08:45 GMT +325 Noviembre 2017
En directo
    Prensa

    Prensa rusa al día (18 de enero)

    Prensa
    URL corto
    0 0 0 0

    RIA Novosti no asumirá responsabilidad por los artículos de prensa

     

    Moscú, RIA Novosti

     

    Vedomosti

     

    Castigar con una plaga

     

    Dos protagonistas de sonados procesos judiciales - el ex vicepresidente de la petrolera Yukos Vasili Alexanián y el banquero Igor Krugliakov, implicados en el "caso Storchak" - están gravemente enfermos, recuerda el diario Vedomosti en un comentario editorial. El fiscal público dijo que Alexanián es seropositivo. Sus abogados sostienen que en dos años incompletos de prisión preventiva casi se ha vuelto ciego y ha contraído tuberculosis.

     

    En cuanto a Krugliakov, necesita un nuevo marcapasos y atención cardiológica permanente. Tanto Alexanián como Krugliakov se presumen inocentes. La defensa ha solicitado en más de una ocasión que sean excarcelados por motivos de salud pero su petición siempre ha sido denegada con el pretexto de que "pueden escapar a la investigación".

    Con procesos menos sonados pasa lo mismo. Una vendedora de Nizhni Nóvgorod, Olga Gavrílova, cuya queja fue admitida el otro día por el Tribunal de Estrasburgo, tiene minusvalía que es producto de varias enfermedades. Y lleva varios meses recluida en un centro de prisión preventiva bajo la acusación del robo.

    Mantener a un enfermo grave en celda carcelaria, sin fármacos necesarios ni ayuda profesional por parte de los médicos, es una tortura y un instrumento extra de presión sobre un acusado poco flexible. Los jueces instructores que exigen meter tras las rejas a un sospechoso que tiene enfermedad seria no hacen sino infligirle un castigo previamente a la sentencia judicial. Esta práctica se contradice con los artículos 3 y 7 de la Convención Europea de Derechos Humanos, documento que fue firmado por Rusia y el cual prohíbe la tortura y la reclusión ilícita. Pero el asunto no se limita a ello. Un tribunal puede sentenciar a un acusado enfermo a pena privativa de libertad pero la reclusión en este caso parece un castigo doble por un delito único, lo cual está prohibido por la Constitución y el Código Penal de Rusia. También es probable que un procesado enfermo, puesto en condiciones infrahumanas, muera antes del juicio. Su muerte entonces parecerá una venganza sofisticada y desmesurada, sin nada que ver con la Justicia.

     

     

    Kommersant

     

    Sociólogos esbozan un retrato del presidente ideal para Rusia

     

    Una de las dos: o "padre de la nación" o "gerente moderno". Así ven los rusos al jefe ideal de su Estado, según demuestra un estudio del Centro VTsIOM.

    La encuesta, cuyos resultados se dieron a conocer el jueves, se llevó a cabo en verano pasado, cuando la gente pensaba poco sobre las elecciones presidenciales o sobre el futuro sucesor de Vladímir Putin. Por tanto, las respuestas difícilmente aluden a alguno de los políticos concretos,  piensa Valeri Fiódorov, director de este centro sociológico.

     

    Las opiniones, basadas en experiencia personal ante todo, se dividieron en dos grupos aproximadamente iguales. El 42% de los rusos, aquellos que definen como buena su propia posición económica, dicen que lo ideal para el país sería tener como presidente a "un gerente moderno y eficaz". El 48%, cuya situación financiera no es tan próspera, prefiere ver en la presidencia a "un político sabio, un verdadero padre de la nación".

    Con todo, Fiódorov recomienda no exagerar el factor material. Las diferencias, según él,  no indican la existencia de un conflicto de clases en Rusia y obedecen a otras razones. "La memoria histórica ha sufrido cambios serios en los últimos 15-20 años" y ha provocado una ruptura del hilo de la continuidad, piensa el director de VTsIOM. Diversos grupos generacionales tienen estereotipos diferentes. La gente que se formó en los tiempos de la URSS está habituada a un Estado paternalista y ve en el presidente a una encarnación de aquél, mientras que los jóvenes, crecidos ya en las condiciones de mercado, son menos proclives al paternalismo y creen que el Estado es un mero servidor, no una estructura sagrada por encima del individuo, señaló Fiódorov.

     

     

    Izvestia

     

    Alemanes han decidido reeducar a un joven peleón en Siberia

     

    El Departamento para asuntos de la juventud del estado federado de Hessen, en Alemania, mandó a un muchacho peleón de 16 años a un poblado remoto de Siberia, con fines de reeducación. El "exiliado" tendrá que permanecer nueve meses en una casa sin Internet,  ni televisión, ni teléfono, ni agua corriente, ni alcantarillado. Y encima, le prescribieron un intenso trabajo físico, para que se vuelva menos agresivo.

     

    Educadores y psiquiatras con mucha experiencia habían intentado también soluciones menos radicales pero su paciencia se colmó cuando el joven le cayó a puñetazos a su propia madre." ¡A Siberia!", fue la recomendación unánime.

    Al muchacho le quedaba la opción de ingresar en una colonia penitenciaria para menores, así que prefirió viajar a Sidélnikovo, una aldea prácticamente abandonada en la provincia rusa de Omsk, en el oeste de Siberia. Semejante terapia de choque, o pedagogía vivencial, está muy de moda.

    Para no morir de frío con temperaturas que en invierno llegan a 40 grados bajo cero, el alemán se ve obligado a hacer leña por cuenta propia. También le toca asistir a las clases en una escuela que se encuentra en la aldea vecina, a una distancia de 2,5 Km.

    Una inspectora del Departamento de Hessen visitó hace poco el lugar y llegó a la conclusión de que el experimento avanza bien. El chaval, según ella, tiene mejillas sonrosadas y sanas, se encarga de traer el agua desde el pozo, ya preparó toda una pila de leña y hasta construyó él mismo la caseta de la letrina en el huerto.    

     

    Business & Financial Markets/Vedomosti

     

    Evraz Group amplía posiciones en el mercado estadounidense

     

    Evraz Group compra segunda compañía norteamericana desde principios del año pasado. Se sumó a Oregon Steel la compañía Claymont Steel. Ayer se informó del cierre de la oferta de compra de acciones de ésta última. La compañía rusa invirtió en la adquisición de dos empresas de acero estadounidenses 2,87 mil millones de dólares.

     

    Ayer Evraz declaró sobre el cierre de la oferta de adquisición de Claymont Steel Holdings, fabricante de chapas de acero, a través de su compañía subsidiaria Titan Acquisition Sub. Los accionistas presentaron solicitudes de venta de un 93,4% de las acciones. Evraz planea comprar el 6,6% restante de los títulos a los accionistas minoritarios por vía forzosa.

    El acuerdo de adquisición de la compañía estadounidense fue firmado a primeros de diciembre de 2007. Tomando por referencia el precio de 23,5 dólares por título, Evraz ofertó pagar por Claymont Steel un total de 564,8 millones de dólares, incluidas las deudas. De este modo, la compañía rusa compra este activo con una prima del 19% sobre el precio medio de las acciones de Claymont Steel al día de presentación de la oferta.

    Ayer los títulos de Claymont cotizaban en NASDAQ en un nivel de 23,4 dólares. Sin contabilizar la deuda, que en el momento de la firma del acuerdo ascendía a 160 millones de dólares, Evraz pagará por la compañía estadounidense 400 millones de dólares. Oregon Steel, adquirido a principios de 2007, costó 2,3 mil millones. Ambas empresas se especializan en la producción de chapas de acero y Evraz planea abastecerlas de desbastes planos, procedentes de Rusia.

    Evraz, que hasta hace poco sólo exportaba desbastes planos, pasa a ser fabricante de producto de alto valor añadido, dice el analista de Uralsib, Dmitri Smolin. Además, ultimado el proceso de adquisición, Claymont aumentará su producción de 350.000 a 450.000 toneladas.

    De aquí en adelante Evraz Group, junto con Oregon Steel, dominará un 80% del mercado de chapas de acero gruesas en EEUU, destaca el analista de Trust, Alexandr Yakubov.

                       

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik