se dio marcha atrás, se activó el freno de emergencia y el propio [secretario del Tesoro, Henry] Paulson tuvo que pedir cantidades ingentes de dinero argumentando que si quebraba una serie de bancos y no se les rescataba, era una catástrofe". 

     "Y con esa presión [Paulson] también consiguió que rescataran a […] los grandes bancos de inversión en los que él participaba, aplicando el principio de 'too big to fail'. Es decir, amenazando a todo el mundo, a toda la economía, diciendo: 'como no nos rescatéis, como no paguéis la factura, nos vamos todos a pique'. Y con ese truco los grandes bancos han conseguido convencer a los Gobiernos y a la opinión pública de que 'a nosotros no nos podéis tocar, porque si nos tocáis, se viene todo abajo'. Entonces por eso estamos en manos de los bancos y sus amenazas", subraya Fernández Steinko.

    Entretanto, Mark Zandi, principal economista de la agencia financiera Moody's, alertó sobre el posible golpe que podría encadenar la próxima crisis económica, con la que aún no se ha cerrado. Explicó que en los últimos 10 años la política reguladora de EEUU llevó al surgimiento de la burbuja de 'empresas basura'. Incidió en que si la política monetaria fuera más dura, estas compañías no deberían haber tenido fácil acceso a los préstamos, y que las deudas potencialmente 'tóxicas' de las empresas estadounidenses ascienden a los 2,7 billones de dólares y siguen creciendo.

    Para Fernández Steinko, "ahí está la esencia" de los problemas. Por un lado "los bancos hacen grandes negocios con dinero que no tienen, y [por otro] hay posibilidades legales de ocultar contablemente estas prácticas, y aquí aparecen los paraísos fiscales. Todo esto se puede hacer porque una parte significativa de esos negocios turbulentos son opacos a la parte regulada del sistema financiero internacional".

    "Entonces hay una situación políticamente muy paradójica. […] La mayoría de los paraísos fiscales son británicos y norteamericanos. No es que sea una cosa externa a esos Gobiernos. Los que controlan el sistema financiero son los británicos y los norteamericanos, y son los que tienen la inmensa mayoría de los paraísos fiscales. Luego está Luxemburgo y Suiza que compiten con ellos, pero el núcleo de este mundo opaco son los propios países occidentales que tienen soberanía sobre esos paraísos fiscales", concluye Armando Fernández Steinko.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    bancos, crisis, Moody's, Lehman Brothers, BNP Paribas, Armando Fernández Steinko, Francia, EEUU