14:09 GMT +324 Octubre 2017
En directo
    Prensa

    PRENSA RUSA AL DIA (20 de noviembre)

    Prensa
    URL corto
    0 101

    Moscú, RIA Novosti

    ROSSIYSKAYA GACETA

    GEORGIA Y UCRANIA NO SERÁN INVITADAS A LA OTAN DURANTE LA PRÓXIMA CUMBRE DE RIGA

    El Senado de EE.UU. ha adoptado un proyecto de ley que apoya a Georgia y Ucrania en su intención de incorporarse a la OTAN pero ello no significa que estas naciones reciban una invitación formal para el ingreso durante la próxima cumbre de la Alianza en Riga, escribe Alexander Rahr, experto del Consejo alemán para la política exterior. A Tbilisi y Kiev les esperan todavía varios años de labor muy ardua para cumplir con todos los requisitos de la OTAN.

    A la Unión Europea le gustaría parar con lo que se ha conseguido en la década del 90 pero Estados Unidos quiere seguir adelante viendo en la OTAN una estructura global, y no simplemente una organización defensiva concebida para proteger a la comunidad transatlántica. Washington necesita una ampliación de la OTAN para asegurarse nuevas cabeceras de playa, encontrar nuevos aliados y nuevos recursos en la guerra contra el terrorismo internacional.

    Otro objetivo, aunque no se menciona explícitamente, es frenar el ascenso de nuevas superpotencias, tales como China y Rusia, en el escenario de la política global.

    La derrota norteamericana en Afganistán e Irak genera un trasfondo negativo para la última fase del gobierno de George W. Bush. Perdiendo en el Medio Oriente, Bush quisiera atribuirse la imagen del vencedor y por lo menos pasar a la Historia en calidad de político que haya conseguido ampliar la OTAN hacia el espacio postsoviético. Y sin embargo, la ulterior expansión de la Alianza parece poco probable ahora porque algunas naciones occidentales muestran escaso entusiasmo ante tal perspectiva.

    Muchos en Occidente creen que Rusia no es lo suficientemente fuerte como para oponerse a los intereses de EE.UU. y la UE, y que por tanto se va a tragar cualquier píldora. Se piensa que en materia de política exterior será posible en todo momento silenciar o sobornar a las élites rusas, por ejemplo, ofreciéndole a Moscú el pasaje a la OMC.

    A corto plazo, Rusia mantendrá una actitud crítica con respecto a la OTAN y se sentirá molesta con el respaldo que EE.UU. presta a la expansión de la Alianza. En el futuro, sin embargo, no es descartable que Moscú se vea obligada a entablar con la OTAN una cooperación más estrecha, por ejemplo, para luchar contra el terrorismo internacional o asegurarse el apoyo de la Alianza frente a las eventuales presiones por parte de China, la cual va cobrando más fuerza.

    NOVYE IZVESTIA

    SUECIA TEME QUE LOS SERVICIOS SECRETOS DE RUSIA PUEDAN APROVECHAR LA TUBERÍA DEL BÁLTICO

    La presentación del proyecto ruso-alemán North Stream en Suecia provocó reacciones muy violentas. Los diputados del Parlamento sueco manifestaron su preocupación por los aspectos económicos y medioambientales de esta obra, y el ministro de Defensa Mikael Odenberg llegó a declarar abiertamente que Moscú sería capaz de usar la tubería construida en el fondo del Mar Báltico con fines de espionaje militar e industrial.

    Si en esta tubería se colocan sonares, Rusia podrá seguir cualquier movimiento de buques mercantiles o de guerra en el Báltico y obtendrá de esta forma ventajas militares y comerciales, advirtió el titular de Defensa sueco. Los expertos militares recuerdan en este contexto las palabras de Vladímir Putin, de que la protección de los intereses económicos de Rusia en el Báltico, en particular, de la tubería submarina, representa una de las misiones más importantes para la Flota rusa del Báltico.

    La tubería ruso-alemana tendrá una extensión total de 1.200 kilómetros, de los cuales casi 500 entran en la zona económica de Suecia, cerca de la isla de Gotland. A la parte sueca le preocupan especialmente los planes de instalar una plataforma de servicio, de 35 metros de altura, en las inmediaciones de Gotland. Algunos expertos locales señalan que esta ‘isla artificial rusa', con el personal de mantenimiento que deberá residir allí con carácter permanente, será un punto de espionaje electrónico contra Suecia.

    Los representantes del Gobierno sueco reconocen que Estocolmo, por mucho que lo quiera, no puede alegar razones de seguridad para vetar la construcción de este tramo, porque ello se contradice con la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar. En materia ecologista, en cambio, la posición de Suecia es mucho más fuerte. Cualquier Estado de la cuenca del Báltico puede aplicar la legislación nacional a los proyectos que afecten a las respectivas zonas económicas o al medio ambiente. El Báltico es considerado por la ONU como una cuenca altamente vulnerable, lo cual reduce sustancialmente el margen de maniobra para las constructoras y ofrece amplias oportunidades para bloquear proyectos que parezcan inconvenientes a ciertos Estados.

    Andreas Carlgren, responsable de Protección Medioambiental en el Gobierno sueco, ha prometido someter el proyecto North Stream a un peritaje estricto y exhaustivo. Para ‘reasegurar' a los funcionarios, capaces de sucumbir a las presiones ruso-alemanas, el Parlamento de Suecia quiere organizar audiciones abiertas sobre el tema en cuestión con la asistencia de numerosos expertos.

    VEDOMOSTI

    MAGNA PRODUCIRÁ COMPONENTES PARA TODA LA INDUSTRIA RUSA DE AUTOMOCIÓN

    La canadiense Magna International, conjuntamente con las rusas GAZ y Russian Machines (RM), quiere instalar en Rusia varias empresas conjuntas que deberán fabricar componentes para la mayoría de las plantas de automoción locales.

    GAZ y Magna van a organizar el sistema de logística y suministro de componentes para la producción de Chrysler Sebring y Dodge Stratus, dos modelos que deben ensamblarse en la factoría de GAZ, en Nizhny Novgorod. Russian Machines, a su vez, será una especie de aliado estratégico para Magna en Rusia. Una subsidiaria de Russian Machines, RM Systems, pretende establecer con Magna varias empresas conjuntas que podrán controlar todos los componentes de automoción usados por GAZ, a excepción de los motores. Estas plantas van a fabricar detalles plásticos, módulos interiores y exteriores, así como componentes de carrocería.

    Las dos primeras plantas, ambas situadas en Nizhny Novgorod, se harán operativas en 2008. Sus capacidades permitirán fabricar componentes para 200.000 vehículos al año. Otras empresas conjuntas con RM Systems - una en San Petersburgo, y la otra en Kaluga - serán proveedoras de componentes para los proyectos industriales que vienen desarrollando en Rusia las corporaciones Toyota, Ford, Nissan, GM, Volkswagen y Renault.

    Según algunas fuentes, Russian Machines tendrá el paquete de control en las joint-ventures de Nizhny Novgorod y la participación minoritaria en los demás proyectos.

    En la actualidad, las grandes empresas de automoción importan a Rusia buena parte de los componentes necesarios para la producción local de sus modelos. Hacia el año 2010, cuando las plantas rusas de Toyota, Volkswagen, GM y otras corporaciones hayan alcanzado la capacidad prevista, será preciso fabricar localmente la mayoría de tales artículos. Según algunas estimaciones, el mercado ruso de los componentes para automoción podría crecer hasta US$22.000 millones para estas fechas.

    Hacia mediados de diciembre, Magna podría firmar también un acuerdo de cooperación con AvtoVAZ, la mayor productora rusa de turismos.

    BUSINESS

    GEORGE SOROS QUIERE VOLVER A RUSIA CON INVERSIONES POR VALOR DE MIL MILLONES DE DÓLARES

    El financiero estadounidense George Soros quiere debatir algunos proyectos de inversión con varias empresas rusas y pretende comprar un banco en Rusia para facilitar el cierre de las transacciones locales.

    Según algunas fuentes, Soros Fund Management (SFM) pretende invertir en Rusia al menos mil millones de dólares, para lo cual ha enviado ya cartas de intenciones a varias compañías rusas y decidido mandar a este país, ya en enero próximo, a su director ejecutivo para mercados emergentes. A pesar de sus declaraciones políticas, de tono habitualmente pesimista, Soros confía en el futuro del mercado ruso, dice Ronald Nash, de Renaissance Capital. SFM ha estado presente aquí e invertido su dinero en los títulos de Gazprom, por ejemplo.

    Algunos expertos locales admiten que a SFM podrían interesarle ahora ciertos activos infravalorados, capaces de multiplicar su valor cinco o seis veces en cuestión de cuatro años, en particular,  bancos y aseguradoras de mediano nivel.

    A título oficial, los representantes de SFM en Nueva York evitan comentar por ahora sus actividades en el mercado ruso.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik