En directo
    Al contado

    Foro de Boao: ¿China adicta al libre comercio?

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    0 70

    China buscará abrir cada vez más su mercado e intentará ser guía en la defensa de la globalización. Son las líneas maestras de aquí en más en el campo económico-comercial, que trazó el presidente del gigante asiático, Xi Jinping, al inaugurar el Foro de Boao (el Davos asiático), donde volvió a levantar una bandera que EEUU está arriando.

    Arriar una bandera de forma tangible es una señal de haberse rendido al enemigo. En este caso, aunque sea un simbolismo, demuestra que el país norteamericano abandona su papel de adalid en algo que ha sido su máxima seña de identidad durante décadas.

    EEUU dejó asentado que China es su enemigo debido a su déficit en la balanza comercial, y por tanto, le declaró la guerra. Sus armas, que ya están sobre la mesa,  fueron apareciendo de forma dosificada: primero aparecieron los aranceles al acero y al aluminio, que terminaron derivando en una escalada entre ambas naciones.

    En este contexto, la isla de Hainan fue el escenario ideal para las promesas de Xi Jinping: permitirá a las industrias de automóviles extranjeras abrir fábricas en China y no estarán obligadas a formar joint ventures con compañías chinas. Asimismo, disminuirá los aranceles sobre los vehículos importados y mejorará el tema sobre la protección de la propiedad intelectual, en un momento en el que EEUU y Europa denuncian episodios de robo y transferencia forzada de tecnologías. 

    Además: China constata la ausencia de diálogo con EEUU sobre las discrepancias comerciales

    Al respecto, el profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco Joaquín Arriola, señaló que "la única lectura que se puede hacer no es en función de la decisión de EEUU de imponer aranceles, por ahora al acero y al aluminio, sino que responde más bien al hecho de que China ya ha superado unos ciertos límites de desarrollo tecnológico, y en estos momentos ya no es tan dependiente de la capacidad de generación de nuevas tecnologías y nuevos conocimientos en el exterior, sino que también tienen capacidad de producir su propio conocimiento y de exportarlo". 

    "Es un procedimiento bastante habitual en la historia de los últimos 200 años, que cuando un país, después de pasar por diversos períodos proteccionistas, adquiere la capacidad tecnológica de convertirse en un líder comercial mundial, inmediatamente se vuelve adicto al libre comercio", observa el analista.

    En esta edición del Foro de Boao se destacó la presencia de, entre otros,  el presidente austríaco, Alexander Van der Bellen, el primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, el Premier de Singapur Lee Hsein-loong, el primer ministro de Pakistán, Shahid Jaqan Abbasi, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, el Premier de Mongolia, Ukhnaa Khurelsukh, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres y la directora del FMI, Christine Lagarde.   

    En la cumbre, Xi dijo que China "tiene toda la intención de traducir estas reformas en realidad lo antes posible", y desde el gigante asiático quisieron dejar claro que estas concesiones no tienen nada que ver con la guerra de aranceles que comenzó EEUU.  

    Más información: Singapur advierte que la guerra comercial China-EEUU podría arruinar la economía mundial

    Algo con lo que no está de acuerdo Arriola.

    "Sí tiene bastante que ver, no solamente con la guerra de aranceles que empezó EEUU, sino con la decisión de la actual Administración norteamericana de ceder, a quien lo quiera tomar, el liderazgo en materia de libre comercio".

    En su anuncio aperturista, Xi mencionó la Nueva Ruta de la Seda que promete interconectar económicamente a más de 60 naciones entre Asia, África y Europa, y sobre este proyecto insistió: China "no tiene cálculos geopolíticos, no busca zonas exclusivas y tampoco impone acuerdos comerciales sobre los demás".

    Así, concluyó su discurso invitando a todas las naciones a unirse y "dedicarnos a la apertura y a los resultados positivos para todos… para alcanzar un mañana mejor para Asia y para el mundo". Una posición que fue apoyada por el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y la directora del FMI, Christine Lagarde, quien además dijo que China está en la posición de liderar este enfoque teniendo en cuenta que en los últimos 40 años se ha reformado a sí misma.

    Te puede interesar: El presidente de China promete reducir aranceles y ampliar importaciones

    Ya en una conferencia en una Universidad de Hong Kong, y en alusión a las tensiones comerciales los crecientes riesgos fiscales y financieros, y la inseguridad geopolítica, Lagarde avisó: "El cuadro general ahora es luminoso, pero se pueden ver nubes negras aparecer por el horizonte. La ventana de oportunidad está abierta. Pero a partir de ahora hay una nueva urgencia, porque las incertidumbres han aumentado de forma significativa".

    Esto recuerda un artículo firmado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker y publicado por el diario El País de España el pasado 14 de diciembre, titulado "Arreglemos el tejado de Europa mientras brilla el sol". En uno de los párrafos, Juncker escribió: "Como reza el viejo dicho popular, hay que arreglar el tejado cuando el tiempo es clemente y brilla el sol. Tenemos ahora la oportunidad y la obligación de conseguir que la economía y nuestra sociedad sean más robustas y estén mejor adaptadas de cara al futuro". 

    Para Arriola, el mensaje de Lagarde respecto a la idea de Donald Trump de proteccionismo caerá en saco roto "porque da la impresión que los responsables internacionales no tienen muy claro 'dónde están las goteras en el tejado' y cuál es el procedimiento más adecuado para arreglarlo".

    "Plantear que son las medidas proteccionistas de Trump las que puedan limitar el crecimiento de la economía mundial a corto plazo, es  no entender que la crisis financiera se ha cerrado en falso. Y ese cierre en falso se traduce en que el nivel de endeudamiento de las empresas en todo el mundo, y en particular en la UE, están en niveles históricamente elevados. (…) Por tanto no es tanto las decisiones sobre los aranceles de EEUU, como el fallo o la incapacidad de resolver los problemas estructurales del funcionamiento de la economía mundial, lo que anuncia 'nubes en el horizonte'", expresa el profesor.

    No te lo pierdas: China lanza advertencia a EEUU

    También Lagarde se hizo tiempo para la propaganda en su mensaje, que traducido, viene a ser lo que en el ambiente de la radio y la televisión se conoce como PNT, o Publicidad No Tradicional. Lo hizo al alertar sobre el riesgo que corre de romperse el sistema de responsabilidad, que "supervisado por el FMI y otros organismos internacionales, contribuyó a reducir a la mitad el número de personas en situación de pobreza extrema durante el espacio temporal de una generación. El sistema ha disminuido los costos de vida y creado millones de puestos de trabajo bien pagados", dijo Lagarde.

    Arriola no lo ve del mismo modo.

    "Obviamente, con los cambios que están teniendo lugar a nivel internacional, organismos como el FMI tienen que hacer valer su importancia, y termina como en este caso, colocándose medallas que no le corresponden. Quien ha hecho reducirse de forma drástica la pobreza a nivel internacional son las políticas intervencionistas — que no son precisamente las que aprobó el FMI – que han permitido el desarrollo industrial de muchos países", concluye Joaquín Arriola.

    Además:

    América Latina: la nueva arma arrojadiza de EEUU contra China
    Dos opciones demoledoras con las que China puede 'bombardear' EEUU
    La guerra comercial de EEUU y China está mermando las reservas de oro
    China baraja castigar a EEUU con el yuan
    La UE califica de "incipiente guerra comercial" la situación entre EEUU y China
    Etiquetas:
    guerra comercial, libre comercio, Foro de Boao para Asia, Donald Trump, Xi Jinping, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik