En directo
    Al contado

    Último intento de Obama de exterminar a los Estados

    Al contado
    URL corto
    0 1261180

    Obama no quiere dejar flecos antes de abandonar el Despacho Oval: acelera a fondo en Nueva York la traición de la Comisión Europea para la firma del TTIP. Un tratado que el profesor de Economía Política, Joaquín Arriola, define como un intento de poner el beneficio de las grandes multinacionales por encima de la soberanía de los pueblos.

    Arriola sostiene que uno de los asuntos más polémicos se refiere al mecanismo de resolución de las disputas entre las empresas y los Estados, ya que otorga a las empresas el derecho a llevarlos ante un Tribunal Arbitral Internacional si consideran que se han perjudicado sus intereses.

    El Centro Internacional para la Resolución de Disputas relativas a las inversiones depende del Banco Mundial, cuya sede se encuentra en Washington.

    Pero justamente al calor de las elecciones que expulsarán a Obama del templo del capitalismo, sectores importantes de EEUU que están en contra del pacto desde el principio, aprovechan para cuestionar a los candidatos en su posición en torno al TTIP. El movimiento sindical norteamericano ha votado masivamente a Hillary Clinton luego de que la ex primera dama les diera ciertas garantías de que no promocionará el tratado.

    Mientras, en Europa los miedos son diversos y justificados, y por eso hay una coalición amplia de intereses que se oponen al TTIP. El domingo 24 de abril, mientras Obama y Angela Merkel participaban en la ceremonia de apertura de la Feria de Hannover 2016, en su Centro de Congresos, se producían marchas masivas en las calles de la ciudad en rechazo al TTIP.

    A esto se suman movilizaciones en varias ciudades del continente. Representantes y activistas de más de 40 ciudades europeas se han reunido en Barcelona con el fin de diseñar estrategias para hacer frente al TTIP.

    La falta de transparencia del tratado es el punto fuerte al que se ciñen los interesados, disfrazándolo como un pacto netamente comercial donde los Estados no pueden tener injerencia.

    Joaquín Arriola explica precisamente que el problema es que el TTIP no es sólo un acuerdo comercial, y además que su dimensión comercial es mínima frente al tema de las inversiones internacionales, la apertura del sector de los servicios a contratos internacionales, al del arreglo de diferendos, o al acuerdo de aceptación mutua del reconocimiento de cláusulas de salvaguardia y de protección en materia de calidad de alimentos y demás.

    Así, el economista sostiene que el TTIP es mucho más que comercio, y lo que no es comercio, sí es competencia de los Estados. Para Arriola, tal como se está planteando la negociación desde el punto de vista de las reglas del sistema democrático europeo, a los Estados se les está hurtando la participación directa en una negociación al decir que es comercial, y la CE se ha arrogado negociar en nombre de los Estados, cosas que legalmente no puede hacer.

    Cuando se puso en marcha la iniciativa de empezar con las negociaciones en marzo de 2013, la UE encargó a tres organismos supuestamente "independientes" para evaluar el posible impacto. Los tres hicieron el mismo análisis con la misma metodología, y concluyeron que sería el mejor tratado para el empleo y el crecimiento tanto en Europa como en EEUU.

    Pero desde entonces se han ido filtrando nuevos estudios no tan "independientes" desde el punto de vista de la UE, que dicen que si en EEUU es posible que pueda tener un impacto mínimamente positivo en la creación de empleo, en el centro y norte de Europa tendrá un efecto devastador. Arriola matiza que cuando se utiliza la palabra "independiente" se hace referencia a "favorable al mundo de los negocios".

    Etiquetas:
    TTIP, Joaquín Arriola, Barack Obama, Europa, Atlántico, Bruselas, Alemania, Canadá, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik