En directo
    Prensa
    URL corto
    Por
    5322
    Síguenos en

    Estados Unidos de nuevo provocó un escándalo a causa del reciente incidente entre el avión de reconocimiento norteamericano P-3 Orion y el caza ruso Su-27 sobre aguas neutrales del mar Negro, cerca de las fronteras aéreas de Rusia.

    Después del incidente, los medios 'mainstream' occidentales acusaron a Rusia de haber violado las normas de vuelos y realizado maniobras peligrosas en el espacio aéreo internacional.

    Según estos medios, el avión ruso voló a solo 1,5 metros por delante de la aeronave militar estadounidense. Esta maniobra causó que el avión estadounidense suspendiera su misión cerca de las costas rusas.

    No obstante, los mismos noticieros no mencionaron que la aeronave de reconocimiento de EEUU, que había despegado del aeródromo en la bahía de Suda, en la isla griega de Creta, voló cerca de la costa de la península de Crimea durante varias horas, informó el periodista Yuri Gavrílov en su nota para Rossiyskaya Gazeta.

    Además, en ciertas ocasiones se acercó a la península a una distancia de 40 kilómetros, agregó.

    Según Gavrílov, las fuerzas aéreas de la Flota del Mar Negro, que vigilan las fronteras rusas en la zona de la península de Crimea, "no pudieron pasar por alto este vuelo puramente provocativo". En consecuencia, el caza ruso Su-27 despegó para ahuyentar al 'espía aéreo' de las fronteras rusas, sostuvo.

    "Es obvio que el vuelo estadounidense cerca de Crimea no fue ocasionado por su 'mera curiosidad'. El objetivo de estas actividades es bien conocida: el P-3 Orion utiliza dispositivos de reconocimiento para registrar datos acerca de los sistemas electrónicos de las armas rusas desplegadas en la región", señaló Gavrílov.

    EEUU tiene interés en conocer qué frecuencia usan los sistemas de defensa antiaérea S-400 y los sistemas de misiles Bal y Bastion, desplegados en la península de Crimea. En caso de que los pilotos de EEUU logren conseguir estos datos, el Pentágono podría emprender la búsqueda de un método para neutralizar estos sistemas rusos, incluso antes de que lancen sus misiles.

    Lea también: "Península portaviones": revelan por qué a la inteligencia extranjera le interesa Crimea

    Esta es la razón por la que los aviones de reconocimiento norteamericanos vuelan cerca de los límites rusos no solo en Crimea, sino también en el mar Báltico, en varias zonas del Ártico y otras regiones rusas que son de gran interés para Washington y sus aliados de la OTAN.

    Según los datos del Ministerio de Defensa ruso, diez aviones de reconocimiento se acercaron a las fronteras de Rusia solo entre el 22 y 28 de enero. En tres de estas ocasiones, los aviones rusos despegaron para escoltar dichas aeronaves.

    Además:

    Vídeo: la interceptación de los aviones de EEUU por Rusia, vista desde los ojos del piloto
    Paranoia en el aire: la OTAN busca desesperadamente los S-400 rusos
    Vídeo: bombarderos rusos Su-24 saludan a la fragata de la OTAN en el Báltico
    Etiquetas:
    escolta, avión espía, P-3 Orion, Su-27, mar Negro, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik