19:48 GMT +312 Diciembre 2018
En directo
    Al contado

    La UE vuelve a dejarse pisotear por EEUU

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    280

    La Unión Europea prometió importar más soja y gas natural licuado procedente de EEUU. Es lo que sacó Bruselas de Washington tras la reunión que mantuvieron el mandatario norteamericano, Donald Trump, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en la Casa Blanca. Algo que en Europa venden como un triunfo del bloque a todas luces.

    La casa siempre gana, dice una máxima de los casinos. Y la visita del presidente de Jean-Claude Juncker a la Casa Blanca para negociar una tregua con Donald Trump en la guerra comercial que éste desató, no fue la excepción. 

    Te puede interesar: Juncker: aranceles de EEUU a la UE son contrarios a toda lógica

    'El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania', dijo una vez el exfutbolista inglés Gary Lineker. En este caso, se podría decir que los acuerdos entre EEUU y la UE son un juego en el que siempre gana el país norteamericano.

    Casi como una premonición, y como es costumbre, Trump jugó fuerte desde un tuit en la víspera de la visita: "La Unión Europea llegará mañana a Washington para negociar sobre el comercio, tengo una idea para ellos, que ambos, EEUU y la UE, renuncien a todas las tarifas, barreras y subsidios, (…) eso finalmente se llamará mercado libre y comercio justo. (…) Espero que lo hagan, nosotros estamos listos, pero ellos no lo harán".

    Y llegó el día, y tras la reunión, se supo lo que se supo: que los aranceles al acero y al aluminio decretados por Washington se mantendrán, y que además la Unión Europea se compromete a comprarle a EEUU más soja y más gas natural licuado.

    ¿Sería este el resultado que esperaban la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, y el canciller de Austria, Sebastian Kurz, que se reunieron con Juncker antes de su partida a Washington?

    No era lo que esperaba, por ejemplo, el presidente de la Federación de Industrias Alemanas, Dieter Kempf, quien en una entrevista que concedió al periódico Welt, manifestó su deseo de manera muy concreta y directa: "Se deberían abolir los aranceles bajo el pretexto de la seguridad nacional".

    Además: La UE mantendrá contramedidas mientras estén vigentes los aranceles de EEUU

    Pero los medios europeos venden el acuerdo como una victoria, al señalar que el aumento de la compra de gas natural licuado (GNL) a EEUU podría rebajar su dependencia de Rusia. Pero las matemáticas demuestran el absurdo y la falta de lógica de esa propaganda: el gas ruso es mucho más barato que el estadounidense. Pero además, Trump no le retiró a Europa los aranceles al acero y al aluminio.

    La lógica y las matemáticas tampoco parecen ser el punto fuerte del ministro de Economía alemán, Peter Altmaier, lo que es preocupante dado el cargo que ostenta: saludó con un tuit los resultados de las negociaciones: "Mis felicidades a Juncker y Trump: ¡se logró un gran avance que ayudará a evitar una guerra comercial y a salvar millones de empleos! Es excelente para la economía global". ¿Se alegra de que la UE pague un gas más caro? ¿O de que Trump no haya retirado los aranceles al acero y al aluminio? Tal vez sea del mayor volumen de compra de soja, de cuyo precio no han trascendido los detalles.

    Pero el máximo responsable de la economía alemana no juega solo este partido: por si quedaban dudas de tanto absurdo, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, afirmó que el acuerdo es "una buena señal". 

    No te lo pierdas: El camino hacia la grandeza de EEUU pasa por las ruinas de la UE

    Entonces ¿se logró realmente un avance para los intereses de Europa o sigue ganando EEUU en esta pulseada? El economista español José Luis Carretero Miramar opina que sigue ganando el país norteamericano "porque al fin y al cabo ha conseguido lo que quería: eliminar el superávit comercial por la vía de aumentar sus ventas, si el acuerdo es ese, el de aumentar la venta de gas natural, etc.".

    "Al fin y al cabo lo que está haciendo Trump es intentar forzar al resto de partes contendientes en el marco del tablero global a llegar a acuerdos renovados, si bien en ese marco lo que se busca es una situación comercial mejor para EEUU. Obviamente a estos acuerdos no se va a llegar por una vía puramente del dialogo, sino que ha sido necesario primero una dinámica de amenazas y de agresión, que es lo que ha puesto en marcha Donald Trump con el tema de los aranceles", observa el economista.

    Una vez finalizada la cumbre, el jefe de Estado norteamericano publicó en Twitter una imagen en la que aparece junto al presidente de la Comisión Europea, con un comentario sobre la relación de amor que supuestamente existe entre ambas partes. "Obviamente, la UE, representada por Juncker, y EEUU, representados por mí, ¡se quieren mutuamente!", completaba Trump su tuit.

    Y parece que del amor a la tumba hay un paso. Porque Juncker afirmó haber regalado a Trump una foto del cementerio militar en Luxemburgo donde está enterrado George Patton, quien fue general del Ejército de EEUU durante la Segunda Guerra Mundial. Según el presidente de la Comisión Europea, la imagen lleva la inscripción: "Estimado Donald, recordemos nuestra historia común", agregando que deberían hacerlo incluso en los tiempos más difíciles. 

    Una imagen, la de la tumba, que es simbólica ante la actual situación, expresa Carretero Miramar, "porque lo que quiere poner encima de la mesa Juncker con ese tipo de regalo a Donald Trump, es precisamente, el pasado. El pasado que mucho nos tememos que en cierta manera está ya muerto y enterrado. Ese pasado de la gran relación euroatlántica, de la Europa occidental con EEUU, de imbricación y articulación mutua, de amistad a prueba de fuego, en el los EEUU permitieron la reemergencia de la UE como potencia global en el marco de una lucha encendida contra el mundo soviético básicamente".

    "Al fin y al cabo en un mundo cada vez más multipolar, los intereses de EEUU ya no se corresponden esencialmente con los de Europa, y por lo tanto (tal vez) tengan que producirse nuevos procesos de realineamiento de las alianzas, de reestructuración del tablero político y del geoeconómico", concluye José Luis Carretero Miramar.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Juncker habla con varios líderes europeos antes del encuentro con Trump
    Juncker: "Crecí pensando que Europa y EEUU eran como hermanos"
    Juncker se queja de Trump: "No entiende qué está pasando"
    Juncker promete una respuesta simétrica a las provocaciones comerciales de EEUU
    Etiquetas:
    acuerdo, economía, guerra comercial, gas natural, aranceles, UE, Jean-Claude Juncker, Donald Trump, EEUU