En directo
    Titulares de la prensa rusa

    Prensa rusa al día

    © Flickr/ James P. Wells
    Prensa
    URL corto
    0 2 0 0

    La oposición siria, dispuesta a dialogar con el régimen/Arrecia el conflicto del gas entre Rusia y Ucrania/Rusia rechaza las acusaciones de estar presionando a Ucrania

    Novie izvestia

    La oposición siria, dispuesta a dialogar con el régimen

    La diplomacia rusa logra una victoria tras otra, escribe hoy el periódico Novie izvestia.

    Moscú no sólo logró aplazar o prevenir una operación militar de EEUU contra Siria, sino también sentar al presidente sirio, Bashar Asad, y a sus opositores a la mesa de negociaciones.

    La parte moderada de la oposición siria -la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria- anunció su intención de asistir a la conferencia de paz que se celebrará en Ginebra.

    El presidente de esta coalición, Ahmad Yarba, que hace poco rechazaba establecer cualquier diálogo con Asad, ahora manifiesta su disposición a discutir la formación de un Gobierno de transición en Siria.

    Las autoridades de Rusia no dudaban de que la oposición siria se mostraría dispuesta a sentarse a la mesa de negociaciones. Mientras, el jefe de la Administración presidencial de Rusia, Sergei Ivanov, que participó el pasado sábado en la X Conferencia del Instituto de Estudios Estratégicos de Londres en Estocolmo declaró que la postura oficial de Rusia con respecto al régimen del presidente sirio, Bashar Asad, podría cambiar si se descubre que éste está engañando a la comunidad internacional en lo que se refiere a su compromiso de poner su arsenal químico bajo control internacional.

    “Estoy hablando en teoría, hipotéticamente, pero si vemos que hay una certeza de que Asad nos engaña, podríamos cambiar nuestra postura”, advirtió Ivanov. Además, Ivanov dio a entender que Rusia también plantea una serie de exigencias hacia Occidente. El jefe de la Administración del Kremlin advirtió de que una intervención militar extranjera en el país haría a la oposición perder todo interés por las negociaciones. “Contarán con que Estados Unidos, como en Libia, bombardeará al régimen hasta que sea eliminado, lo que proporcionaría a los milicianos una victoria fácil”, señaló.

    El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, destacó al día siguiente que Rusia no participa en el conflicto sirio ni apoya a ninguna de las partes, sino que trata de desempeñar el papel de árbitro. “Nuestro país garantizó la adhesión de Siria a la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas sin restricciones”, dijo. El canciller ruso destacó que Siria, como firmante de este documento, está jurídicamente obligado a cumplir con su desarme, aunque ello no obliga a Rusia a garantizar que de verdad sea cumplido plenamente por Damasco.

    RIA Novosti no asume la responsabilidad por los artículos de prensa

     

    Novie izvestia, Rossiyskaya gazeta

    Arrecia el conflicto del gas entre Rusia y Ucrania

    Ucrania dejó claro que continuará la reducción del volumen de importaciones de gas ruso si Moscú no revisa el contrato de suministro de este hidrocarburo firmado 2009, un acuerdo que Kiev considera oneroso para su economía, escriben en su edición de hoy los periódicos Novie izvestia y Rossiyskaya gazeta.

    "En el curso de los últimos dos años y medio hemos reducido las importaciones [de gas procedente de Rusia] más de la mitad. En caso de que el contrato no se modifique, seguiremos con las reducciones", afirmó el pasado sábado 21 de septiembre el primer ministro ucraniano, Mykola Azarov, tras una nueva ronda de las negociaciones sobre el gas.

    El alto cargo informó que Kiev estudia la posibilidad de suspender el funcionamiento de dos ramales de su gasoducto por el que suministra gas a la Unión Europea, ya que sólo se utiliza un 60% de su capacidad, que es de 150.000 millones de metros cúbicos anuales.

    Azarov llamó a Rusia y la UE a asumir parcialmente los gastos de mantenimiento del gasoducto si están interesados en que no se vea afectado el suministro. Agregó que tanto Rusia como Ucrania sufrirán pérdidas económicas a raíz de esa situación dado que Rusia perderá a un "gran cliente", al tiempo que Kiev se verá obligado a invertir en la búsqueda de nuevos suministradores en vez de modernizar su economía.

    El experto de la Unión de Productores de Petróleo y Gas de Rusia, Rustam Tankáev, cree que la medida anunciado por Kiev no afectará al sector gasístico ruso. “Las exportaciones no constituyen la principal fuente de ingresos para las empresas rusas del gas. El 75% del combustible extraído se comercializa en el Mercado interior. Sin embargo, podrá ser peligroso para Ucrania y la UE”, asegura Tankáev.

    El experto advirtió que en caso de un importante descenso de la temperatura en Europa durante el próximo invierno, ya pronosticado por los meteorólogos, el sistema ucraniano de transporte de gas no tendrá capacidad suficiente para suministrar los volúmenes necesarios de combustible a los países europeos.

    A pesar de ello, Ucrania, según trascendió, rechazó el crédito sin intereses ofrecido por Rusia por un monto de 2.000 millones de dólares para financiar el bombeo de gas ruso en los depósitos subterráneos en vísperas de la temporada de frío y así evitar los cortes de suministro ruso a Europa ocurridos a principios de 2009 como consecuencia del "conflicto de gas" entre Moscú y Kiev.

    RIA Novosti no asume la responsabilidad por los artículos de prensa

     

    Rossiyskaya gazeta

    Rusia rechaza las acusaciones de estar presionando a Ucrania

    Los diputados de la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento ruso) mostraron su descontento con el Parlamento Europeo, que había aprobado una resolución acusando a Rusia de presionar los países de la Asociación Oriental (Ucrania, Moldavia, Azerbaiyán, Armenia, Georgia y Bielorrusia), escribe hoy el periódico gubernamental Rossiyskaya gazeta.

    Los parlamentarios rusos calificaron las acusaciones de sus colegas como infundadas.

    La declaración de la Duma de Estado dice que en su resolución 2013/2826 del 12 de septiembre el Parlamento Europeo acusó infundadamente a Rusia de ejercer presión sobre varios Estados que participan en el programa 'Asociación Oriental' de la Unión Europea. La UE se refería en particular a Ucrania, debido a los planes de este país de adherirse a la zona europea de libre comercio mediante la suscripción de acuerdos de la asociación con Bruselas.

    Según los diputados rusos, tales acusaciones contradicen los objetivos del desarrollo de las relaciones de buena vecindad entre Rusia y la UE. Mientras, “los pueblos de Rusia y Ucrania, así como otros Estados mencionados en la resolución del Parlamento Europeo tienen fuertes lazos desde hace ya muchos siglos”, destaca el documento.

    “Rusia no debe nada al Parlamento Europeo y no se ve obligada a hacer nada conforme sus instrucciones”, declaró el jefe del Comité para Asuntos Internacionales de la Duma de Estado de Rusia, Alexéi Pushkov en una sesión plenaria de la cámara baja. “Además, no siendo miembro de la Unión Europea, Rusia no puede considerar al Parlamento Europeo competente de aprobar resoluciones respecto a Rusia”, agregó.

    A los parlamentarios europeos les irritó la postura de Rusia respecto a los planes de Ucrania de firmar un acuerdo de asociación con la UE que es muy desventajoso para Kiev, opina Pushkov. “Las palabras sobre el apoyo a la soberanía de estos países encubren el intento de la UE de poner a los Estados con los que espera firmar convenios de asociación bajo su dominio, convertirles en una parte de la zona de su influencia económica y política”, agregó.

    Según Pushkov, el acuerdo de asociación es un intento de vincular a los países de la Asociación Oriental a la UE, convertirles en su apéndice económico.

    El pueblo ucraniano no ganará nada con este acuerdo, que según Pushkov tendría un efecto negativo. El responsable político advierte de que en caso de una integración de Ucrania en la UE es poco probable que Kiev pueda cooperar con los países miembros de la Unión Aduanera en el marco de esta alianza.

    La Unión Aduanera, formada actualmente por Rusia, Bielorrusia y Kazajstán, arrancó en julio de 2010 con la suspensión de aranceles y el levantamiento de otras restricciones de carácter económico entre los Estados miembros, que establecieron también un espacio comercial común a partir de 2012.

    Según la militante del partido oficialista Rusia Unida, Svetlana Zhúrova, la propia Ucrania está convencida de que su asociación con la UE no puede restringir sus relaciones con la Unión Aduanera.

    RIA Novosti no asume la responsabilidad por los artículos de prensa

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik