13:11 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Prensa

    PRENSA RUSA AL DIA (18 de julio)

    Prensa
    URL corto
    0 1 0 0

    Moscú, RIA Novosti

    VEDOMOSTI

    MODESTO ÉXITO DE LA CUMBRE DEL G-8

    La cumbre del G-8  ha concluido sin grandes incidentes y escándalos. Y precisamente en esto y no en las decisiones adoptadas ni en las decisiones firmadas reside su éxito para Rusia, opinan expertos. Para reforzar el efecto propagandístico de su presidencia en el G-8 Moscú convocó la primera en la historia cumbre ruso-chino-india.

    En el contexto de las contradicciones con Occidente, el encuentro tripartito celebrado ayer dio muestras de una plena identidad de enfoques. "Nuestras actitudes hacia los principales problemas internacionales son afines o idénticas", manifestó Vladimir Putin durante las negociaciones con líderes de China e India. India y China que no forman parte del G-8 fueron invitadas a la cumbre a iniciativa de Rusia. Aparte de las negociaciones tripartitas, Putin se reunió por separado con el presidente chino Hu Jintao y el primer ministro indio, Manmohan Singh. Las pláticas tripartitas estaban dedicadas a proyectos energéticos conjuntos y a la cooperación en la política regional, según comunicó ayer Vladimir Putin a la prensa.

    Lo mismo que en la presidencia de Rusia en el G-8, en las negociaciones de Putin, Singh y Hu Jintao la forma predominó sobre el contenido, comenta Andrei Karneev, director general adjunto del Instituto de Países de Asia y Africa, subalterno de la moscovita Universidad Mijaíl Lomonosov. Para estos tres países, los vínculos con los países del G-8 siguen siendo una prioridad indiscutible. Al propio tiempo, la reunión tripartita muestra también la acrecida influencia de Rusia y consolida las posturas de los tres países en sus relaciones con Occidente, hace constar el experto.

    Difícilmente los resultados de la cumbre del G-8 ejerzan una influencia sustancial en la solución de los problemas mundiales, opinan analistas. Los participantes en las negociaciones lograron soslayar las divergencias políticas a la hora de redactar los documentos finales, aunque las propias divergencias no han desaparecido para nada, afirma Ted Carpenter, colaborador de CATO Institute (Washington). Pero para Rusia reviste importancia mucho mayor el propio hecho de suscripción de un documento final exhaustivo que su contenido concreto, destaca Boris Shmelev, director del Centro de Estudios Políticos Comparativos. Aunque el fracaso de las negociaciones sobre el ingreso en la OMC significó un fuerte revés para Rusia, este país supo evitar en la cumbre roces con otros miembros del G-8, roces que podrían dañar la reputación de Rusia, opina Carpenter. Por lo tanto, la cumbre merece la calificación de "modesto éxito" de la diplomacia rusa, sostiene el experto.

     

    IZVESTIA

     

    HEZBOLLAH CONFÍA EN SUS "MAGNÍFICOS MISILES"

     

    El movimiento integrista Hezbollah (Partido del Alá, en árabe) lleva la intención de continuar la guerra con Israel. Su líder, el jeque Hasan Nasrullah, exhortó a los países árabes a "apoyar a los guerrilleros que combaten contra el enemigo sionista". ¿Cómo justifica Hezbollah las víctimas entre la población civil del Líbano, inevitables en esta guerra? ¿Qué objetivos finales persigue? En la entrevista con Izvestia comenta estos temas Ahmed Melli, uno de los líderes del movimiento y miembro de su consejo político.

    Pregunta: Cada día en el Líbano mueren decenas de personas inocentes, mientras Ud. no deja de plantear la liberación de palestinos recluidos en cárceles israelíes.

    Respuesta: No fuimos nosotros sino la organización terrorista Israel la que desató la guerra. Además, en cárceles israelíes están recluidos también ciudadanos libaneses. Los israelíes armaron toda una bronca a raíz de la captura de dos soldados suyos, pero les importa un comino la suerte de diez mil reclusos. Luchamos también por que Israel libere nuestro territorio. Si los nazis hubiesen ocupado París, no creo que los europeos hubiesen dicho: "Lo resolveremos por vía negociada".

    P.: En tal caso, pongan en libertad a los israelíes capturados y de este modo salvarán la vida de muchos compatriotas suyos.

    R.: Está muy bien, hemos hecho prisioneros a dos militares israelíes. ¡Pues vayan a ajustar las cuentas con nosotros! Pero los sionistas, en cambio, sometieron a bombardeos a la población civil. Ellos no se atreven a enfrentarse con nosotros, los mojaheddines, en el combate cuerpo a cuerpo. Prefieren lanzar misiles, bombas. Desde luego que Hezbollah no exagera sus posibilidades, pero, créame, con ayuda de nuestros magníficos misiles podemos conseguir mucho.

    P.: ¿Van a bombardear Tel Aviv?

    R.: Adoptaremos medidas más extremas para defender a nuestra patria. Por primera vez el pueblo libanés lanza ataques contra ciudades israelíes. Antes era todo al revés: los israelíes mataban impunemente a los árabes. Hezbollah está seguro de su victoria.

    P.: ¿No quieren entablar negociaciones con la ONU?

    R.: Nos pronunciamos contra la cooperación con esta y otras organizaciones manipuladas por EE.UU.. Puedo contarle el siguiente episodio. Hace unos días, los habitantes de una aldea situada en la parte sur del Líbano solicitaron ayuda en un puesto local de la ONU. La ayuda les fue negada, y esta gente murió.

    P.: ¿Dónde mantienen a los soldados israelíes? ¿Dónde se esconden los líderes de Hezbollah?

    R.: No se lo puedo decir.

    P.: ¿Reciben ayuda desde el exterior?

    R.: Nos prestan ayuda todos los pueblos libres que se oponen a la hegemonía del imperialismo. No son sólo Siria e Irán, sino también muchos otros, tales como Bahrein, Kuwait, Jordania. Estoy seguro de que también capitales europeas profesan simpatías hacia nosotros.

    P.: ¿Se da cuenta de las consecuencias que pueda acarrear la confrontación con Israel?

    R.: Espero que la idea que en el mundo se tiene de Hezbollah cambiará. Por lo menos, en Europa. En Estados Unidos, es muy problemático.

     

    KOMMERSANT-DAILY

     

    CÓMO NEGOCIAR CON GEORGIA

     

    Cuando el parlamento georgiano aprueba la resolución sobre el cese del mandato del contingente de paz ruso en Abjasia y Osetia del Sur, esto en modo alguno significa que los cascos azules realmente se vean obligados a retirarse de estas repúblicas rebeldes. Y el asunto no estriba únicamente en que Moscú dispone de importantes argumentos jurídicos que le permiten poner en entredicho la legitimidad de la resolución adoptada por el Legislativo georgiano. Pero sea cual sea la situación, el veredicto del parlamento de Georgia no puede ser la verdad en la última instancia por la sencilla razón de que la última palabra de todas formas la tiene el presidente.

    O sea, la temible resolución del parlamento de Georgia no es más que un gesto amenazante a Moscú. No el primero ni el último, a juzgar por todos los indicios. Un gesto del mismo género fue la disposición a revisar los resultados de las negociaciones bilaterales sobre el ingreso de Rusia en la OMC, anunciada por los dirigentes de Georgia la semana pasada. Según ellos, por el apoyo de Georgia Rusia deberá comprar vinos georgianos de baja calidad y retirar sus fuerzas de Osetia del Sur y Abjasia.

    ¿Acaso alguien de veras cree que Rusia no podrá ingresar en la OMC debido a la oposición de Georgia? Es poco probable. Pero los esfuerzos de Tbilisi no han sido vanos. El Kremlin, al parecer, ha pensado en serio en cómo mantener negociaciones con Georgia.

    Una situación parecida se configura también en torno al problema del contingente de paz ruso. En el preciso momento en que el parlamento georgiano adopta una resolución rígida en relación con el tema dado, el presidente de Georgia por alguna razón le pide una nueva audiencia a Vladimir Putin. Cuesta trabajo creer que Vladimir Putin acepte entrevistarse con Saakashvili en caso de la expulsión del contingente de paz ruso del territorio de Georgia. Así las cosas, ¿qué es lo que pretende conseguir el mandatario georgiano? Necesita urgentemente consolidar sus posiciones de cara al nuevo encuentro con Vladimir Putin, pues las negociaciones anteriores, celebradas un mes atrás, no pudieron por menos de testimoniar que Saakashvili no dispone de instrumentos algunos de influencia sobre Moscú.

    ¿Y cómo va a proceder Moscú? La forma óptima de actuar es conservar la sangre fría y no intentar pagarle a Tbilisi con la misma moneda. Pues de lo contrario, llevando todas las de ganar, al fin y al cabo Rusia podría perder este partido con Georgia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik