En directo
    Prensa

    Prensa rusa al día (20 de junio)

    Prensa
    URL corto
    0 4 0 0

    RIA Novosti no asumirá responsabilidad por los artículos de prensa

    Moscú, RIA Novosti

    Kommersant

    Bielorrusia y Cuba, excluidas de la "lista negra" en materia de derechos humanos

    El Consejo de Derechos Humanos de la ONU excluyó a Bielorrusia y Cuba de su "lista negra", al suprimir la figura de relatores especiales para estos países.

    Formado en 2006 para sustituir a la Comisión homónima, que había merecido fuertes críticas por parte de Occidente y defensores de derechos humanos, el Consejo puede integrar ahora únicamente a aquellas naciones que respeten los estándares universales en dicha materia, recuerda Alexei Makarkin, subdirector del Centro ruso de tecnologías políticas. Anteriormente, se habían ocupado del asunto infractores tan obvios como Sudán o Zimbabwe.

    Sin embargo, las democracias en el sentido clásico son mucho más escasas en el mundo que las democracias controladas, soberana o de otra índole. Si se aplica un rasero rígido a los países del Áfrico, las cuatro plazas de miembros no permanentes que se reservan a este continente en el Consejo, se van a quedar vacantes. Este año han sido elegidos, por ejemplo, Egipto y Angola cuya actuación en materia de derechos humanos podría calificarse como "regular", en el mejor de los casos. Por poco eligen a Bielorrusia que se presentó por la Europa del Este y casi se impuso en la segunda vuelta a Bosnia Herzegovina. Alexandr Lukashenko ha tenido poca suerte con la situación geográfica de su país: si Bielorrusia estuviera en el África, podría ocupar ya un escaño en el Consejo de Derechos Humanos. Las elecciones celebradas en Bielorrusia se diferencian muy poco de las que tienen lugar en Egipto, y es lógico que su candidatura haya obtenido 72 votos a favor.

    En lo que respecta a Cuba, la decisión de "amnistiarla" es un gesto de reverencia hacia dos miembros flamantes, Bolivia y Nicaragua, cuyos líderes profesan un respeto especial hacia Fidel Castro.

    ¿Significa todo lo anterior que el Consejo sea un organismo inútil? Todo es relativo. Difícilmente podemos imaginar ahora a un mandatario que coma a sus conciudadanos, al estilo de Bokassa o Idi Amin. Los dirigentes hutus de Ruanda, quienes armaron un genocidio en su país, o el siniestro Charles Taylor, quien ascendió de jefe militar de campaña a presidente de Liberia, se vieron finalmente en el banquillo de los acusados, lo cual ya es un síntoma del progreso en materia humanitaria, aunque no es tan rápido como lo quisieran los defensores de derechos humanos.

    Argumenty i Fakty

    Rusia puede ser núcleo de futura megapotencia eurasiática, dice experto

    En Kirguizistán, la oposición sugiere convocar un plebiscito sobre la eventual unión con Rusia. Los habitantes de Abjasia, Osetia del Sur, Transnistria y Crimea llevan tiempo solicitando el amparo de Moscú. Los expertos se preguntan, si Rusia realmente podría absorber algún día nuevos territorios o es una utopía el sueño de restablecer el antiguo imperio.

    Aleksandr Duguin, director del Centro de peritaje geopolítico, piensa que en torno a Moscú podrían aglutinarse varios países. Sería una formación similar a la UE, sin necesidad de integrarse en el seno de la Federación Rusa. En primer término, Rusia podría unirse con Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán, es decir, aquellas naciones que forman parte de la Comunidad Económica Eurasiática y de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

    Luego vendría el turno de Moldavia, Georgia y Ucrania que no han pasado por la prueba de la independencia. Estas naciones se verán ante un dilema: o se incorporan enteramente a la Unión Eurasiática o se desintegran. De todas formas, Transnistria, Crimea, las provincias del este de Ucrania, Abjasia, Osetia del Sur y algunas zonas de Mingrelia (Nota: en Georgia) optarían por adherirse a tal Unión.

    En una tercera etapa, ingresarían en la nueva megapotencia Mongolia, Serbia e incluso las regiones del norte de Afganistán. Será un proceso muy complicado y que podría prolongarse por 15 años: entre ocho y diez, la primera fase; dos o tres años, la segunda; y otros tantos, la tercera, opina Duguin.

    Otro experto ruso, Dmitri Oreshkin, califica la Unión Eurasiática como "sueño hermoso pero que jamás se hará realidad".

    Rusia no puede digerir siquiera lo que ya tiene, observa él. Las regiones de Tver, Smolensk e Ivánovo llevan años sumidas en una profunda depresión económica. Serbia nunca aceptaría adherirse porque se afana por formar parte de Europa. Hasta los nacionalistas rusos prefieren tener cuentas bancarias y descansar en Europa, y mandan a sus hijos a estudiar en universidades europeas.

    Las propuestas de unión con Rusia que se escuchan desde Kirguizistán u Osetia del Sur son atribuibles únicamente a la comprensión de que las respectivas economías locales son débiles. Los dirigentes de Transnistria miran hacia Rusia porque han robado ya todos los recursos. La mitad de su población ha emigrado ya hacia Rusia y Moldavia. Es un régimen corrupto y que debe a Moscú US$1.500 millones por el suministro del gas. Puede que en Ucrania haya gente nostálgica de la URSS pero difícilmente querrán incorporarse a Rusia. Ni siquiera el presidente bielorruso, Lukashenko, acepta la unión con Moscú. La buscaba mientras alentaba la esperanza de ser jefe de aquélla pero no está dispuesto a sacrificar sus propios intereses.

    Nezavisimaya Gaceta

    Rusia sigue siendo rehén de su antigua política en Oriente Próximo

    Estamos presenciando el fin de un negocio político-financiero de dimensiones colosales en Oriente Próximo, opina el politólogo ruso Yevgueni Satanovski. Un negocio que ha funcionado a lo largo de varias décadas y costado al pueblo palestino miles de víctimas, cuando no la causa palestina en sí.

    El singular rango internacional de refugiados palestinos dio origen a un embudo financiero en proceso de constante ampliación y a un negocio multimillonario que cuenta con una plantilla hipertrofiada de burócratas en la ONU, el Banco Mundial y las cancillerías de todo el mundo, piensa el experto, quien es director del Instituto ruso de estudios sobre Oriente Próximo.

    La diplomacia rusa sigue siendo rehén de la política aplicada por la URSS que en su momento dio proyección internacional a Yaser Arafat, un líder terrorista que destruyó con manos propias el futuro de Palestina para poder controlar en persona miles de millones de dólares.

    También es rehén de las promesas ofrecidas otrora a la cúpula de Al Fatah y a otros líderes palestinos, así como de los contactos personales que existen entre Moscú y el estamento político palestino. Rusia sigue abogando por la causa palestina en diversos organismos internacionales y en el Cuarteto de Oriente Próximo, muchas veces, sin darse cuenta de lo que realmente pasa en esta región, cuáles son los intereses de Moscú y cuán absurdo es sacar del fuego una nueva porción de castañas para sus protegidos.

    Lo que Rusia podría hacer en la situación actual es acoger a los técnicos palestinos que se formaron en las universidades rusas y hasta proporcionar asilo político a ciertos dirigentes de Al Fatah y a sus familiares.

    Si Moscú aplicase una política exterior más activa de lo que ha hecho en el último cuarto de siglo, podría plantearse ahora la posibilidad de salvar por lo menos a los niños de Gaza o a tres mil cristianos que aún residen en esta franja. Para el futuro de los palestinos, estas acciones serían mucho más provechosas que los intentos de estremecer el aire con las declaraciones sobre la fraternidad ruso-palestina, que es a lo que está tan proclive el ala nacionalista y ortodoxa y del estamento político en Rusia.

     

    Vedomosti

     

    Rosoboronexport niega los planes de vender cazas MiG-31E a Siria

     

    Rosoboronexport, Agencia Federal Exportadora de Armas, niega la existencia del contrato de venta de cazas MiG-31E a Siria. Formalmente, el contrato todavía no ha entrado en vigor. Además, los suministros de armas a Siria provocan la irritación de Israel y podrían provocar sanciones por parte de EEUU. Pero de todas formas, el suministro de un limitado lote de cazas pesados de defensa aérea no ejercerá influencia alguna en el equilibrio de fuerzas en el área.

    Pese a que ayer, el Director General de Rosoboronexport, Serguei Chémezov, desmintió en Le Bourget las noticias sobre el suministro de cazas, una fuente en la industria de Defensa confirmó a Vedomosti que existe un acuerdo de suministrarle a Siria de cuatro a ocho MiG-31E por importe de hasta US $400 millones. Es cierto que de momento, el contrato no ha entrado en vigor.

    EEUU que calificó de hostil el régimen sirio, podría imponer sanciones contra las entidades rusas que suministren cazas a Damasco, explica Alexandr Shumilin, director del Centro de Análisis de Conflictos. Lo haría de tenor del Acta sobre la responsabilidad de Siria, aprobada en EEUU en 2003.

    En caso de que la información sobre los suministros de MiG-31E se confirme, EEUU podría imponer sanciones contra Rosoboronexport, la corporación aeronáutica MiG o la empresa aeronáutica Sokol (Nizhni Nóvgorod, región del Volga), afirma Dmitri Vasíliev, experto del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, aunque tales sanciones no tendrán ningún significado práctico, porque dichas entidades no desarrollan ningún negocio con EEUU.

    Zeev Elkin, diputado al knesset (parlamento) israelí por el partido gobernante Kadima, sostiene que la venta de cazas rusos a Siria alteraría seriamente el equilibrio de fuerzas en Oriente Próximo a favor de Siria e Irán. No comparte este punto de vista Mijaíl Barabánov, colaborador de la revista Export Vooruzheniy (Exportación de armamentos). La superioridad militar de Israel sobre Siria es tan importante, sostiene el experto, que el suministro incluso de varias decenas de MiG no cambiarán nada sino que proporcionarán una mayor seguridad a Siria cuyo Ejército no recibió aviones nuevos desde el colapso de la URSS.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik