03:05 GMT +318 Octubre 2017
En directo
    Prensa

    PRENSA RUSA AL DIA (31 de julio)

    Prensa
    URL corto
    0 0 0 0

    Moscú, RIA Novosti

     

    KOMMERSANT

     

    EL PRECIO DE UNA GUERRA

     

    La operación antiterrorista contra el Hezbollah que desembocó no sólo en una guerra contra este movimiento chiita sino también contra toda la población del Líbano, permite sacar varias conclusiones atinentes no sólo a las dos partes involucradas en el conflicto.

    La primera consiste en que la coalición antiterrorista global, creada hace cinco años en Afganistán, ha dejado de existir. La guerra de Irak que sembró discordia entre las grandes potencias, socavó seriamente la fe en la posibilidad de la existencia de tal coalición. Pero fue justamente la guerra en el Líbano (en su edición de 2006) la que sepultó definitivamente la idea del frente antiterrorista único. Realmente, si EE.UU. e Israel no tienen la menor duda de que Hezbollah es una organización terrorista, mientras Rusia y varios otros países no tienen la menor duda de que no lo es, ¿de qué lucha común contra el terrorismo puede tratarse?

    Otra conclusión, paradójica por su esencia, consiste en que los militares pueden perder con más rapidez y estrépito la guerra contra el terrorismo que los políticos y diplomáticos. Y si la guerra pasa a ser feudo exclusivo de los militares que esgrimen la vieja consigna "Dejadnos vencer", tal como sucede estas semanas últimas en el Líbano, lo más probable es que esto no reporte nada bueno. Una enorme e incuestionable superioridad en la fuerza viva y el material bélico pueden hacerle al agresor una mala jugada: ni siquiera los militares altamente experimentados, entre los que, desde luego, figuran también los israelíes, son capaces de exterminar a los terroristas rápidamente y sin causar víctimas entre la población local (y eso es lo que de ellos se requiere). Y cuando estallan tragedias, parecidas a la ciudad libanesa de Qana, poco menos que el mundo entero se apresura a alistarse para defender al agredido. Como resultado, a los ojos del mundo entero, el más fuerte en lo militar pierde en lo político y lo moral al más débil. Consiguientemente, la exclusiva opción por el empleo de la fuerza en la lucha contra el terrorismo conduce a un atolladero.

    Y, por último, la tercera y la más paradójica conclusión derivada de los sucesos en el Líbano consiste en que en el mundo actual no existe ninguna coalición antiterrorista ni se libra una guerra real contra el terrorismo. Si en la guerra del Líbano que se libra con el empleo de los armamentos más modernos de alta precisión el número de niños matados supera en diez veces el de hombres armados, ¿acaso esto puede considerarse una guerra contra el terrorismo?

     

    NEZAVISIMAYA GACETA

     

    MOSCÚ ACEPTA DECRETAR SANCIONES CONTRA IRÁN

     

    Ya hoy, el Consejo de Seguridad de la ONU puede adoptar una resolución rígida sobre Irán. El texto del documento fue consensuado el viernes pasado. Parece que llega a su fin la confrontación entre Moscú y Washington, generada por el contenido y la tonalidad del documento. Rusia dio a entender bien a las claras su disposición a apoyar la aplicación de sanciones contra Irán, si este país no suspende sus investigaciones nucleares antes del 31de agosto.

    Delegados de los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Rusia, EE.UU., Gran Bretaña, Francia, China), así como de Alemania durante varias semanas estuvieron consensuando el texto del documento. De momento, contra Teherán no están previstas represalias militares algunas. Ello no obstante, el proyecto de resolución supone aplicar sanciones diplomáticas y económicas. Los iraníes deben suspender cualquier actividad relacionada con el enriquecimiento de uranio para que la Agencia Internacional de Energía Atómica pueda establecer definitivamente si la República Islámica pretende o no crear arma nuclear.

    El último proyecto presentado por Francia es fruto de filigranas diplomáticas. El documento hace mención del 41º artículo del Capítulo VII de la Carta de la ONU que estipula la aplicación de sanciones. Pero también existe un mecanismo de protección: para castigar a Irán, el Consejo de Seguridad tendrá que aprobar un documento aparte. El embajador de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, confirmó que en caso de tomar los sucesos un cariz desfavorable el Consejo de Seguridad recurriría al artículo 41.

    Según comentó Churkin, "un cariz desfavorable" significa la renuncia de Irán al paquete de incentivos que a comienzos de junio le adelantaron seis mayores potencias mundiales (miembros permanentes de la ONU más Alemania). El paquete supone la posibilidad de otorgar incentivos en los ámbitos de economía y comercio, así como de prestar asistencia en el desarrollo de la energía, siempre y cuando los iraníes suspendan su programa nuclear.

    Ayer, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Khamid Reza Asefi, advirtió que en caso de aprobar el Consejo de Seguridad una resolución contra Irán, las autoridades de este país dejarán de estudiar las propuestas dirigidas a ellas.

    Al propio tiempo, Irán confía mucho en el voto de Pekín. La radio nacional de Irán enfatizó que China podría vetar la resolución.

    Aparte de China, Irán "en todo momento e indistintamente de las circunstancias" puede contar con Venezuela. Lo manifestó ayer el primer mandatario de este país, Hugo Chávez, durante la visita a la República Islámica, de dos días de duración. El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad destacó que "ambos países enfocan desde una óptica idéntica los problemas internacionales". Encontrándose en Qatar camino a Teherán, Chávez expresó que en un futuro, Venezuela podría suministrar armamento y municiones a sus aliados, entre los que, como es sabido, figura también Irán.

    VREMIA NOVOSTEY

     

    TERCER MANDATO PARA VLADÍMIR PUTIN

     

    Dos repúblicas rusas del Cáucaso - Chechenia y Osetia del Norte - siguen empeñadas en una carrera extraoficial para dejarle al presidente Vladímir Putin con un tercer mandato consecutivo.

    Una ONG osetia, Concordia y Estabilidad, anunció el viernes la intención de promover un referéndum federal para que se introduzcan las respectivas enmiendas en la Constitución rusa. Al día siguiente, el Parlamento de Chechenia decidió en una sesión extraordinaria presentar a la Cámara baja del Parlamento federal una moción legislativa con el fin de modificar el artículo 81 de la Carta Magna, que limita a dos plazos consecutivos, de cuatro años cada cual, la permanencia del jefe de Estado en el cargo.

    Formalmente, Osetia del Norte no se propone prolongar el mandato del presidente sino darle la oportunidad de presentarse para la reelección. El hecho es que semejante fórmula implica una violación obvia de la Ley rusa del Referéndum que impide someter a votación tales cuestiones.

    Los diputados chechenos, con su demanda de excluir el respectivo punto del artículo 81, parecen más perspicaces: para hacerlo, se requieren dos tercios de los votos en la Cámara baja, tres cuartas partes en el Senado, y dos tercios en las asambleas legislativas de nivel regional. Una simple moción legislativa, como la que presentó el Parlamento de Chechenia el sábado, es suficiente para dar marcha a ese proceso.

    El presidente checheno Alu Alkhanov se había expresado en el mismo sentido varios días antes y el primer ministro de esa república, Ramzan Kadyrov, afirmó que ‘es necesario prolongar el mandato de Putin para preservar la integridad de Rusia'.

    Las evidencias apuntan a que los líderes chechenos tienen ciertas dudas acerca de la irreversibilidad del ‘proceso de paz' en su república y la firmeza del Estado ruso en general, si vinculan la integridad territorial a la figura del actual jefe de Estado. Con todo, tampoco es descartable que Alkhanov y Kadyrov hayan optado por una postura cívica tan activa debido a las peculiaridades de la política interna de Chechenia. Ramzan Kadyrov va a cumplir 30 años en otoño próximo, lo cual significa que será capaz de relevarle a Alkhanov en la presidencia de Chechenia, aunque él mismo dice que no es ésta su ambición. De todas formas, el Kremlin podría verse obligado a escoger entre Alkhanov, permaneciente en el cargo desde agosto de 2004, y Kadyrov, así que no estaría de más dejar ahora constancia de que el uno y el otro le desean a Vladímir Putin una larga vida política.

    Hasta la fecha, la Cámara baja del Parlamento federal ha rechazado sin discusión alguna las propuestas regionales de modificar el artículo 81 de la Constitución, como ha sido, por ejemplo, con la iniciativa de la Región de Ivanovo en 2002.

     

    VEDOMOSTI

     

    PARTIDO COMUNISTA MARCHA A SU OCASO EN RUSIA

     

    El Partido Comunista de la Federación Risa (PCFR) está en crisis, pero es estable el contingente de electores que apoya a esta formación política. La alianza que hace días acordaron forjar "Patria" y el Partido Ruso de la Vida (PRV) podría mermar las posiciones de los comunistas, a condición de que el Kremlin apueste por el partido unificado. De momento, el líder de los comunistas, Guennadi Ziuganov, es una figura que resulta conveniente al presidente Putin, sostienen los expertos.

    La semana pasada el líder del PRV y presidente de la cámara alta del parlamento, Serguei Mironov, calificó de "izquierda imperiosa" a la nueva alianza. La participación sorpresa del bloque "Patria" en las últimas elecciones legislativas se tradujo en la pérdida por el PCFR de una buena parte de su electorado, hace recordar el experto de la fundación "Indem". Yuri Korguniuk.

    Los comunistas atraviesan momentos difíciles, reconocen sus líderes. De 1999 a junio de 2006 el número de militantes se redujo de 500.000 a 184.000, su edad promedia 58 años y sólo el 7% es juventud menor de 30 años.

    "Hay que buscar partidarios por doquier", exhortó Ziuganov. Pero es poco probable que este objetivo se logre alcanzar, señalan sociólogos. Un 6-7% de los partidarios potenciales se muestra descontento con que Ziuganov "flirtea con el Kremlin". Del 15 al 20% entrega sus votos a "Rusia Unida" por estar seguros de que al líder comunista le gusta desempeñar el papel de opositor vitalicio a las autoridades, hace constar el sondeo realizado por el Centro de Estudio de la Opinión Pública (VTSIOM).

    Con cada vez mayor frecuencia los comunistas se niegan a cooperar con otras fuerzas de la oposición. EL PCFR no envió a sus representantes a la conferencia "Otra Rusia" ni al Foro Público Nacional. "No quieren reñir con el Kremlin", explica Korguniuk.

    Tras el intento de escindir el partido en 2004, el Kremlin llegó a la conclusión que los comunistas merecen mayor confianza que "Patria" o el Partido de los Jubilados. El director del diario "Zavtra", Alexander Projanov, cree que ya se logró "desplumar" al Partido Comunista. Al propio tiempo, el proyecto de unión de "Patria" con el PRV podría prosperar por ser un partido de centroizquierda, liderado por una persona allegada al presidente Putin, dice Projanov.

    No obstante, el índice de popularidad de los comunistas se mantiene estable: 19% en 2005 y 18% en el primer semestre de 2006, según los datos de Levada-centr.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik