13:22 GMT +315 Diciembre 2017
En directo
    Prensa

    Prensa rusa al día (24 de diciembre)

    Prensa
    URL corto
    0 0 0

    RIA Novosti no asumirá responsabilidad por los artículos de prensa

    Moscú, RIA Novosti

    Gazeta

    Cuestionan en Ingushetia el escrutinio de las recientes elecciones parlamentarias

    La abstención electoral en Ingushetia durante los recientes comicios parlamentarios fue de un 28%, catorce veces superior a la versión oficial, afirman los promotores de la acción "¡No he votado!".

    De los 163.000 electores censados en esta república del Cáucaso ruso, según ellos, más de 45.000 dicen haber boicoteado las elecciones federales. Los organizadores de la acción aceptan únicamente las declaraciones sobre papel, con la firma y los datos completos del DNI, enviadas por correo o entregadas personalmente. Una vez que el proceso de la recogida haya terminado, estos documentos serán remitidos a la Fiscalía General de Rusia, para verificación.

    Musá Yevlóiev, jefe de la Comisión Electoral de Ingushetia, afirma que "no hay motivos algunos para cuestionar el escrutinio oficial". Funcionarios de la Administración ingush se pronuncian en el mismo sentido: "Hace dos semanas, tenían alrededor de cuatro mil declaraciones  y ahora han sacado de alguna parte 45 mil. No nos sorprenderíamos, si la cifra suba mañana a 60.000 y luego a un millón. Son provocaciones por parte de ciertas personas que quieren desestabilizar la situación".

    Magomed Yevlóiev, propietario y director del sitio web Ingushetia.Ru, piensa que los organizadores de la acción apelarán al Tribunal de Estrasburgo, si la Fiscalía rusa no hace caso  de estas denuncias. "Según la práctica judicial, las compensaciones llegan a veces a cien mil euros. Si las autoridades ingushes pagan esta suma a cada habitante cuyo voto han usurpado, será una ayuda considerable a la población de la república". 

     

     

    Vremia novostei

     

    Uzbekistán propone a Gazprom comprar gas a un precio de US$180

     

    A una semana de la fiesta del Año Nuevo el consorcio ruso Gazprom no tiene garantías de transportación a través de Uzbekistán del gas turkmeno contratado ni ha acordado con Tashkent el precio de compra del gas uzbeko. No se coronaron de éxito las conversaciones que el presidente de Gazprom, Alexei Miller, celebró la semana pasada en la capital de Uzbekistán.

     

    El precio de los acuerdos con Uzbekistán es muy alto para Gazprom. Se trata de 50 mil millones de metros cúbicos de gas que en 2008 deben cubrir casi todas las necesidades de Ucrania en el gas importado. Después de que el consorcio ruso accediera a comprar el gas turkmeno a un precio de 140 dólares en vez de 100 dólares por mil metros cúbicos, se hizo evidente que también Tashkent procederá a reclamar aumentos. Pero según parece, la oferta uzbeka cogió por sorpresa a Gazprom. Según los datos no oficiales, el presidente Islam Karímov propuso comprar el gas a un precio de 180 dólares por 1.000 metros cúbicos, el mismo que Uzbekistán fijó la semana pasada para el Tayikistán vecino. Las autoridades de Tashkent también llevan el propósito de revisar al alza, de 1,1 a 1,8 dólares, las tarifas de transportación de gas por el territorio uzbeko.

    Por lo visto, el acuerdo sobre la construcción del gasoducto ribereño del Caspio (permite a Ashjabad aumentar las exportaciones de gas al soslayo de Uzbekistán), firmado el pasado jueves en Moscú por Rusia, Kazajstán y Turkmenistán, movió al señor Karímov a subir los precios hasta niveles máximos posibles antes de que fuese puesta en explotación la nueva tubería.

    Se sabe que el pasado mes de mayo los presidentes de cuatro países estamparon sus firmas al pie de la declaración sobre la modernización y el desarrollo del sistema Asia Central-Centro, por el cual se conduce a Rusia el gas procedente de Turkmenistán, Uzbekistán y Kazajstán. Importa señalar que el documento tripartita sobre el gasoducto del Caspio, suscrito la semana pasada en desarrollo de la declaración mencionada, no toma en consideración los intereses de Tashkent. Es más: en el Kremlin consideraron innecesario o se olvidaron de cumplir la etiqueta diplomática respecto a Tashkent, mientras antes de la firma del acuerdo tripartita, Vladímir Putin y Nursultán Nazarbáev llamaron por teléfono al presidente turkmeno, Gurbanguli Berdymuhamédov, quien no llegó a Moscú para suscribir el documento. Es evidente que todo eso costó a Alexei Miller unos 40 dólares más sobre el precio del gas uzbeko para 2008.

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik