En directo
    Al contado

    TTIP, el gran chantaje

    Al contado
    URL corto
    0 201

    Un chantaje que está enterrado después de las filtraciones que desnudan las amenazas y extorsiones de EEUU a la UE en caso de no firmar el tratado. Con él, las compañías estadounidenses tendrían un control sin precedentes sobre las reglas sanitarias y de seguridad europeas. Pero el castillo de naipes se vino abajo: Greenpeace lo hirió de muerte.

    Es una publicación engañosa, una tormenta en un vaso de agua, disparan desde Washington y Bruselas al referirse a las filtraciones que desvelan que EEUU amenazó a Europa con bloquear la flexibilización de las exportaciones de sus automóviles si el bloque no abre su mercado para los alimentos del país norteamericano, en los que se utilizan pesticidas prohibidos en la UE.

    Con estas filtraciones, el TTIP, una de las grandes banderas de la administración Obama, está enterrado según el economista y miembro de la UNAM, Ariel Noyola Rodríguez.

    Las filtraciones tuvieron lugar tras una semana encendida en discusiones sobre la falta de transparencia en el tratado. No faltaron escuderos gratuitos, políticos y periodistas, a la defensa de oficio del TTIP. ¿Qué transparencia puede haber en un chantaje, en una extorsión? ¿Estarán pensando lo mismo ahora o seguirán mintiéndose a sí mismos?

    Para desgraciar aún más las negociaciones, Obama y sus pares europeos conocieron la presión en carne propia, no el chantaje. El presidente de Francia, François Hollande fue claro y contundente al respecto: "Nunca aceptaremos el cuestionamiento de principios esenciales para nuestra agricultura y nuestra cultura y de reciprocidad de acceso a los mercados públicos".

    También abrió fuego a discreción el secretario de Estado de Comercio Exterior francés, Matthias Fekl: "la opción más probable es la interrupción de las negociaciones, teniendo en cuenta la posición de Estados Unidos. Queremos reciprocidad. Europa propone mucho y recibe muy poco a cambio. No es aceptable. No puede haber acuerdo sin Francia, y mucho menos contra Francia".

    Noyola Rodríguez lo tiene claro: "la CE está en su papel de señalar que no va a ser a capricho de la oposición de un Gobierno, en este caso el francés, que se va a parar un acuerdo que es supranacional en sí mismo, porque es con el conjunto de países que integran la UE".

    Pero el economista, matiza: "creo que Alemania tampoco podría tomar la decisión por sí sola (de firmar), pues las decisiones fundamentales que ha tomado el bloque han contado con el apoyo del Gobierno de Francia, que es la segunda economía más importante del continente europeo, por lo cual sería muy complicado para Alemania tomar una decisión de esta naturaleza de forma unilateral".

    Ariel Noyola Rodríguez concluye que en estos momentos el Gobierno de EEUU debe estar bastante preocupado pues con las filtraciones sobre el TTIP se hunde una pata de las dos más importantes de los acuerdos hemisféricos que ha impulsado en los últimos años, conformados por el TTIP y el TPP.

    Cuando se filtraron los Papeles de Panamá financiados por el Gobierno de EEUU, el viceportavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, explicó que su finalidad "no era perseguir ciertos objetivos o personas, sino para que se realicen investigaciones periodísticas independientes". Y dio por bueno que la prensa occidental apuntara al presidente de Rusia, Vladímir Putin, sin pruebas.

    Pero cuando se trata de filtraciones que ellos no financian, como en estas del TTIP, la califican como una publicación "engañosa" y como una "tormenta en un vaso de agua". Puede que se trate del vaso de agua más grande de la historia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    TTIP, Ariel Noyola Rodríguez, Europa, Alemania, América Latina, Francia, EEUU