Widgets Magazine
02:58 GMT +319 Octubre 2019
En directo
    Al contado

    Banco del Sur: Brasil hunde la economía de América Latina

    Al contado
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    El Banco del Sur apunta a la integración latinoamericana a través de una amplia gama de mecanismos que buscan financiar proyectos educativos, de viviendas y desarrollo social, y no sólo infraestructuras. Pero estos intereses chocan con los del Banco Nacional de Desarrolo Económico y Social (BNDES) de Brasil, que se financia con capitales privados.

    Así lo entiende el economista y miembro de la Universidad Nacional Atuónoma de México, Ariel Noyola Rodríguez, y explica que el Banco del Sur fue ideado por Hugo Chávez quien para plasmarlo convocó a una serie de expertos, entre ellos a Eric Toussaint, politólogo belga y fundador en 1990 del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM).

    Por aquel momento, Chávez se dio cuenta de que desde 2002, con el auge del precio de las materias primas, los países sudamericanos exportadores habían incrementado sus reservas internacionales de gran forma, pero invertían ese dinero en la compra de deuda de EEUU, es decir, en la adquisición de Bonos del Tesoro.

    Con una mirada estratégica, Chávez planteó integrar una institución multilateral que aglutinara todas esas reservas que los países sudamericanos estaban acumulando en esos años, y que ese ahorro sirviera  para financiar proyectos productivos, educativos, de viviendas e infraestructuras.

    Otro de los propósitos: que los países con un menor peso económico en la región puedieran ver incrementado su financiamiento para no tener que acudir a las instituciones situadas en la órbita de EEUU, como el Banco Mundial, el FMI y el BID.

    Asimismo, Noyola Rodríguez explica que se llegó a hablar de que sus préstamos no se hicieran en dólares, sino a través de monedas locales, para vincularlo a una arquitectura financiera sudamericana, que simultáneamente buscaba la creación de un fondo de estabilización monetario con el fin de reducir el impacto de una posible volatilidad del dólar sobre las balanzas de pago de los países de América del Sur.

    Y en el actual contexto, la decisión de la FED de subir las tasas de interés y eliminar por completo su programa de estímulo monetario, ha provocado la fuga masiva de capitales de los países emergentes con el consiguiente perjuicio. En este sentido, un fondo de estabilización monetario habría sido un mecanismo paliativo para capear el temporal financiero de los países sudamericanos.

    Ariel Noyola Rodríguez inida que el BNDES tiene un nivel de capitalización que supera al del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y que incluso ha entregado a la región créditos mayores a los del Banco Mundial (BM). Algo que en opinión del economista es preocupante, pues dicho Banco sólo financia infraestructuras y grandes proyectos impulsados por las empresas.

    Así, Itamaratí, es decir, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, no ha impulsado la puesta en marcha del Banco del Sur. Y aunque países como Ecuador y Venezuela estén convencidos de su puesta en funcionamiento, ello no es posible sin el apoyo de Brasil, que es el socio más grande.

    Hay analistas que inciden en que el error fue haber incluido a Brasil en el proyecto del Banco del Sur, pues de no haber sido así, la instutición estaría en marcha desde hace años, y la economía latinoamericana no se vería en la paradoja de tener billones de dólares invertidos en salvar la economía de EEUU mediante la compra de Bonos del Tesoro, en un momento en que necesita liquidez.

    El economista Ariel Noyola Rodríguez sostiene que Brasil está cometiendo un error grave, con una falta de miras de largo plazo, algo que lleva a pensar que la presidenta Dilma Rousseff ha abandonado una visión latinoamericana.

    Y esto se entiende así porque Brasil forma parte del Banco de los BRICS, institución que financia ifraestructuras, y además ha apoyado la puesta en marcha del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras, liderado por China y buena parte de países de la región Asia-Pacífico.

    Finalmente, Noyola Rodríguez se pregunta: ¿por qué Brasil apuesta por estos proyectos y no por liderar la construcción y la puesta en marcha del Banco del Sur y un Fondo del Sur? A su entender, esto es bastante lamentable.

    Etiquetas:
    Banco del Sur, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), BRICS, Fondo Monetario Internacional (FMI), Ariel Noyola Rodríguez, América Latina, China, EEUU, Brasil, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik