En directo
    Prensa

    PRENSA RUSA AL DIA (14 de julio)

    Prensa
    URL corto
    0 1 0 0

    Moscú, RIA Novosti

    VEDOMOSTI

     

    FACTORES FAVORABLES PARA EL KREMLIN

    La tirantez geopolítica, la amenaza a la seguridad y a la estabilidad de los suministros, cataclismos naturales y el nacionalismo petrolero, todos estos factores le hacen el juego a las autoridades de Rusia, propiciando una inusitada afluencia de petrodólares al arca pública.

    Más del 60% de las reservas prospectadas de petróleo se hallan en la explosiva región mesoriental. Tampoco es tranquila la situación en torno a Irán: en caso de ataque por parte de EE.UU., Teherán amenaza con bloquear el estrecho de Ormuz, por el que transita más de  un tercio de las exportaciones mundiales de petróleo. En Nigeria desde hace varios años, los alzados en armas lanzan ataques contra instalaciones petroleras.

    Los cataclismos naturales causan no menos daños que las guerras.

    En agosto de 2005, el huracán Katrina paró el 20% de las empresas extractoras y el 10% de las refinerías en EE.UU.. Hasta hoy día están paradas cuatro grandes refinerías situadas  a orillas del Golfo de México, lo que trae como resultado la reducción en un millón de barriles del suministro de derivados de petróleo al mercado norteamericano.

    Las autoridades de Bolivia han nacionalizado el sector de gas. El Ecuador ha rescindido el contrato con Occidental Petroleum. Venezuela ha establecido su control sobre los yacimientos administrados por Total y Eni. En Rusia, a raíz del recrudecimiento del control estatal sobre el sector petrolero, la tasa de crecimiento de la producción se redujo del 11% en 2003 hasta el 9% en 2004 y el 2,4% en 2005. Según estimativas de Julian Lee, colaborador del Centro de Estudios Energéticos Globales (Londres), en lo que va de 2000, los riesgos geopolíticos y el nacionalismo petrolero en los países como Irán, Irak, Nigeria, Rusia, Kuwait y Venezuela hicieron reducir la extracción en 7,8 millones de barriles al día, lo equivale al consumo de Alemania, Francia, Italia y España juntas.

    Los expertos evalúan no menos que en $10 por barril la recompensa por el riesgo. Pero aun sin ella los factores fundamentales mantendrán altos los precios del crudo. "Si el conflicto palestino-israelí se apaga, la situación en Venezuela se tranquiliza y el desarrollo de la situación en torno a Irán adquiere un cariz favorable, creo que el precio del petróleo podría descender hasta 55 ó 60 dólares, pero ya no retornaría a los $40 por barril", sostiene James Melcher, gestor del fondo de alto riesgo Balestra Capital (Nueva York).

    "Para poder pronosticar las perspectivas de los precios de los agentes energéticos, hay que analizar los eventuales cambios en la demanda, la oferta y la política, así como la rapidez de tales cambios. La situación vinculada con estos tres elementos es mala, muy mala y horrible, correspondientemente", escribe Robert Feldman, economista jefe de Morgan Stanley Japan. Los líderes de las potencias que recrudecieron el control estatal sobre el sector energético gozan de popularidad en sus países y se mantendrán en el poder de dos a seis años (Feldman aduce como ejemplos los casos de Vladimir Putin, Hugo Chávez y Mahmud Ahmadineyad). Los gobiernos de los países consumidores del petróleo hasta ahora ni siquiera han adelantado un programa preciso de ahorro energético y desarrollo de fuentes alternativas de energía. Los precios del petróleo seguirán siendo altos e inestables, concluye Feldman.

     

     

    ROSSIYSKAYA GAZETA

     

    ASEGURADORAS RUSAS, AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS

     

    Moscú y Washington tardarán poco en estampar sus firmas al pie del protocolo de adhesión de Rusia a la Organización Mundial del Comercio, hizo saber el ministro ruso de Finanzas, Alexei Kudrin.

    La firma del protocolo significa el ingreso de Rusia en la OMC, una vez cumplimentados los trámites correspondientes. Rusia hizo una concesión importante, al permitir la presencia en el país de las sucursales de las entidades de seguro extranjeras. Ayer Kudrin aseveró: "Hemos sacrificado las aseguradoras a la banca." Precisamente el mercado de servicios bancarios era algo intocable en el proceso negociador, pues en otoño del año pasado el presidente Putin prometió a los banqueros rusos que en el país no habrá sucursales de las entidades de crédito extranjeras. Las aseguradoras que estaban en buenas amistades con el ministro de Desarrollo Económico y Comercio, Guerman Gref, se sienten engañadas. Al sacrificar el mercado de seguros, saldrían perdedores el Estado y los ciudadanos y quedará reducido a 5-6 el número de aseguradoras nacionales, comentó ayer el presidente de una importante entidad de seguro rusa. Cabe señalar que el momento actual se dedican a este negocio en Rusia unas 600 compañías.

    Pero la banca aun no puede cantar victoria. Las fuentes próximas a las negociaciones afirman que el acceso al mercado de servicios financieros es objeto de arduo debate. Según parece, Rusia hizo una concesión imperdonable en este dominio. Convalidó el derecho de restringir al 50% la participación extranjera en el capital social de las entidades de crédito y acto seguido, prometió "olvidarse de este derecho" lo que hace inevitable la expansión de la banca occidental en el sector bancario ruso. A juzgar por todo, los norteamericanos resolvieron dejar de molestar al agro ruso, pero al propio tiempo insisten en que Rusia haga concesiones en el capítulo de control fitosanitario y veterinario. Si se salen con la suya, Rusia no podría prohibir a su antojo las importaciones de vinos y de otros productos.

     

    NEZAVISIMAYA GAZETA

     

    EL PETRÓLEO CASPIO EMPIEZA A CORRER AL SOSLAYO DE RUSIA

     

    En el puerto turco de Ceyhan, del mar Mediterráneo, ayer se celebró la ceremonia oficial de puesta en explotación del oleoducto Bakú - Tbilisi - Ceyhan (BTG). Asistieron altos huéspedes de 20 Estados del mundo, incluidos los presidentes de Turquía, Azerbaiyán y Georgia: Ahmet Necdet Sezer, Iljam Aliev y Mijail  Saakashvili.

    Al comentar el acontecimiento, un portavoz de Exteriores de Turquía manifestó: Turquía, siendo un país que no posee recursos naturales como petróleo y gas, por vez primera empieza a desempeñar un importante papel en la comunidad energética mundial, ocupando una posición geopolítica estratégica.

    El tendido del BTG fue concebido desde el comienzo mismo para debilitar las posiciones de Rusia en la región y privarla del monopolio de transporte de petróleo desde Azerbaiyán y Asia Central hasta mercados mundiales. En un futuro próximo, esta tubería se utilizará también para transvasar petróleo kazajo. Con la puesta en explotación del BTG, empezarán a realizarse nuevos proyectos energéticos en la región. En particular, Israel dice estar interesado en el transvase del petróleo procedente de Ceyhan por la tubería Ashkelon - Elot hacia el mar Rojo, y de éste, a la India y China.

    En Azerbaiyán han confirmado que hacia finales de 2006 por el BTG van a exportarse hasta 500 mil barriles de petróleo al día. La capacidad proyectada, de 1 millón de barriles al día o de 50 millones de toneladas al año, se alcanzará en 2008.

    La puesta en explotación del BTG no es único proyecto que mina las posiciones de Rusia en la región y fortalece las de Turquía.

    Los Estados que participan en el BTG tienen planes de ampliar la red ferroviaria, uniendo entre sí a todos los países de Asia Central, Transcaucasia y Turquía. También se prevé construir el oleoducto Samsun - Ceyhan, por el que los turcos quieren trasegar el petróleo ruso y kazajo en soslayo al estrecho de Bosforo.

     

    IZVESTIA

     

    SUPERTAREAS DEL G-8

     

    A partir de hoy, San Petersburgo se convierte en la capital del mundo y lo será hasta el lunes, cuando haya terminado sus labores la cumbre del G-8. A la segunda ciudad en importancia de Rusia arriban delegaciones representativas encabezadas por los primeros mandatarios de Gran Bretaña, Alemania, Italia, Canadá, EE.UU., Francia y Japón. También asistirán a las labores del foro los máximos dignatarios de Brasil, India, China, Kazajstán, México, República Sudafricana, el presidente de la Comisión Europea y el director general de la UNESCO.

    Los opositores a la celebración de la cumbre del G-8 en Rusia hasta el último instante intentaron estorbar su apertura. A medida de la aproximación de la cumbre las oleadas de críticas contra Rusia que "no merece" un honor tan alto ni tampoco la membresía en el G-8 alcanzaron su clímax.

    El único resultado que consiguieron las fuerzas políticas reacias al robustecimiento de las posiciones de Rusia en la palestra internacional ha sido justamente el recrudecimiento de los argumentos que esgrimía el Kremlin para defender su política interna y exterior.

    En un comienzo, los homólogos de Vladimir Putin desechaban de entrada los debates sobre el tema de seguridad energética, prioritario para Moscú. Se logró hacerles cambiar de opinión, aunque después de la crisis de enero provocada por la reducción de suministros de gas a Europa a través del territorio de Ucrania y hasta hoy día, políticos occidentales no dejan de acusar a Rusia de practicar el chantaje energético de sus vecinos. No cabe duda de que las negociaciones sobre este tema avanzarán a duras penas, porque inevitablemente serían afectados los intereses de las compañías energéticas transnacionales.

    Otros dos temas centrales de la cumbre de San Petersburgo, la educación y la lucha contra las enfermedades infecciosas, siempre se veían relegados a un segundo plano en medio de las controversias sobre problemas energéticos. Ello no obstante, el Kremlin ha considerado que revisten no menos importancia que las normas de conducta en el mercado de petróleo y gas. ¿Cómo conseguir que un licenciado sea reconocido en cualquier punto del globo y los sistemas educativos de diversos países sean homólogos? En San Petersburgo también procurarán hallar respuesta a esta pregunta, de palpitante actualidad para la civilización contemporánea. La idea promovida por Rusia estriba en unir los esfuerzos del mundo para combatir las infecciones. La supertarea consiste en elaborar normas únicas de acciones en vez de luchar espontáneamente contra el SIDA o contra la poliomielitis.

    La supertarea de la cumbre de San Petersburgo es demostrar la apertura de Rusia hacia el mundo exterior. Por esta razón, durante estos meses últimos en Moscú se sucedían minicumbres de diverso género: de líderes religiosos y sindicales, de ministros de Asuntos Exteriores, de Fiscales Generales y de las organizaciones no gubernamentales del G-8. El presidente ruso acudía invariablemente a todos estos encuentros para escuchar recomendaciones y críticas y recoger puntos de vista más distintos durante la elaboración de los documentos finales de la cumbre. Estos esfuerzos ya han surtido su efecto. Según afirman altos cargos del Kremlin, "si Ud. ojea la prensa occidental, verá que muchas ediciones se han hecho  más equilibradas, insertando una noticia negativa y una positiva referente a Rusia. Tan sólo hace 2 ó 3 meses, las noticias eran fundamentalmente de signo negativo".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik