En directo
    El campo de concentración de Auschwitz

    El cierre de 'la fábrica de la muerte': cómo las tropas soviéticas liberaron Auschwitz

    CC BY 2.0 / Rodrigo Paredes / Auschwitz
    Prensa
    URL corto
    Gazeta.ru
    5252

    Con motivo de la celebración del 72º aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, Sputnik repasa los macabros crímenes contra la humanidad que cometieron allí los nazis.

    El 27 de enero de 1945 se convirtió en un día simultáneamente feliz y terrible para los residentes del municipio polaco de Auschwitz. Los prisioneros del campo de exterminio construido en esta región por parte de las tropas nazis estaban preparándose para la muerte, pero, de repente, encontraron el camino de la libertad y el futuro.

    Ese mismo día de hace más de siete décadas, los soldados soviéticos consiguieron destruir las puertas del campo y liberar a más de 7.500 prisioneros, extenuados y  abandonados por las tropas nazis. 

    Prisioneros del campo de exterminio de Auschwitz
    © Sputnik /
    Prisioneros del campo de exterminio de Auschwitz

    Atrocidades inimaginables

    Ante los ojos de los soldados soviéticos se presentó una terrible imagen de 'la fábrica de la muerte', la cual es "imposible describir con palabras", según múltiples testimonios de los participantes de la liberación.

    En el recinto del campo se encontraban dos casas de color rojo y blanco que causaban literalmente escalofríos. A partir del 20 de mayo de 1940, los nazis apilaron allí a los presos como al ganado con el fin de torturarlos y matarlos con gas. Dicho gas penetraba en los edificios a través de las chimeneas.

    Al principio, los nazis desconocían qué volumen de gas era necesario para matar a una persona, de manera que lo hacían de forma progresiva. Dejaban entrar un poco hasta que se escucharan los gritos, después agregaban un poco más para oír los gemidos y, cuando echaban la dosis final, se acababa imponiendo el rumor del silencio.

    Muchos judíos, polacos, rusos, gitanos, franceses, húngaros y personas de otras etnias y de todas las edades fueron trasladados allí por los nazis de todos los territorios de la Europa ocupada.

    Muchos acudían voluntariamente, puesto que los soldados alemanes les aseguraban que se trataba de un mero caso de 'mudanza'. No obstante, al llegar los prisioneros se los privaba de sus pertenecías y eran colocados en filas para ser sometidos a una prueba de selección. 

    A los niños y las mujeres débiles los obligaban en seguida a subir en camiones y los trasladaban para ser aniquilados como 'material inútil'. Algunos morían en las cámaras de gas, mientras que a otros les inyectaban fenol o los incineraban vivos en las hogueras.

    Las personas feas, los gemelos y los enanos tenían menos suerte, porque a ellos los esperaba en su gabinete el 'ángel de la muerte', el doctor Josef Mengele, para realizar sus macabros experimentos, dirigidos a aumentar la natalidad y disminuir las desviaciones genéticas de la raza aria. 

    Niños del campo de exterminio de Auschwitz
    © Sputnik / Fishman
    Niños del campo de exterminio de Auschwitz

    Intento de ocultarlo todo

    A finales de 1944, cuando los soldados nazis tuvieron conocimiento de que las tropas soviéticas estaban acercándose al campo, los germanos ordenaron evacuar a los prisioneros a territorio de Alemania. Aquellas personas que no podían andar fueron tiroteadas y golpeadas hasta la muerte. Además, los soldados germanos recibieron órdenes de destruir la mayor cantidad posible de documentación para ocultar la verdadera dimensión de sus atrocidades.

    Al huir, los nazis dejaron atrás un reguero de centenares de cadáveres. En aquellos años, los cálculos más modestos decían que en el campo de exterminio de Auschwitz murieron aproximadamente dos millones de personas. Sin embargo, esta cifra fue elevada hasta los cuatro millones en el informe que fue desclasificado por el Servicio Federal de Rusia en 2010.

    "Vimos unas mesas largas a lo largo de las cuales había gente sentada, por no decir esqueletos vivientes. Todos ellos estaban llenando lápices con grafito pulverulento sin prestarnos atención. Como supimos después, cada prisionero tenía que producir 1.000 lápices durante el turno. La cámara de gas aguardaba a quienes no lo conseguían", comentó el comandante soviético Anatoli Shapiro, citado por el periódico ruso Gazeta.

    El macabro legado de la guerra

    En la ciudad polaca de Oswiencim donde se erigió el campo de exterminio de Auschwitz, se fundó en 1947 un museo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Se ha convertido en uno de los lugares más simbólicos de la tragedia del Holocausto.

    Tras la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, cada 27 de enero se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    El Ejército Rojo contribuyó a la creación del Estado de Israel, dice embajadora
    Día Internacional de la Liberación de los Campos de Concentración Nazis
    Etiquetas:
    campo de prisioneros, crímen, Segunda Guerra Mundial, Polonia