15:47 GMT +316 Diciembre 2017
En directo
    Prensa

    PRENSA RUSA AL DIA (6 de marzo)

    Prensa
    URL corto
    0 0 0

    RIA Novosti no asumirá responsabilidad por los artículos de prensa

    Moscú, RIA Novosti

    Kommersant

    Muere en circunstancias poco claras un periodista que investigaba la venta de armas rusas al Medio Oriente

    La Justicia rusa abrió una investigación penal, por supuesto delito de instigación al suicidio, en relación con la muerte misteriosa del periodista Iván Safronov, un coronel en retiro, de 51 años, quien escribía sobre temas militares para el diario Kommersant. Según los datos oficiales, Safronov había caído desde la ventana del quinto piso de su edificio. Los familiares, colegas y vecinos del fallecido aseguran que él no tenía motivos algunos para suicidarse.

    Últimamente, Safronov pretendía comprobar cierta información sobre futuras entregas de armamento ruso a los países del Medio Oriente. Según él mismo participó a varios colegas, se trataba de la posible venta de cazas Sukhoi-30 a Siria y misiles de defensa antiaérea S-300V a Irán. La venta, supuestamente, iba a realizarse a través de Bielorrusia para que Occidente no pudiera acusar a Moscú de que está armando a los regímenes marginales. A mediados de febrero, Safronov llamó a la Redacción desde Abu Dhabi, donde en aquellas fechas se celebraba la feria militar IDEX 2007 con amplia presencia de ejecutivos del sector de defensa, y dijo haber recibido las confirmaciones necesarias.

    De vuelta en Moscú, el periodista participó a sus compañeros de trabajo que Rusia y Siria habían firmado también otros contratos, para la venta de cazas MiG-29, misiles tácticos Iskander-E y sistemas de misiles antiaéreos Pantsir-S1. Aquel día, Safronov avisó a la Redacción que pronto volvería a llamar para dictarles un artículo sobre la venta de armas vía Bielorrusia. Algo que nunca hizo ya.

    Algún tiempo atrás, Safronov había afirmado a sus colegas que por ahora se abstendría de escribir sobre la eventual venta de misiles Iskander a Siria. Si el asunto trascendía a la prensa, según él, habría un escándalo internacional de gran envergadura, y el servicio de seguridad ruso, FSB, terminaría por llevarle al juicio por revelar un secreto de Estado. Es algo que se había intentado en varias ocasiones sin que la cosa llegara a la presentación de cargos formales contra el periodista. En aquella conversación, Safronov dijo haber recibido senda advertencia aunque rehusó especificar, sin embargo, quién le había avisado sobre posibles problemas.

    Novye Izvestia

    Yegor Gaidar predice a Rusia un colapso económico

    De continuar varios años más la actual línea económica, Rusia no podrá evitar un colapso aunque los precios del petróleo se mantengan estables, augura Yegor Gaidar, ex primer ministro y, hoy en día, director del Instituto ruso para la economía de transición.

    En materia económica, Moscú viene aplicando una política cortoplacista, como si la vida terminase en dos o tres años, señala Gaidar. Y encima, la eficiencia de la economía en su conjunto va mermando porque el Estado se empeña en extender su control a nuevas empresas que no sabe gestionar.

    El desarrollo de nuevos yacimientos, a medida que se expande la nacionalización del sector primario, va quedando a la zaga del crecimiento del PIB, señala el prestigioso economista ruso.

    Según los pronósticos más optimistas, la producción del crudo va a entrar en una curva descendente en los años 20, y la del gas, en la década siguiente. Hay dos tendencias paralelas, constata Gaidar: la paulatina contracción de la fuente de ingresos y, al mismo tiempo, el continuo incremento de las obligaciones sociales.

    Los recursos disponibles, según él, alcanzarían hasta el año 2015, siempre y cuando no haya cataclismos algunos ni se produzca una caída de los precios del petróleo, la cual es probable. Para superar la crisis, Rusia necesita aplicar una serie de reformas sustanciales, en particular, privatizar los monopolios públicos y formar un fondo de pensiones con el excedente de petrodólares que van acumulando en el fondo de estabilización. Este último representa ya un 9,9% del PIB de Rusia. En Suecia, por ejemplo, llega al cien por cien. Los suecos han invertido estos recursos en valores extranjeros de alta liquidez, obtienen un dividendo anual del 4% y pueden mantener gracias a ello a sus jubilados. Rusia debería hacer lo mismo, opina Gaidar.

    Otro famoso economista ruso, Evgeny Yasin, comenta en términos todavía más críticos las tendencias actuales. ‘Se requiere una modernización urgente y a gran escala en el sector industrial - subraya él -. Un 40% de los equipos disponibles en la industria rusa de transformación corresponde a las tecnologías de anteayer'.

    Alexander Radygin, experto del instituto encabezado por Gaidar, menciona también otros problemas graves: la inercia legislativa, que se traduce en una aprobación demasiado tardía de las leyes más importantes; la práctica del doble rasero que prohíbe a la petrolera Yukos lo que le está permitido a otras empresas, como Sibneft; la corrupción generalizada; y la parálisis del sistema judicial. Lo más probable, según Radygin, es que la actual línea económica se mantenga en los próximos dos o tres años. Y nadie sabe qué es lo que va a pasar después. 

     

    Nezavisimaya Gaceta

     

    Con esfuerzos mancomunados, Rusia y Europa podrían dar solución al problema de  conflictos congelados, sostiene experto

     

    Hoy, la Unión Europea y Rusia se enfrentan con unos mismos problemas. A diferencia de Pristina y Washington, Moscú y Bruselas no se apresuran a dar una apreciación definitiva al plan de solución del problema kosovar, presentado por Martti Ahtisaari, enviado especial de la ONU para Kosovo. Salta a la vista que Rusia no se apresura a valerse del precedente kosovar para declarar que reconoce la independencia de las repúblicas rebeldes en el espacio postsoviético.

    En cercanías inmediatas de las fronteras de Rusia se encuentran dos repúblicas rebeldes, Abjasia y Osetia del Sur, deseosas de separarse de Georgia, que bien pueden considerar el otorgamiento de la independencia a Kosovo como un precedente cómodo. Tampoco están lejos otras dos autonomías secesionistas; Transnistria y Alto Karabaj. Pero Rusia no está dispuesta a apoyar sus ánimos independentistas por  no tener serios intereses económicos en estas zonas, mientras el apoyo de estas repúblicas traería aparejado un fuerte agravamiento de las relaciones con los vecinos.

    Por si fuera poco, el reconocimiento de la independencia de Kosovo pondría en tela de juicio la legitimidad de la actuación de Moscú en Chechenia en los años 90. La actitud de Chechenia hacia Moscú se parecía mucha a la de Kosovo hacia Serbia.

    Los altos cargos oficiales de la Unión Europea tampoco se apresuran a dar una respuesta definitiva por estar conscientes de que esto se desembocaría en la aparición de otro Estado pobre y fallido en cercanía inmediata de la UE. Europa tampoco quiere que se agraven los problemas de Córcega y Cataluña en Francia y España y que Bélgica enfrente la perspectiva de la división, aunque sea pacífica, en Valonia y Flandes.

    En esta tesitura, lo más prudente sería tratar de dar una solución uniforme al problema de todos estos territorios con estatus indefinido que se encuentran en las zonas de responsabilidad de la UE y de Rusia, aplazando al propio tiempo por 20 ó 30 años el tema de su advenimiento a la plena independencia política.

    En primer lugar, de este modo se estrenaría una positiva cooperación política entre Rusia y la UE, de la que no podrán prescindir en el futuro. Segundo, se sentaría un precedente de solución de un problema europeo por excelencia en el marco del Viejo Mundo, sin la intervención de EE.UU. ni de la ONU, cuyo interés en la solución real tiende a cero. Y, por último, Europa se promovería como participante en un juego político global, sin lo cual su identidad política durante muchos años aún seguiría siendo indefinida, opina Vladislav Inozemtsev, director del Centro de Estudios de la Sociedad Postindustrial.

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik