En directo
    Prensa

    Tiroteo en el colegio de Moscú, más que un simple calco del “guion estadounidense”

    Prensa
    URL corto
    0 401

    El tiroteo en el colegio de Moscú, que se saldó ayer con dos muertos a manos de un estudiante, reavivó las discusiones sobre el incremento de la violencia cotidiana en Rusia, escribe hoy Nezavisimaya Gazeta.

    El tiroteo en el colegio de Moscú, que se saldó ayer con dos muertos a manos de un estudiante, reavivó las discusiones sobre el incremento de la violencia cotidiana en Rusia, escribe hoy Nezavisimaya Gazeta.

    Ayer a mediodía Serguéi Gordeev, estudiante del 10º grado, llegó a su colegio, situado en el noreste de Moscú, armado de un fusil y una escopeta de caza. Escoltó a punta de fusil al agente de seguridad hasta una clase donde mató a tiros al profesor de geografía y más tarde hirió de gravedad a dos policías, uno de los cuales murió en el acto. Según el Comité de Investigación, el joven hizo un total de 11 disparos antes de ser reducido.

    El atacante, menor de edad, se enfrenta ahora a una pena de cárcel de hasta 10 años.

    Según el director de la encuestadora rusa Centro Levada, Lev Gudkov, la tragedia de ayer es un claro signo de que la agresividad en la sociedad va en aumento. “Se van destruyendo los vínculos sociales que reprimen las agresiones. (…) La gente es cada vez más propensa a la violencia y en cierto momento llega el colapso, que como ayer, puede ser situacional y cotidiano”, dice.

    El jefe del Instituto de Estrategia Nacional, Mijaíl Rémizov, opina por su parte que se trata “de problemas típicos para la sociedad moderna, que se caracteriza por escasa solidaridad y una erosión de valores morales. No es para nada algo exclusivo de nuestro país”.

    Al mismo tiempo, destaca Lev Gudkov, un 80% de rusos siguen en contra de la venta libre de armas incluso solo para defensa propia. Sin embargo, los sociólogos dudan que una liberación del mercado de armas ruso cause un disparo de la criminalidad. “Los criminales siempre están preparados para atacar, ya sea con una navaja, un hacha u otro objeto que tengan a mano. La mayoría de los asesinos conocen a sus víctimas que a menudo son sus familiares, amigos o compañeros de borracheras”, dice Gudkov.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik