17:52 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Al contado

    Clinton y Trump prometen dinamitar la economía de EEUU

    Al contado
    URL corto
    171
    Síguenos en

    En EEUU hay que bajar los impuestos, dice el programa presidencial de Donald Trump. Los impuestos están muy bajos, replica desde el otro rincón la demócrata Hillary Clinton, mientras acusa al magnate de querer beneficiar a sus amigos millonarios y a sí mismo. Pero ambos tienen algo en común: el 57% de los estadounidenses no quieren votarles.

    También hay más coincidencias, pero desde fuera del perímetro del combate en carrera hacia la Casa Blanca. Muchos analistas señalan que cualquiera de los planes será catastrófico para los intereses económicos de EEUU.

    La candidata Hillary Clinton propone un incrementar el impuesto sobre los ingresos que superen los 5 millones en un 4%. La resultante: una tasa del 44% por cada dólar que supere este monto. Así, pretende evitar que los más ricos puedan hacer uso de ingeniería financiera para pagar una tasa de impuestos menor a la que pagan las personas con menos ingresos.

    Asimismo, Clinton mantendría el impuesto corporativo en el 35%, pero cerraría varias lagunas, lo que equivale a un aumento en los impuestos. Su promesa de hacer que las empresas paguen impuestos de salida y otras sanciones, se suma a los incentivos que las empresas tienen para transferir costos fiscales a los trabajadores, perjudicando a los votantes de clase media que dice querer ayudar.

    Donald Trump eligió situarse en la vereda de enfrente. Reducir ese impuesto de sociedades, del 35% al 15%. Prometió también una rebaja generalizada sobre el impuesto de la renta, pasando de los siete tramos actuales a tres, con tipos del 12%, 25% y 33%.

    El economista y miembro de la UNAM, Ariel Noyola Rodríguez, sostiene que “la campaña presidencial de Hillary Clinton está siendo financiada por bancos de inversiones poderosos, como Morgan Stanley, o por el propio George Soros. Entonces cómo pensar que si estas grandes empresas han venido financiando su campaña electoral, una vez ungida como presidenta de EEUU, Clinton vaya a someter al gran capital estadounidense a reglas que beneficie a la mayoría de la población. Eso es algo totalmente ilusorio”.

    Sobre el plan de Donald Trump, Noyola Rodríguez sostiene que “la propia evidencia empírica no opera así”. Y cita el ejemplo del mandato de George Bush “cuando se redujeron los impuestos a las grandes empresas y no obstante la economía norteamericana no consiguió repuntar el nivel de inversión y empleo a niveles que había alcanzado en la década de 1990”. Y agrega que Trump “también se equivoca con la estrategia de impulsar el crecimiento con base en el aumento de la deuda”.

    Ariel Noyola Rodríguez explica que ninguno de los dos candidatos se han planteado cómo van a incrementar la productividad de la economía, o cómo van a incentivar su desarrollo tecnológico de innovación, dos aspectos fundamentales para que una economía pueda conseguir  una tasa de crecimiento sostenida en el mediano y largo plazo.

    Además:

    Elecciones EEUU 2016
    Etiquetas:
    Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), George Bush, Ariel Noyola Rodríguez, Donald Trump, Hillary Clinton, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik