02:06 GMT +318 Noviembre 2017
En directo
    Al contado

    Transnacionales: penetración y sometimiento tras desastres naturales

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    0 44480

    Penetración y sometimiento a las poblaciones locales a una relación de dependencia. Es lo que hacen las transnacionales tras el paso arrasador de cualquier huracán, o tras cualquier otro tipo de desastres naturales. Tras la devastación, siempre hace buen tiempo para los grandes negocios, y el mal tiempo vivido puede ser peor para el resto.

    Los desastres naturales producen un efecto dominó, y cuando cae la última ficha, todos quieren hacer leña del árbol caído, y las primeras, las transnacionales, auténticos amos en el ojo del huracán.

    En el caso de EEUU, los huracanes que han pasado este año por su territorio han marcado una de las temporadas más devastadoras – es la primera vez que dos huracanes de categoría 4 aparecen en un mismo año –, y una de las más costosas en la historia del país: 290.000 millones de dólares, 100.000 puestos de trabajo, medio punto de crecimiento menos en el tercer trimestre hasta el 2,5%, respecto al 3% previsto inicialmente. Es lo que suma la cuenta luego de pasar raya.

    Así, las repercusiones económicas y hasta políticas serán fuertes. Y no solo por la estela de víctimas fatales, heridos y damnificados que dejaron Harvey e Irma tras de sí, sino porque llegan en el peor momento.

    Más allá de esas pérdidas irrecuperables e irreparables que son los fallecidos, quienes van a sentir las consecuencias más duras, son los ciudadanos de a pie y las pequeñas empresas. En este sentido, el profesor José Luis Carretero Miramar, miembro del Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión, explica que "estos desastres  naturales provocan una destrucción tremenda de bienes y servicios, y sobre todo del tejido económico que pueda haber a nivel local. Es decir, los pequeños productores, las pequeñas empresas, los pequeños comerciantes, son los que sufren más fuertemente los efectos de este tipo de huracanes".

    Y aunque algunos analistas ven la luz al final del túnel, y afirman que en el medio y largo plazo hay factores que pueden resultar beneficiosos y generar un efecto positivo, como la reconstrucción, los fondos que aportan las aseguradoras y las ayudas estatales, los beneficiarios serán los mismos de siempre.

    Lea más: La furia de la naturaleza: los huracanes más mortíferos

    "Las grandes empresas transnacionales son las que pueden posteriormente intervenir sobre un mercado virgen, intentar hacerse cargo de las labores de recuperación, etc. Pero los pequeños productores locales son los que suelen salir perdiendo", explica Carretero Miramar.

    Y en cuanto a ayudas estatales, o privadas, en el caso de Puerto Rico, el banco canadiense Scotiabank, y el Banco popular de Puerto Rico, presentaron iniciativas para coadyuvar en la recuperación de la isla: el primero anuncia ayudas por medio millón de dólares, mientras que el segundo, por un valor de un cuarto de millón de dólares.

    Ambas instituciones anunciaron que harán llegar estos fondos a organizaciones caritativas que colaboran en las tareas de rescate y recuperación en las islas afectadas. Esto, al entender del analista, constituye un arma de doble filo.

    Carretero Miramar opina que "por un lado es una buena idea que haya una capacidad de financiación de la recuperación de la actividad económica en las zonas sometidas a desastres, y que por lo tanto llegue ese crédito fácil a las actividades que pueden volver a reiniciarse".

    No obstante, el experto advierte que "por otro lado hay que tener presente hasta qué punto ese crédito puede venir acompañado de actividades ilegales, fraudulentas, de la generación de toda una trama ilícita que se pueda hacer cargo de la actividad económica en base a la ausencia en estos momentos de una actividad económica normal".

    "En ese sentido hay que tener también muy presente el hecho de que esa actividad financiera por parte de los bancos pueden, un momento determinado, convertir en dependientes precisamente de esa financiación externa, a negocios y a sectores económicos que anteriormente no lo eran", apunta el economista.

    Paralelamente, el Banco Popular de Puerto Rico abrió una cuenta de depósitos para que ciudadanos interesados en colaborar con las tareas de recuperación. Pero todas estas iniciativas, para Carretero Miramar, son un arma de doble filo.

    "Esa financiación no debe convertirse en sí misma un mecanismo de  dependencia de los pequeños productores locales, que lo que pueda es hacer sumirse a las necesidades de los grandes bancos que puedan también aprovechar esta situación de necesidad y de miseria, para doblegar resistencias que anteriormente no podían doblegar, o para hacer tremendamente dependientes a las poblaciones y a los negocios locales", concluye el profesor José Luis Carretero Miramar.

    Además:

    Huracán María toca tierra en Puerto Rico
    ¿Por qué Harvey dejó más víctimas en Texas que Irma en Cuba?
    ¿Es Irma un "invento del hombre"?
    Cuando la naturaleza ataca: ni se le ocurra jugar con el huracán Irma
    EEUU reubica al personal y la flota de Guardia Costera para protegerlos de huracán María
    Etiquetas:
    ayuda, huracán, Puerto Rico, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik