En directo
    Al contado

    Economía china más viva que muerta

    Al contado
    URL corto
    0 1304251

    Por más que Occidente quiera vender que China está en problemas, no es así. Lo que ocurre es que China ya no es el salvavidas para la propia incompetencia de los países industrializados que insisten en que el gigante asiático está en una debacle, y le han hecho llegar una única recomendación a través del FMI: privatizar el sistema financiero.

    La propuesta aparece en el último informe del FMI a la hora de hablar de los problemas de China. Así, el capital financiero internacional hace una fuerte presión para que China abra el mercado financiero. Algo que necesitan imperiosamente, pues el crédito en última instancia es estable y rentable a largo plazo sólo si está respaldado por una actividad productiva, según el profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco, Joaquín Arriola.

    Eso es lo que esconde la recomendación del FMI, pues al ser la de China la única economía productiva que está creciendo, los grandes inversores internacionales que se enfrentan al estancamiento industrial en EEUU o en Europa, buscan una salida, y la única que encuentran en términos de volúmen e iversión es China.

    Arriola opina que en el contexto de estancamiento de la economía mundial, China tiene dificultades con su modelo exportador, al que está sustituyendo con el de servicios para obtener el mismo volumen de recursos que antes para su desarrollo.

    Pero China cuenta con una gran ventaja sobre el resto de países, incluyendo los emergentes: no sufrirá la fuga de capitales, pues su sistema financiero y bancario tiene una política de control de capitales. Esa es la política que le duele y golpea al capital financiero internacional.

    El economista político incide en que China tiene una banca pública con una fuerte orientación al fomento, lo que facilita que el crédito se oriente en función de estrategias a largo plazo, y no exclusivamente de beneficios rápidos y a corto plazo, que es lo que buscan los sistemas bancarios basados en accionistas.

    Asimismo, Arriola afirma que las economías occidentales tienen el problema de una planificación descentralizada en las grandes corporaciones, mientras China tiene un mecanismo de articulación de la planificación que puedan hacer sus grandes corporaciones que es la planificación central. Todo eso hace que las dificultades de la economía global impacten menos en China.

    Y es que China se encuentra en pleno proceso de cambio de modelo económico, y que lleva a cabo en un contexto de un debilitamiento de la economía mundial. Joaquín Arriola señala que hasta ahora todos los recursos se habían empleado en el proceso de industrialización en la costa, y en ciudades de gran expansión urbana y poblacional.

    Mientras, el nuevo modelo está pensado en un sistema más integrado en el conjunto del territorio, con el cual se beneficien también del nuevo dinamismo económico las regiones del interior. El experto indica que el coste es importante porque supone reorientar de forma espacial y sectorial los recursos.

    Todo esta transformación que está realizando China genera un gran desasosiego en los analistas de la economía internacional, pues están frente a una situación nueva a la que no saben cómo enfrentar. Y por eso se quejan. Y le exigen cambios a China, para que los salve.

    Etiquetas:
    yuan, dólar, PIB, Partido Comunista de China (PCCh), Joaquín Arriola, Asia, Europa, Pekín, Moscú, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik