05:53 GMT +311 Diciembre 2019
En directo
    Vladímir Putin, presidente de Rusia, Yoshiro Mori, ex primer ministro de Japón, y Shinzo Abe, primer ministro de Japón durante la reunión en Tokio el 16 de diciembre

    "Lo que necesita Japón de Rusia no son las Kuriles"

    © REUTERS / Toru Yamanaka
    Prensa
    URL corto
    Por
    171031
    Síguenos en

    El encuentro ruso-japonés celebrado en Tokio demostró el gran interés que existe en ambos países por fomentar la cooperación económica. Pero el principal motivo de Tokio para la colaboración con Moscú no son cuatro islas de las Kuriles, sino el gas, asegura Olga Samofálova, autora de un artículo para el diario Vzglyad.

    La visita oficial a Japón de Vladímir Putin, presidente de Rusia, abre una nueva etapa de cooperación económica entre ambos países, señala la experta.

    Vladímir Putin, presidente de Rusia, y Shinzo Abe, primer ministro de Japón durante la reunión en Tokio el 16 de diciembre
    © REUTERS / Kim Kyung-Hoon
    Vladímir Putin, presidente de Rusia, y Shinzo Abe, primer ministro de Japón durante la reunión en Tokio el 16 de diciembre

    El foro ruso-japonés culminó con la firma de 68 acuerdos y contratos comerciales en ámbitos como la energía, la construcción de maquinaria, la industria química, la alta tecnología, la geología y la agricultura.

    "Sin duda, lo que más le interesa a Japón son los proyectos relacionados con combustibles y energía", asegura la autora.

    Japón consume grandes cantidades de energía y, además, por mucho dinero, señala Samofálova. Su propósito es reducir la dependencia energética que actualmente tiene la nación asiática de los países de Oriente Medio, que venden caro su gas natural licuado —GNL— a la parte nipona.

    "Sería complicado encontrar un socio mejor que Rusia para diversificar las importaciones de Japón".

    Lea también: Empresas japonesas quieren aportar en diversificación de la industria rusa

    Petróleo y gas

    Además de firmar múltiples acuerdos entre las mayores empresas de gas y petróleo de los dos países, Rusia y Japón pueden volver al proyecto de construcción del gasoducto Sajalín-Hokkaido.

    "Este proyecto ya tiene más de 15 años y sus ventajas son evidentes. El gasoducto no solo eliminará el problema de la estabilidad de suministros de gas a Japón, sino que también permitirá a los japoneses recibir el gas de tubería a un precio más bajo en comparación con el GNL", analiza la periodista.

    Rusia y Japón confirmaron su interés en este proyecto. Según el Ministerio de Desarrollo del Oriente de Rusia, el proyecto consiste en la instalación de la parte terrestre del gasoducto desde Sajalín hasta el puerto de Wakkanai en la isla japonesa de Hokkaido, y su posterior extensión a la bahía de Tokio.

    Lea también: Rusia propone a Japón construir plantas de GNL

    "Lo más interesante es que los bancos japoneses financien la construcción de nuevas instalaciones. (…) Y todo eso a pesar de la estrecha amistad con EEUU y el apoyo de las sanciones contra Rusia", destaca la autora.

    Sin embargo, teniendo en cuenta estas circunstancias y la disputa de las Kuriles, "todavía es pronto para que Rusia se fíe de Japón".

    ¿Por qué Tokio necesita a Moscú?

    Los acuerdos existentes, a excepción de los de suministros rusos de productos agrícolas a Japón, pueden quedarse en el papel, advierte Natalia Milchakova, vicedirectora del departamento de análisis de la empresa financiera Alpari.

    "Los japoneses quieren entrar en el mercado ruso sin levantar las sanciones, así como solucionar el problema de las islas Kuriles sin dañar las relaciones con la OTAN", explica.

    Según la experta, Rusia es consciente de esta situación y evalúa objetivamente los riesgos de cooperación con el país nipón.

    Más: Rusia y Japón han encontrado una manera de reforzar la confianza

    Al mismo tiempo, es obvio el deseo de Japón de acercarse económicamente a Rusia, admite Milchakova, que destaca las razones que se esconden tras esta voluntad.

    "En primer lugar, las economías de Rusia y Japón están viviendo tiempos difíciles. En el período que va de 2012 a 2015, el PIB nominal de Japón, en dólares, se redujo un 30%".

    Los problemas económicos impulsan una cooperación más estrecha entre estos países vecinos, que tiene una buena base: la tecnología japonesa y los recursos naturales de Rusia, observa la especialista.

    ​Asimismo, Milchakova sugiere que hay también razones políticas para el acercamiento de los dos países.

    "Durante los últimos 30 años, los japoneses se han decepcionado con EEUU, después de que, bajo su presión, Japón revaluara el yen, lo que disminuyó la competitividad de los productos de exportación japoneses, e hizo [finalmente] caer el yen, algo que provocó una grave crisis económica en los 90'", recuerda la experta.

    Entre otras razones políticas, la autora añade que Japón tiene miedo de la amistad existente entre Rusia y China, así como de la estrecha cooperación entre el país eslavo y Corea del Sur.

    Además:

    Tokio y Moscú prevén abordar libre comercio entre Japón y UEE
    Abe: hay entendimiento con Putin sobre el tratado de paz
    Etiquetas:
    desarrollo, relaciones bilaterales, cooperación, gas, islas Kuriles, Japón, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik