En directo
    Prensa

    Prensa rusa al día (6 de julio)

    Prensa
    URL corto
    0 0 0

    RIA Novosti no asumirá responsabilidad por los artículos de prensa

    Moscú, RIA Novosti

    Vedomosti

    Putin, un presidente olímpico

    Todavía resulta difícil pronosticar el efecto que  la Olimpíada de Sochi 2014 pueda tener para la economía y la política exterior de Rusia porque es algo que dependerá de la calidad de los preparativos y la celebración de los Juegos. Las repercusiones políticas internas son mucho más claras: esta Olimpíada se ha convertido ya en un proyecto personal del mandatario ruso, avalado por toda la población, y ello significa que Vladímir Putin se quedará por lo menos hasta la clausura de los Juegos de Invierno 2014.

    Ya es evidente que la visita a Kennebunkport, para ir de pesca con el amigo George, no era más que una escala en el viaje a Guatemala. Así se explica el hecho de que la cumbre ruso-estadounidense no aportó acuerdos algunos. Lo más importante tenía que pasar dos días después, y ocurrió exactamente así.

    Putin ha demostrado ser un buen aprendiz. Hace dos años, en Singapur, se limitó a respaldar la candidatura olímpica de Moscú en un mensaje televisivo, a diferencia de Tony Blair, quien se presentó en persona y se llevó a Londres la Olimpíada 2012. En la campaña de Sochi, el protagonismo de Putin fue visible desde un principio. Cuando era necesario, el presidente aparecía esquiando en Krasnaya Poliana o mantenía reuniones con los miembros del Comité Olímpico Internacional. Su discurso bilingüe en Guatemala, en inglés y francés, también fue espectacular. Putin ya es "una marca olímpica", admitió un funcionario ruso tras la elección de Sochi.

    Por otro lado, Putin abandona la presidencia en 2008  y, formalmente, se convierte en un don nadie. ¿Cómo es posible que sea garante o marca de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014? Previamente a la decisión del COI se habían barajado varias versiones al respecto. De acuerdo con una, Putin va a encabezar el Comité Organizador de Sochi 2014, o hasta el Comité Olímpico Internacional. Otra hipótesis es que se ocupará del proyecto en calidad de primer ministro. Una tercera indica que será reelegido  presidente en 2012, dos años antes de los Juegos. A la larga, no importa cuál de estas versiones parezca verosímil. Lo importante es que Putin o la élite putiniana han echado un ancla más en el futuro, con el consentimiento prácticamente total por parte de la sociedad.

    Así que Putin se queda: alguien debería inaugurar y clausurar bien la Olimpíada 2014.

    Nezavisimaya Gaceta

    Nuevos recortes pondrán en peligro paridad nuclear entre China y Rusia, dice experto

    Proponiendo a Bush el uso conjunto del radar de Gabala, Putin daba la impresión de haber colocado al presidente de EEUU entre la espada y la pared, pues tanto el "sí" como el "no" parecían opciones difíciles para Washington, escribe Alexandr Jramchigin, experto del Instituto ruso de análisis político y militar. Sin embargo, la parte estadounidense respondió con una iniciativa muy fuerte y que también una situación embarazosa, esta vez para Rusia. Washington sugiere proceder al ulterior recorte de los arsenales estratégicos ofensivos, y es ahora a los rusos a quienes resulta extremadamente difícil tanto aceptar como rechazar la propuesta.

    Al margen de lo que se dice sobre la recuperación del antiguo poderío, las fuerzas estratégicas nucleares (FEN) en Rusia están atravesando por un período de recortes impactantes, que no dependen de los acuerdos entre Moscú y Washington. De aquí,  la tentación enorme de asegurar que EEUU reduzca sus arsenales al nivel de Rusia.

    Aceptar esta variante es aún más difícil. Desprovista de las FEN, Rusia perdería su condición de gran potencia y no sería más que un inmenso territorio con recursos colosales que todo el mundo necesita. Ahora que las armas nucleares tienden a propagarse por el planeta, la ulterior reducción de las FEN parece inadmisible por razones de seguridad nacional. Un acuerdo con EEUU va a consagrar tal recorte en plano jurídico y no dejará a Rusia recuperar las fuerzas siquiera cuando finalmente haya voluntad política para hacerlo. El dinero ha dejado ya de ser un problema.

    EEUU puede reducir su arsenal nuclear sin mayores conflictos, pues invierte ingentes recursos en el desarrollo de las armas de alta precisión y en el sistema de defensa antimisil (DAM). Si Rusia redujese al mínimo sus fuerzas nucleares estratégicas, EEUU sería capaz de neutralizarlas mediante un golpe - lo más probable, con el uso de armas convencionales - y rematar el resto con la ayuda del sistema DAM instalado en el territorio estadounidense, no en Polonia.

    Lo que es todavía peor, el ulterior proceso de recortes legalizados puede equiparar las FEN de Rusia a las de China, que no están limitadas por tratados algunos y siguen en aumento. En el caso de EEUU, la caída de un solo misil nuclear en el territorio nacional supone pérdidas inadmisibles, mientras que China podría aguantar el impacto de una decena de misiles así. Entretanto, la escasez del petróleo y otros recursos va adquiriendo en China las dimensiones de catástrofe nacional. Si China también se adelanta a Rusia en materia nuclear, hablará con ella en un tono diferente. Y Rusia, a diferencia de lo que pasa con EEUU, no podrá negarle nada.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik