En directo
    Prensa
    URL corto
    Por
    0 121
    Síguenos en

    Las entidades bancarias foráneas perdieron unos 1.900 millones de dólares tras eliminar sus sucursales de Rusia.

    En una coyuntura económica complicada, varios bancos extranjeros decidieron retirar sus activos de Rusia. Solo unos pocos lograron recuperar o multiplicar las inversiones. Las demás entidades bancarias vendieron o cerraron sus negocios experimentando pérdidas, según los datos de la Agencia Nacional de Medición de Riesgos, citados por el diario Izvestia.

    En la primera década de este siglo, las instituciones de crédito foráneas empezaron a desarrollar intensamente su actividad en el país eslavo. Tras el brusco cambio de la situación económica, muchas de ellas optaron por marcharse del mercado ruso.

    Las entidades no residentes retiraron sus inversiones por varias razones: cambio de estrategia empresarial, reorientación hacia mercados nuevos y endurecimiento de las regulaciones estatales en Rusia.

    Lea también: El Banco Mundial destaca una mejora del clima empresarial en Rusia

    Los expertos consideran, no obstante, que muchos bancos occidentales tomaron esa decisión porque se percataron de que ya no podrían sacar ventaja de los gastos consuntivos.

    En cuanto a las sanciones que debían haber afectado al mercado bancario, apenas influyeron en el proceso de salida de los bancos extranjeros del país eslavo, argumentó Karina Artemieva, representante de la Agencia Nacional de Medición de Riesgos.

    La mayoría de las entidades tomaron la determinación de dejar el mercado ruso antes de la introducción de las sanciones y, aquellos que lo hicieron después de la primavera de 2014, se rigieron por razones económicas.

    Además:

    Deutsche Bank pronostica el levantamiento de las sanciones antirrusas
    Etiquetas:
    bancos, economía, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik