17:47 GMT +323 Septiembre 2017
En directo
    Prensa

    PRENSA RUSA AL DIA (22 de junio)

    Prensa
    URL corto
    0 1 0 0

    Moscú, RIA Novosti

    KOMMERSANT

    INVERSORES ITALIANOS PENETRAN EN SECTOR AERONÁUTICO DE RUSIA A PESAR DE RESTRICCIONES VIGENTES

    El grupo ruso Sukhoi y el italiano Finmeccanica han logrado sortear las restricciones vigentes que obstruyen el acceso de inversores foráneos a las empresas aeronáuticas de Rusia. Otros pretendientes a la compra de activos rusos podrían reivindicar ahora excepciones similares, señalan los expertos.

    La legislación rusa autoriza a las personas físicas y jurídicas de otros países, así como a las entidades afiliadas, a tener una participación por debajo del 25% en el capital de las empresas nacionales de la industria aeronáutica. Al nivel de acuerdos gubernamentales se ha hecho ya una excepción: los italianos podrán adquirir el 25% más una acción en la GSS, división del grupo Sukhoi especializada en el desarrollo de aviones civiles e implicada actualmente en el proyecto Russian Regional Jet (RRJ).

    Sukhoi ha firmado un acuerdo de cooperación estratégica con Finmeccanica que permite a Alenia Aeronautica, subsidiaria del grupo italiano, financiar el programa RRJ: como mínimo, una cuarta parte de las actividades previstas en respectivo plan de negocio.

    Es un programa evaluado en US$1.500 millones, incluido el desarrollo y la producción del nuevo motor SaM, conjuntamente con una empresa francesa. Giorgio Zappa, director general de Finmeccanica, afirma que la parte italiana va a invertir entre 200 y 250 millones de dólares. De esta cifra, más de US$100 millones irán para la compra de una participación en GSS, precisa Mikhail Pogosian, jefe del grupo Sukhoi.

    Hasta la fecha, las restricciones legislativas han empujado a los inversores foráneos a rechazar la participación en diversos proyectos rusos. Eurocopter Vostok, por ejemplo, se retiró de la empresa conjunta que desarrolla el helicóptero Mi-38, porque no podía hacerse con el 25% de las acciones.

    Adquirir una participación en las plantas aeronáuticas de Rusia es algo que interesa hoy a muchos inversores extranjeros, entre ellos, la francesa Snecma que desde hace tiempo tiene la mirada puesta en el grupo Saturn; Hamilton Sundstrand, división de la empresa norteamericana United Technologies, que aspira a comprar acciones del grupo Nauka; o el consorcio europeo EADS, al que le gustaría incrementar su participación en el capital del grupo Irkut. Cada uno de estos pretendientes cuenta con cabilderos influyentes en la cúpula rusa, quienes podrían demandar excepciones similares a las que se han hecho para los italianos. De momento, las autoridades federales rehúsan decir hasta qué grado podría extenderse el precedente sentado por Finmeccanica y Sukhoi.

    VEDOMOSTI

    DAIHATSU MIRA AL MERCADO RUSO TRAS TOYOTA Y NISSAN

    Siguiendo el ejemplo de Toyota, que tendrá una planta en las afueras de San Petersburgo, y Nissan, que también ha anunciado la decisión de producir en Rusia, la japonesa Daihatsu Motor se ha planteado la opción de proceder al ensamblaje de coches en alguna factoría rusa. Los profesionales del sector muestran cierto escepticismo ante esa iniciativa.

    A principio de junio, una delegación de Daihatsu se desplazó a la ciudad rusa de Syzran para conocer la planta Roslada, perteneciente al grupo Sok. Anteriormente, los representantes de la empresa nipona habían visitado la zona de San Petersburgo.

    Daihatsu quisiera construir una fábrica capaz de suministrar los coches a toda Europa y está barajando también lugares en otros países, afirma una fuente familiarizada con el avance de la negociación entre Sok y la empresa japonesa. A ésta le interesa el desarrollo de la base de componentes en Rusia, para conseguir el máximo grado posible de localización.

    Los rusos se resisten a compran coches pequeños que tienen suspensión demasiado baja para las carreteras locales, dice un empresario que importa modelos japoneses de segunda mano. La marca Daihatsu, según él, prácticamente no se vende en Rusia.

    Alexey Sorokin, del multiconcesionario Avtomir, también cree que Daihatsu no podrá vender en el mercado ruso más de 7.000 coches al año. Se destacan por un diseño muy peculiar y son pequeños, característica que todavía tiene escasa demanda en Rusia.

    Un experto independiente, Sergey Alexeychuk, sugiere que Daihatsu ha vuelto la mirada hacia Rusia porque su mercado automotor está de moda ahora: ‘Se han embarcado en ese estudio de mercado exclusivamente para que la gente de Marketing pueda hacer una presentación ante el Consejo de Directores'.

    Andrey Matveev, de una empresa concesionaria de marcas chinas, sostiene por el contrario que Daihatsu podría ser un éxito: ‘El interés por modelos compactos tiende a aumentar últimamente, debido a la creciente intensidad del tráfico y el encarecimiento de la gasolina'.

    BUSINESS

    IBM CONTRATA AL PERSONAL RUSO

    La compañía IBM ha anunciado que va a abrir en Moscú un laboratorio, en que invertirá 40 millones de dólares en los próximos tres años.

    La apertura por compañías occidentales grandes de sus centros en Rusia ya es una práctica corriente. Hace poco Google dijo tener esos planes, mientras que laboratorios de Siemens, Dell, Intel, Motorola y HP ya están presentes en el mercado ruso desde hace más de un año. Expertos lo vinculan  tanto con el alto nivel profesional de ingenieros rusos como con el costo relativamente bajo de sus servicios.

    Según la jefa del laboratorio ruso de IBM, Jennifer Trelevic, el trabajo en éste estará relacionado, en primer lugar, con hardware y en grado menor con  software. Hacia finales de 2008, se prevé aumentar la plantilla de las actuales 40 personas a 200.

    Existen planes de establecer cooperación entre los ingenieros de Rusia, EEUU y Alemania, con el fin de elaborar y testar juntos sistemas IBM BladeCenter de nueva generación. IBM ya tiene tres laboratorios de éstos: dos en EEUU y uno en Alemania.

    Según expertos, el surgimiento de un laboratorio de IBM en Rusia es un fenómeno normal. IBM trabaja desde hace mucho en el mercado de Rusia, y para las compañías grandes que venden mucho en el país la apertura de tales laboratorios es un acto de buen tono. Además, tal  decisión de IBM puede obedecer a su aspiración a firmar contratos ventajosos en Rusia, dice el presidente de Vested Development, Inc. (VDI), Anatoly Gaverdovski.

    VREMIA NOVOSTEY

    LOS CIUDADANOS NO DAN CRÉDITO A LA POLÍTICA SOCIAL DEL ESTADO

    Pese al auge económico que se registra en los últimos años, aumenta el descontento en los ciudadanos de Rusia casi con respecto a todos los aspectos de su vida.

    A esta conclusión han llegado los científicos del Instituto de Sociología de la Academia de Ciencias de Rusia, los que en cooperación con la Fundación Fridrich Ebert, de Alemania, realizaron un sondeo entre 1750 representantes de 11 grupos de población en 58 centros poblados.

    Un descontento tan manifiesto no se registraba ni en la situación mucho más grave de finales de la década del 90, con su crisis financiera de 1998. Según científicos, en aquel entonces la mayoría de la población comprendía que el país estaba en una profunda crisis y que en tal situación no podían operarse cambios positivos. Hoy día la situación es completamente distinta. La crisis quedó en el pasado, el país se hace más rico con cada hora que pasa, las autoridades no se cansan de hablar de los éxitos alcanzados, pero la mayoría de la población no lo siente reflejarse en el nivel de su vida, viendo frustradas sus esperanzas de recibir aunque sea migajas del "pastel de materias primas".

    Las pretensiones han crecido tanto en la sociedad, que el nivel material y el estatuto social alcanzados no responden a las nuevas demandas de la gente, señalan los sociólogos.

    Las autoridades no confían en las conclusiones que hacen los científicos. Cuando los resultados del sondeo se analizaban en la Duma de Estado, el presidente de su comité para el trabajo y la política social Andrey Isaev, manifestó que los interrogados no siempre dan respuestas honestas. Según él, la gente ha aprendido a "presionar sobre el Estado", en particular con la ayuda de pesquisas sociológicas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik