14:50 GMT +319 Febrero 2018
En directo
    Prensa

    Prensa rusa al día (28 de noviembre)

    Prensa
    URL corto
    0 0 0

    RIA Novosti no asumirá responsabilidad por los artículos de prensa

     

     

    Moscú, RIA Novosti

     

     

     

    Gazeta

     

    Rusia desarrolla infraestructura militar y de transporte en Osetia del Sur

     

    Rusia está dispuesta a invertir 10-12 mil millones de rublos, o 364-437 millones de dólares al tipo de cambio actual, en la creación de bases militares en Abjasia y Osetia del Sur, así como en la construcción de un segundo túnel que conecte a esta última república con el territorio ruso, escribe hoy el diario Gazeta.

    Solamente la base militar en Osetia del Sur, cuya construcción se prolongará por más de un año, costará a Rusia 5-6 mil millones de rublos,  o US$182-219 millones, precisó un alto funcionario de Defensa.

    La elevada inversión total, de 10-12 mil millones de rublos, se explica por la necesidad de tender nuevas carreteas y comunicaciones especiales a través de una región montañosa, así como construir cuarteles y depósitos militares.

    Rusia pretende emplazar 3.800 efectivos de una brigada de infantería motorizada en las inmediaciones de Dzhava y Tsjinvali, pero la única manera de acceder a esta zona ahora es a través del túnel de Roki, que requiere de una reparación capital y es bastante vulnerable en plano militar.

    El vicepresidente del Parlamento suroseta, Yuri Dzitsoiti, comunicó a Gazeta que una carretera alternativa pasará por el desfiladero de Mamison, paralelamente al gasoducto que se está construyendo en la zona. La nueva carretera se va a estrenar en 2009 y será de uso exclusivamente militar.

     

     

    Vedomosti

     

    Un Ejército sin hogar

     

    Los oficiales en Rusia siguen siendo personas sin hogar, constata el diario Vedomosti en su editorial de hoy.

    Se calcula que 71.000 militares rusos necesitan alojamiento permanente y otros 58.000, vivienda provisional, de servicio. Hace dos años, las cifras eran de 90.000 y 69.000, respectivamente.

    Como regla general, militares jóvenes permanecen entre ocho y diez años en la lista de espera para obtener vivienda y se ven obligados a alquilar habitaciones.

    La escasez de apartamentos de servicio y la perspectiva de quedar desamparado a la hora del retiro desmotiva a los oficiales y entorpece su crecimiento profesional.

    Sociólogos militares dicen que la falta de vivienda es el segundo factor, después del bajo nivel de remuneración, que hace a los oficiales jóvenes solicitar el retiro.

    El problema es atribuible a varias razones, entre ellas, la falta de recursos financieros pero también el insuficiente control de Defensa sobre las listas de espera y unas reglas imperfectas que dejan cabida al voluntarismo de jefes durante la toma de decisiones en esta materia. El Estado ruso aprobó la financiación de un programa que brinda a los militares la oportunidad de adquirir vivienda con la ayuda de certificados especiales pero éstos se depreciaron notablemente en los últimos años por la subida de los precios inmobiliarios.

    La situación podría agravarse aún más en los próximos años: para 2012, Defensa planea reducir la plantilla en 200.000 oficiales y más de 100.000 suboficiales, muchos de los cuales no tienen vivienda. De acuerdo con la Ley del Servicio Militar, el Estado tiene la obligación de proporcionarles alguna vivienda a la hora del despido.

    Se requiere probablemente alguna ley que permita a Defensa usar una parte de los terrenos usados otrora con fines militares, así como cierto porcentaje de recursos que ingresa gracias a la venta del patrimonio militar, para la construcción de casas económicas en diversas regiones de Rusia. Asimismo, es necesario indexar el valor de los certificados de vivienda sin usar.

     

    Gazeta.Ru

     

    Más estrecha cooperación con la OTAN en Afganistán sería de poca utilidad para Rusia, experto

     

    Afganistán se transforma en el principal conflicto regional que atrae la atención de la comunidad mundial. Para las relaciones Rusia - Occidente, Afganistán es por poco el único punto de contacto real. Pero la cooperación en ese punto difícilmente podría contribuir a su  acercamiento mutuo.

     

    Cuando Moscú y la Alianza se vieron al borde de la ruptura de relaciones en agosto último, fueron congelados todos los programas, menos el de tránsito de cargas de la coalición destinadas para Afganistán. La cooperación hasta se amplió hace poco. El presidente Dmitri Medvédev dio su visto bueno para transportar personal y bienes militares de España, así como autorizó a Alemania llevar de tránsito por vía férrea armas, material de guerra y bienes de Bundeswehr a Afganistán.

     

    Una más enérgica contribución de Rusia a la operación afgana es posible, pero ni tratarse puede de la presencia rusa directa en Afganistán. Moscú está harto de combatir allí. No se descarta, aunque es poca probable, una cooperación entre la OTAN y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Rusia, Tayikistán, Uzbekistán): Rusia desde hace mucho intenta legitimar su "alianza eurasiática" como una igual en derechos a la OTAN.

     

    Pero el tema afgano difícilmente puede contribuir al acercamiento entre Rusia y la OTAN. También sería ingenuo esperar el canje  "cooperación en Afganistán - no ampliación de la Alianza". Washington está seguro de que el logro de la paz en Afganistán responde de lleno a los intereses de Rusia.

     

    La Federación Rusa tendrá problemas si se cumplen los pronósticos tétricos y la Alianza sufre una derrota en Afganistán. Entonces Moscú, igual que en la segunda mitad de la década del 90, se verá ante la amenaza de desestabilización en Asia Central.

     

    Fiódor Lukiánov, redactor jefe de la revista "Rusia en la política global"

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik