En directo
    Prensa
    URL corto
    Por
    8813
    Síguenos en

    El columnista de la cadena Zvezda, Mijaíl Timoshenko, explica qué es el novedoso submarino nuclear ruso del Proyecto 885m Yasen y por qué Occidente lo considera como "el adversario potencial más formidable para la Marina de EEUU".

    Kazan es un submarino polivalente. En otras palabras, está destinado para hacer frente tanto a los portaviones y sumergibles estratégicos enemigos, como a los importantes objetos bélicos de la infraestructura costera.

    Lea más: Rusia fabricará el primer submarino nuclear 'sísmico'

    Para llevar a cabo este tipo de misiones, el submarino está equipado con una serie de misiles de crucero, torpedos, un sistema digital de control, detección y orientación de armas. Además, es casi completamente silencioso y puede detectar al enemigo mucho antes de que este lo descubra.

    Historia

    El autor recuerda que los primeros submarinos polivalentes rusos de tercera generación, Shuka-B, fueron botados en la década de los 80, y también sembraron temor en EEUU. Para tener un contrapeso, Washington empezó a construir los submarinos de ataque Seawolf, de 4.600 millones de dólares cada uno.

    Según Timoshenko, es posible que toda la Flota de la OTAN sea capaz de destruir a los 'Shuka' rusos, pero al precio de una "verdadera devastación" de toda la infraestructura costera, así como la pérdida de un par de portaviones.

    EEUU se quedó tan preocupado que en 1991 el Congreso propuso requerir que Rusia divulgara todos los programas a largo plazo en materia de construcción submarina, y ayudarle al país eslavo a reequipar sus astilleros para la fabricación de objetos no militares.

    Los sumergibles del Proyecto Yasen son los más avanzados de la Armada de Rusia, prosigue el autor. Todos los sistemas y mecanismos instalados en ellos son de producción nacional y nunca habían sido utilizados antes.

    Vea también: La rusa OSK prevé botar el primer submarino modernizado Boréi

    Hoy en día, otros cuatro sumergibles del Proyecto Yasen se encuentran en los astilleros Sevmash. Son Novosibirsk, Krasnoiarsk, Arjanguelsk y Perm. Asimismo, el inicio de la construcción del quinto submarino, Uliánovsk- está programada para 2017.

    "Este proyecto es la respuesta rusa a los submarinos nucleares estadounidenses SeaWolf y Virginia", detalla el autor.

    Qué hay de nuevo

    Portaviones ruso Almirante Kuznetsov
    © Sputnik / Press service of the Northern Fleet / Andrey Luzik
    Los nuevos sumergibles rusos son muy diferentes de sus antecesores soviéticos. Así, no disponen de una carcasa ligera instalada sobre el casco robusto, por lo que son menos ruidosos en movimiento. La carcasa ligera de los Yasen cubre el cuerpo robusto solo en la parte delantera, donde se encuentra una gran antena esférica del sistema hidroacústico automatizado Amfora-Irtysh.

    Asimismo, el poste central está también ubicado en el primer compartimiento del submarino. Para poder colocarlo allí los ingenieros tuvieron que reubicar los tubos lanzatorpedos al segundo compartimiento, con cinco piezas en cada costado, junto con los 30 torpedos de repuesto.

    El tercer compartimiento cuenta con los equipos auxiliares. El cuarto alberga la zona de la tripulación, mientras el quinto tiene ocho lanzadores verticales (cuatro en cada costado), capaces de acomodar 24 misiles antibuque Onix, Biriuza y Kalibr-PL.

    Le puede interesar: El último submarino del proyecto Yasen-M se pondrá de quilla en 2017

    El sexto compartimiento del sumergible dispone de otra 'joya del Proyecto 885m' —un reactor de última generación, cuyas tuberías del caloportador del primer circuito se ubican dentro de su casco, lo cual aumenta considerablemente la fiabilidad del sistema de energía.

    "Esta construcción no solo reduce el riesgo de accidentes y situaciones de emergencia, sino también el ruido que genera el sumergible. El barco será capaz de alcanzar altas velocidades sin la necesidad de utilizar bombas de circulación: una de las principales fuentes de ruido", explica Timoshenko.

    El séptimo compartimiento aloja una planta de turbina de vapor y otros equipos de energía. En el octavo se ubica el principal motor de propulsión y en el noveno — la barra de timón del submarino.

    Timoshenko continúa que en el diseño de los nuevos sumergibles rusos se utilizan varios materiales de absorción de vibraciones, mientras todos los equipos se instalan sobre cascos especiales, lo cual también reduce el ruido. Asimismo, cada bloque está cubierto con sus propios paneles aislantes del sonido.

    "El casco del buque también tiene un recubrimiento especial de caucho que reduce la visibilidad de la nave por el sonar", profundiza.

    Los submarinos nucleares del Proyecto 885m Yasen están equipados con un propulsor de bajo ruido con siete aspas de forma de sable. El casco del submarino tiene una longitud de 139 metros y una anchura de 13 metros. Además, desde su primer compartimiento se sale a una cámara de rescate néctica, que tiene la propiedad de flotar durante algún tiempo y puede alojar a toda la tripulación de 64 personas.

    Futuro

    Antes de entrar en servicio de la Armada de Rusia, el submarino Kazan se someterá a varias pruebas en el mar que podrían tener lugar a principios de 2018. Y, a juicio del autor, "el nuevo sumergible nuclear no se quedará sin trabajo".

    "Parece que la flota submarina nacional ha sido capaz de deshacerse de su pasado reciente, cuando la ausencia de tripulantes bien formados coincidía con la falta de submarinos operativos", expresa Timosheko.

    De esta manera, el alto nivel de automatización y la gran capacitación de los tripulantes son el fundamento de todas las capacidades bélicas del nuevo submarino ruso.

    Además:

    La superarma rusa contra la que EEUU no puede competir
    Rusia bota el submarino Kazan del proyecto Yasen M
    La Armada rusa incorporará los submarinos del proyecto 636 antes del 2018
    Etiquetas:
    submarinos, sumergible, Kazan, 885 (0885) Yasen, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik