01:16 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Al contado

    Jackson Hole muestra la infamia de la economía de EEUU

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    0 101

    Con una sinceridad insolente. Así se estrenó en Jackson Hole el presidente de la FED, Jerome Powell. Reconoció que en los últimos años las políticas monetarias se han aplicado ajenas a la realidad. En este sentido, incidió en que los muy bajos tipos de interés hundieron el salario de los trabajadores, situándolos en la época precrisis.

    Los economistas convocados en ese paraíso de Wyoming no le dejaron solo a Powell en sus alegatos: remarcaron que los salarios debieron crecer entre un 1% y un 1,5% por encima de los flacos números de la última década.

    En este sentido, Alan Krueger, profesor de la Universidad de Princeton, experto en mercado laboral y otrora presidente del Consejo de Asesores económicos de Barack Obama, denunció esta situación en su intervención en Jackson Hole: "El salario mínimo en EEUU actualmente es 7,25 dólares la hora, sin que haya subido ni un céntimo desde julio de 2009. Es más, el valor real de ese salario mínimo ha caído alrededor del 20% desde 1979", observó. 

    Asimismo, ubicó el origen del mal en el monopsonio, también conocido como el monopolio del comprador, un tipo de mercado en el que existe un único comprador o demandante, en lugar de varios. Sus protagonistas: compañías como Amazon o Google, grandes tecnológicas que emplean a una cantidad creciente de trabajadores. 

    Para el economista argentino Luis Palma Cané, aparte del monopsonio, "ha habido otro factor muy importante para que no hayan subido los salarios, como normalmente se produce en ciclos de crecimiento de la economía norteamericana. Porque tenemos que recordar que en la gran crisis 2008-2009 la tasa de desempleo [en EEUU] era del 10,5%, y ahora está en un 3,9%, lo cual significa que ha aumentado sostenidamente la oferta laboral, sumado a que la población activa, aquella que está demandando trabajo, subió también tres o cuatro puntos". 

    En este sentido, para el economista "es obvio, que más allá de la parte monopsónica de la demanda laboral, no existe duda de que no es el único factor, sino que a eso se suma una oferta en crecimiento. Si existe una demanda monopsónica y una oferta en crecimiento es lógico que los salarios no crezcan como había crecido en otros ciclos, porque en otros ciclos no había bajado tanto el nivel de desempleo".

    En el concepto monopsonio entran las grandes cadenas de alimentación como las franquicias de comida rápida, grandes corporaciones que dominan su sector de actividad y que conquistan también otras industrias líderes. En Jackson Hole se le prestó una especial atención al caso de Amazon, dominadora absoluta en Occidente, no sólo en el campo del e-commerce, sino también de las grandes superficies y el comercio minorista.

    "Es cierto que es un fenómeno que lo está produciendo el llamado e-commerce, del cual el ícono es Amazon, pero estos son factores coyunturales que se van a estabilizar. Siempre que ha habido cambios tecnológicos en la oferta o en la demanda del mercado, se producen estos desequilibrios entre los distintos competidores, que luego se van atemperando porque el crecimiento explosivo que tiene la innovación se va a atemperar y va a crecer la competencia de las empresas tradicionales que irán buscando métodos que compitan más eficientemente que ahora", explica Palma Cané. 

    La inflación y la evolución del mercado laboral son faros para la FED, a diferencia del Banco Central Europeo. Por eso, la irrupción de un poder externo como el del monopsonio puede distorsionar muchas decisiones basadas en los principios tradicionales de la macroeconomía. En este sentido, Alan Krueger advirtió que "estas consideraciones deberían ser parte de la conversación junto con otras preocupaciones importantes de los bancos centrales, como el efecto de la política monetaria sobre la estabilidad financiera, el efecto de los aranceles, y las guerras comerciales".

    Te puede interesar también: El Banco Mundial firma… ¿la sentencia de muerte del dólar?

    Al respecto, Palma Cané incide sobre todo en "la parte de la guerra comercial que también fue señalada por Powell, como por el Banco Central del Reino Unido, el Banco Central Europeo y el Banco Central de Japón. Todos de una manera prácticamente homogénea sostienen que un peligro latente para el crecimiento global, que hoy todos los países están creciendo sincronizadamente, está aumentando el riesgo a la baja, precisamente porque si aumenta la guerra comercial, va a provocar una caída del comercio internacional, y una caída del nivel de actividad económica", concluye Luis Palma Cané.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    ¿Cómo golpeará China a la economía de EEUU?
    Un arma de 1,2 billones de dólares: cómo podría dañar China la economía de EEUU
    Ir con todo: ¿es factible para EEUU asfixiar la economía rusa?
    Berlín advierte que la disputa comercial entre EEUU y China afectará la economía europea
    Etiquetas:
    comercio electrónico, economía, Google, Amazon, EEUU