14:15 GMT +317 Octubre 2017
En directo
    Prensa

    PRENSA RUSA AL DÍA (27 de noviembre)

    Prensa
    URL corto
    0 1 0 0

    Moscú, RIA Novosti

    KOMMERSANT

    PRETORIANOS REFUERZAN SU CONTROL SOBRE PARTIDO OFICIALISTA

    Los dirigentes de Rusia Unida decidieron el viernes incorporar al Buró, uno de los organismos rectores de este partido oficialista, a tres gobernadores, así como a Vladímir Yakunin, presidentes de la red nacional de ferrocarriles RZhD, y a Sergei Tchemezov, director general de Rosoboronexport, la empresa pública que hace de intermediaria en la exportación del armamento ruso.

    El advenimiento de ambos empresarios, que son figuras emblemáticas para el mundo de negocios ruso y los cuales ni siquiera han sido militantes de Rusia Unida hasta la fecha, es interpretado en las filas partidistas como una señal del reforzamiento de Boris Gryzlov, actual presidente de la Cámara baja del Parlamento y líder de esta organización. Tanto él como los jefes de RZhD y Rosoboronexport son los llamados ‘siloviki', nombre que se aplica aquí a la nueva generación de pretorianos influyentes, en su mayoría, formados dentro de los cuerpos de seguridad.

    Los militantes de base atribuyen su llegada a una serie de cambios serios que se requieren en la etapa de los preparativos para las elecciones parlamentarias de 2007. ‘El Kremlin nos asigna recursos financieros extra, pues ambas empresas van a actuar como patrocinadores del partido'- reconoce un representante de esta organización. En los próximos comicios, los partidos rusos podrán incrementar su fondo electoral de 250 a 400 millones de rublos, aparte de que habrá competencia por parte de un segundo partido oficialista, Rusia Justa, explica él.

    No es a los electores a quienes se pretende impresionar con esa invitación de Tchemezov y Yakunin. ‘En primer lugar, es una señal para la élite, a fin de que tome partido de cara a las elecciones legislativas' - dice un funcionario de Rusia Unida.

    Stanislav Belkovsky, director del Instituto de Estrategia Nacional, observa que Rusia Unida ha logrado dos victorias a un mismo tiempo: una, sobre sus rivales de Rusia Justa que, según algunos datos, también pensaban invitar al presidente de RZhD; y la otra es una victoria personal de Boris Gryzlov sobre Sergei Shoigu, responsable del departamento ruso de protección civil y su contrincante inmediato en la cúpula de Rusia Unida. El politólogo recuerda que Vladislav Surkov, subjefe de la Administración Presidencial de Rusia, respalda precisamente a Shoigu creyendo que este último, con su imagen popular de luchador contra catástrofes naturales y técnicas, tendría en los meses que faltan para las elecciones parlamentarias un rendimiento infinitamente mayor al frente del partido oficialista, en comparación con Gryzlov, a quien se ha pegado la etiqueta de ‘androide'. Los flamantes miembros del Buró son partidarios de Gryzlov y, encima, pueden contactar con Vladímir Putin sin recurrir a los intermediarios como Surkov. El ejecutivo de Rosoboronexport, Sergei Tchemezov, conoce a Putin desde la época en que ambos trabajaron en la Alemania del Este.

    VEDOMOSTI

    GAZPROM PASARÁ A EUROPA UNA FACTURA SIN PRECEDENTES POR EL SUMINISTRO DEL GAS

    El próximo año, Gazprom quiere vender su hidrocarburo a Europa a un precio medio de US$293 por cada mil metros cúbicos, lo cual supone el máximo histórico registrado hasta la fecha. Esta cifra sin precedentes, prevista en el proyecto del presupuesto 2007, reportaría al monopolio gasífero de Rusia 46 mil millones de dólares en concepto de ingresos por exportación. No obstante, la empresa se verá obligada a solicitar créditos por un importe de US$3.400 millones para poder atar los cabos.

    En 2007, el monopolio del gas ruso pretende exportar 157.800 millones de metros cúbicos (excluidos los países de la CEI) e ingresar gracias a ello US$46.000 millones, es decir, aproximadamente un 20% por encima del resultado con que espera cerrar este año.

    ‘Ya sabemos cuáles serán los precios del gas en Europa hasta mediados de 2007, de modo que estamos seguros con respecto al cálculo realizado' - dice un funcionario Gazprom, quien prefiere mantener el anonimato. A título oficial, la empresa rehúsa hacer comentarios.

    Oleg Maximov, analista de Troika Dialogue, califica esas previsiones como ‘agresivas'. Según él, Gazprom podrá ingresar US$41.400 millones con las ventas del gas a otros países, exceptuando los de la CEI. El precio del gas en Europa será del orden de US$260 por mil metros cúbicos, augura él.

    Entretanto, Vadim Mitroshin, de Credit Suisse First Boston, cree que el nivel de US$293 por mil metros cúbicos es completamente realista. Hoy en día, el precio es de US$260-270, y no es el límite.

    Algunos observadores locales esperan que Gazprom invertirá estos ingresos sin precedentes en el desarrollo de la producción. Los funcionarios de Hacienda, sin embargo, piensan que la empresa debería gastar esos recursos en la amortización de su deuda externa, que ya supera 27 mil millones de dólares.

    Por mucho que se disparen los precios del gas en Europa, Gazprom no podrá evitar el déficit presupuestario y, para cubrirlo,  planea tomar en 2007 nuevos créditos por valor de US$3.400 millones. Es un problema del bajo precio del hidrocarburo en el mercado interno, explica un representante de la empresa. Fuentes solventes señalan que la subida máxima a la que Gazprom podría aspirar en Rusia es de un 15%, hasta US$49 por mil metros cúbicos.

     

    NEZAVISIMAYA GACETA

     

    EL NUEVO ACUERDO DE COOPERACIÓN ENTRE RUSIA Y LA UNIÓN EUROPEA ES IMPRESCINDIBLE

     

    El conflicto cárnico entre Rusia y Polonia impidió actualizar el acuerdo de cooperación entre Rusia y  la Unión Europea. La cumbre de Helsinki trasluce el importantísimo problema del carácter de la cooperación entre Rusia y la UE.

    La carne polaca entraña no sólo regateo sino también política. La actitud antirrusa de Varsovia es compartida por algunos miembros flamantes de la UE, a los que se apresuró a adherirse incluso Rumania. Este país por el momento ni siquiera dispone de estatus oficial de miembro de la UE. Las fuerzas mencionadas se empeñan en hacerse con las garantías de control sobre todos los pormenores de las relaciones entre Rusia y la UE.

    Los  temas vidriosos hacinados tan sólo en el último año son muchos: Ucrania, Georgia, Moldavia, Polonia, países bálticos, Carta de la Energía, seguridad de los suministros de agentes energéticos y energía, la europolítica de vecindad, HAMAS, inversiones rusas en los países de la UE. Sin hablar ya del estado de la democracia, los derechos humanos y la libertad de expresión en Rusia. Cualquiera de los temas arriba mencionados provoca críticas contra Moscú. Más aun, su política, sus declaraciones y acciones siempre son interpretadas como amenaza a los viejos y nuevos miembros de la UE y a Occidente en su conjunto.

    Estas invectivas, sin importar los motivos que las hayan generado, pueden traducirse en un problema serio que obstaculizaría la asociación estratégica entre Rusia y la UE y, de paso, deteriorarían sensiblemente la imagen de Rusia tanto en países aislados de la UE como en Europa en su conjunto.

    En esta relación, la parte rusa, velando firmemente por sus intereses, debería prever las consecuencias de semejantes "problemas técnicos" y pronosticar lo delicadas que podrían ser otras situaciones parecidas en el espacio europeo. Evidentemente, en cualquier situación, la UE defendería los intereses de sus miembros y de los países respecto a los que tenga ciertos planes.

    Por lo demás, todo sigue su cauce. Rusia y la Unión Europea están tan fuertemente unidas por los lazos energéticos, comerciales, afinidad de intereses en varios importantísimos ámbitos de política exterior que la ruptura entre ellas de hecho es imposible. El nuevo acuerdo será suscrito sin lugar a dudas. Si no es suscrito hoy, con toda seguridad lo será mañana. Pero después de la cumbre de Helsinki resulta evidente que será un asunto mucho más complicado que los acuerdos anteriores.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik