En directo
    Al contado

    2016: un agujero negro para Occidente

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    0 31940

    El año 2016 puede resaltarse en rojo por la intensidad de terremotos y huracanes que padecieron las principales economías de Occidente: el Brexit, el descalabro del TTIP y el TPP, o el ingreso del Yuan a la cesta del FMI. Sólo se concretó el CETA, y el petróleo resurgió de su pozo gracias al presidente ruso Vladímir Putin.

    El ex primer ministro británico David Cameron puede escribir el manual definitivo de cómo intentar acabar con tu carrera política y no morir en el intento. Porque fue el primero que alzó la bandera del Brexit en Bruselas: se presentó con una lista de prebendas en una mano, y una amenaza en la otra. Si la UE no le otorgaba autonomía en ciertos ámbitos, convocaría un referéndum para la salida del Reino Unido del bloque. Para cuando consiguió los favores y renunció a la idea del Brexit, ya era demasiado tarde para frenar la avalancha, en la que rodó su cabeza.

    Pocos días después de que los británicos votaran por el Brexit, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, alertó a los líderes europeos de un impacto económico inmediato. Un documento que entonces obtuvo Bloomberg indica que tendrá un coste del 0,5% del PIB en la zona euro en los próximos tres años.

    Entretanto, el TTIP, el tratado de libre comercio entre EEUU y la UE fue desahuciado. El mundo ideal del presidente Barack Obama, en el que las grandes multinacionales podían someter a su antojo a los ciudadanos y pequeños empresarios, y donde las leyes a la carta permitirían que los Estados fueran expoliados, ya no es posible. El eje Berlín-París rechazó abiertamente al TTIP, un tratado humillante para sus intereses.

    Como una gota china. Así golpearon en los oídos de Barack Obama el rosario de frases que le dedicaron sus socios al otro lado del Atlántico a finales de agosto. Todas para enmarcar. Aquí algunos ejemplos: 

     

    • François Hollande, presidente de Francia pidió el fin “puro, simple y definitivo” de las negociaciones con EEUU sobre el TTIP.  “Las posiciones no se han respetado, el desequilibrio es evidente”. 
    • Harlem Désir, secretario de Estado para los Asuntos Europeos de Francia: “El TTIP no será firmado en 2016, ya que sus cláusulas benefician sólo a EEUU y dañan los intereses de Francia y la UE”. 
    • Sigmar Gabriel, vicecanciller y ministro de Economía y Energía de Alemania: “las conversaciones entre la UE y EEUU sobre el TTIP han fracasado, de hecho, ya que los europeos no debemos aceptar las demandas norteamericanas”. 
    • Matthias Fekl, secretario de Estado encargado del Comercio Exterior de Francia: “Las negociaciones no están a la altura, hay que retomarlas más tarde sobre buenas bases. No han dado nada, o sólo unas migajas. Así no se puede negociar”.

     

    Mientras, desde el pasado 1 de octubre un 10% de la cesta de los Derechos Especiales de Giro del FMI, conformada hasta entonces por el dólar, el euro, el yen y la libra, está vinculada al yuan. Según Dan Collins, de TheChinaMoneyReport.com este acuerdo “alzará al yuan hasta las dos primeras posiciones, incluso hasta superar al euro y competir directamente con el dólar”. Comenzó así una nueva era en la economía mundial, en la que hace ya una década el renminbi inició el asalto al dólar, que ha experimentado leves caídas a nivel global.

    Por otra parte, finalmente la UE y Canadá firmaron su tratado de libre comercio. Se trata del CETA, acrónimo del Comprehensive Economic and Trade Agreement, o Acuerdo Económico y Comercial Global como se le conoce en español. Tras la firma del acuerdo se habló de las muchas bondades sobre el CETA, y se tiraron números sobre la mesa: tendrá un impacto de 12 mil millones de euros en la economía de Europa, y de 8 mil millones en la de Canadá.

    Precisamente el primer ministro de Canadá, en plena euforia, se vistió de augur: “las pequeñas empresas, los consumidores, empezarán a sentir sus beneficios de inmediato, incluso antes de la ratificación de los 28 parlamentos europeos”. Pero, ¿hasta qué punto es realista este vaticinio? ¿Quién será capaz de producir bienes y servicios a los menores precios para ser competitivos? ¿A costa de qué? Los pequeños empresarios ya comienzan a ver la plena oscuridad del túnel.

    En 2016 llegó otra sentencia: el TPP murió. Es lo que opina el vicepresidente del centro de Estudios Wilson Center, Andrew Seele. El TPP agoniza, o el TPP se hunde, son otros conceptos disparados desde las altas esferas políticas, y que no sólo pertenecen a la administración Obama o al Congreso de EEUU. Ya lo había avisado Donald Trump en su carrera rumbo a la Casa Blanca.

    Varios Obama-projects se  han convertido en un Obama-fiasco. La oficina de Comercio del Gobierno de Obama decidió suspender sus esfuerzos para aprobar la firma del TPP antes de que asuma el mandatario electo Donald Trump. Con ello, más la postura contraria a los acuerdos comerciales del mandatario electo, dejan al TPP agonizante, y sus destino dependerá de Trump y los Republicanos.

    Al respecto, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConell, canceló cualquier expectativa de que el acuerdo sea aprobado antes de que Trump asuma el cargo. Al respecto, su opinión es contundente. “El peor acuerdo de la historia”, según sus palabras textuales. Ya nadie se juega la ropa por Obama, ni por el tratado. “Creo que los republicanos ya tienen un líder que ha ganado en parte por su oposición al TPP. Veo muy difícil que decidan rifarse en votar por él”, sentenció Andrew Seele.

    Ya finalizando el año, el precio del oro negro repuntó. El acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para reducir la producción de crudo, y que causó un considerable aumento de los precios, (alrededor de un 20%, al pasar el Brent de 46 a 55 dólares), fue gracias a la intervención personal de Putin. Lo curioso es que esta afirmación sobre la influencia del presidente ruso en la recuperación del precio del petróleo, es que fue hecha por Reuters, y no por algún medio de comunicación ruso.

    Según la agencia de noticias británica, el presidente ruso trató este tema con el príncipe saudí Mohamed bin Salmán en septiembre y la víspera del acuerdo habló con el presidente iraní Hasán Rouhaní.

    El economista argentino Santiago Palma Cané; el profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco, Joaquín Arriola; el economista catalán Josep Manel Busqueta; y el profesor de Economía Política de la Universidad Nacional de Rosario en Argentina, el Dr. Julio César Gambina, analizan para Al contado estos sucesos económicos a nivel global en 2016.

    Etiquetas:
    Brexit, TTIP, Banco Central Europeo (BCE), TPP, Fondo Monetario Internacional (FMI), UE, OPEP, Julio Gambina, Joaquín Arriola, Josep Manel Busqueta, Mario Draghi, Sigmar Gabriel, David Cameron, Barack Obama, Atlántico, Bruselas, Reino Unido, Francia, Canadá, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik