En directo
    Prensa
    URL corto
    Por
    6268
    Síguenos en

    Los militares rusos continúan realizando pruebas del nuevo tanque T-14 Armata, cuya producción en cadena comenzará en el año 2020. La creación del nuevo carro de combate ruso ha propiciado que la industria militar europea se haya visto obligada a reforzar el diseño de su propio vehículo militar.

    El consorcio franco-alemán KNDS (KMW+Nexter Defense Systems) se encargará de crear el nuevo tanque de la OTAN. Esta no será la primera experiencia conjunta de ambos países en este apartado, ya que en 1957 París y Berlín se comprometieron a elaborar un 'tanque europeo'.

    No obstante, fue ya en 1963 cuando ambos países empezaron a crear sus propios prototipos, tras lo cual aparecieron el AMX-30 francés y el Leopard 1 alemán. Los dos vehículos resultaron ser bastante ligeros y rápidos, pero tenían algunos problemas de blindaje, según el análisis del columnista de Izvestia Iliá Krámnik.

    Más tarde Alemania presentó la segunda modificación de Leopard, allá por 1970, mientras que Francia lanzó una nueva serie en 1990, diseñando, concretamente, la máquina militar AMX-56 Leclerc. Ambos llegaron a erigirse en los principales carros de combate de los Ejércitos de Alemania y Francia.

    Sepa más: La prensa alemana descubre cuáles son las 'superarmas' rusas

    Después siguió una disminución en la demanda de tanques —debido a la desintegración de la URSS y al fin de la Guerra Fría—. No obstante, los ensayos del carro de combate ruso T-14 Armata y de otros equipos militares impulsó a París y Berlín a colaborar en el ámbito tecnológico-militar, según expone Krámnik.

    El proyecto conjunto se explica debido al alto coste de la producción de carros de combate: la suma necesaria para diseñar un tanque podría compararse con un tercio del presupuesto militar de Francia o la mitad del de Alemania. Se prevé que la compañía germana KMW tome las riendas de las capacidades del vehículo en sí, mientras que la empresa gala se ocupará de desarrollar el armamento. Sin embargo, todavía no se sabe cómo se asignarán las responsabilidades en realidad, destaca Krámnik.

    Actualmente, el proyecto internacional se denomina Sistema de Combate Terrestre Móvil (MGCS, según sus siglas en inglés). El nuevo tanque tendrá una configuración clásica de menos de 60 toneladas. Dispondrá también de un habitáculo de combate y estará equipado con un cañón de carga automática de calibre 130 mm.

    Lea también: EEUU intenta emular los avances armamentísticos rusos

    El bajo peso del tanque facilitará su traslado por avión y aumentará su movilidad en general. Por comparación, la movilidad de los tanques М1А2 Abrams de 70 toneladas resulta ser muy limitada.

    No obstante, el principal rival de la nueva máquina será el T-14 Armata. Krámnik explica que todavía no se puede decir si el carro de combate de la OTAN podrá competir con el Armata, pero podría estar a la par.

    El mayor obstáculo para la producción de la prometedora máquina podría ser la burocracia militar europea, considera el columnista. Krámnik aseguró que la producción del tanque estaría posiblemente en suspenso durante muchos años.

    Además:

    Vídeo: el tanque Armata prueba sus fuerzas
    El Armata ruso, inmune a todos los medios antitanque de la OTAN
    Desafiando a Armata: la apuesta del Pentágono en la guerra de tanques
    Etiquetas:
    prototipo, tanques, defensa, industria militar, Armata, Alemania, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik