14:44 GMT +317 Octubre 2018
En directo
    Prensa

    Las cuatro grandes de la auditoría pierden clientes en Rusia

    Prensa
    URL corto
    0 0 0

    Las grandes multinacionales de auditoría KPMG, PwC, Deloitte y Ernst & Young experimentan en Rusia una caída de la demanda por parte del sector público, circunstancia que las propias empresas explican por una orden secreta al respecto y sus clientes, por motivos puramente económicos, escribe Kommersant.

    Las grandes multinacionales de auditoría KPMG, PwC, Deloitte y Ernst & Young experimentan en Rusia una caída de la demanda por parte del sector público, circunstancia que las propias empresas explican por una orden secreta al respecto y sus clientes, por motivos puramente económicos, escribe Kommersant.

    "Existe una recomendación secreta a las compañías estatales de suspender la contratación de auditores y consultores internacionales", cita el diario a Kirill Altújov, socio de KPMG en Rusia y los países de la CEI.

    Un representante de una empresa rusa de auditoría también dijo al rotativo que "hubo una directriz secreta a los directivos de varias empresas públicas".

    Según fuentes consultadas por Kommersant, la recomendación no se refiere por ahora a la totalidad del sector público y afecta en primer lugar a las empresas de defensa.

    Dos ejecutivos de la industria militar confirmaron que algunas empresas del sector habían renunciado a los servicios de las "cuatro grandes".

    Sin embargo, se trata de una decisión autónoma, aseguraron, que se tomó debido al temor a posibles filtraciones de información de relevancia estratégica.

    No es de descartar que la decisión de dejar de contratar los servicios de las cuatro multinacionales se haya debido a razones puramente económicas, señalan los expertos.

    "Varias compañías estatales, especialmente del sector de Defensa, no tienen ahora acceso a los mercados financieros internacionales ni lo tendrán en un futuro más próximo, por lo que tampoco necesitan servicios de auditoría tan caros", explica Alexandr Turbánov, presidente del Consejo Central de la Cámara de Auditoría de Rusia.

    Según estimaciones de Olga Nósova, directora general de la asociación de auditores Sodruzhestvo, los auditores internacionales suelen cobrar unos 300 euros por hora, mientras que los rusos solo 100 euros.

    El titular de la consultora FBK, Serguéi Shapigúzov, opina a su vez que las empresas públicas se adelantaron a una ley que, según se rumorea, preparan los diputados rusos para prohibir la contratación de auditores internacionales.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik