En directo
    Política
    URL corto
    Por
    31291
    Síguenos en

    El dirigente ruso, Vladímir Putin, presidió el 11 de enero la reunión entre los presidentes de Armenia y Azerbaiyán, dos países que a finales de 2020 protagonizaron una sangrienta guerra en la región de Nagorno Karabaj. Sputnik analizó los resultados del encuentro entre los tres líderes y lo que estos significan para Moscú y sus dos socios.

    Las negociaciones entre Vladímir Putin, Nikol Pashinián —primer ministro armenio— e Ilham Alíyev —presidente azerbaiyano— resultaron ser bastante fructuosas, aunque el presidente del Gobierno armenio no quedó contento con los resultados de las consultas. Si bien no se ha logrado hacer un avance determinante en el proceso de reconciliación entre dos partes, los exbeligerantes llegaron a una serie de acuerdos.

    Los tres países crearán un grupo de trabajo sobre Nagorno Karabaj que se ocupará del planeamiento de las obras encaminadas a reconstrucción de la infraestructura y, también, del desarrollo de la región. Pronto los vice primer ministros de los tres países presentarán planes específicos en cuanto al desarrollo de la infraestructura de transporte y de la economía de la región de Nagorno Karabaj.

    Está previsto que la primera reunión del grupo de trabajo se celebre antes del 30 de enero. Es de esperar que un organismo conjunto sirva para mejorar la situación y el nivel de vida en la zona y ayude a dejar atrás las tristes repercusiones del reciente conflicto armado. Sin embargo, las partes harán frente a un problema incluso mayor: el odio entre los armenios y los azerbaiyanos que, sin duda, será difícil de superar.

    Durante el encuentro, Putin señaló que el cese al fuego sigue en vigor, de ahí que últimamente no haya habido incidentes serios. Desde la firma del acuerdo en cuanto al cese al fuego a principios de noviembre, la situación en la zona del conflicto permaneció más o menos estable, aunque sí sucedieron una serie de menores incidentes armados.

    Uno de los más recientes tuvo lugar el mismo día que la cumbre de los tres líderes: se escucharon disparos en las cercanías de la ciudad de Stepanakert, capital de Artsaj —nombre armenio de la república autoproclamada de Nagorno Karabaj—.

    Pese a los incidentes de menor escala, los refugiados regresan paulatinamente a la región, tanto los armenios como los azerbaiyanos. Desde el inicio del proceso de paz más de 48.000 refugiados ya volvieron a Nagorno Karabaj. El mandatario ruso también puso de relieve que se realizan trabajos encaminados a la restauración de infraestructuras,redes de electricidad y viviendas.

    Se trata de la construcción de vías automovilísticas y ferroviarias que conectarán los tres países. Actualmente Armenia no tiene vínculo terrestre directo con Rusia ya que está separada de su territorio por Georgia y Azerbaiyán. El principal punto de preocupación es la seguridad de dichas vías.

    © Sputnik . Ruptly
    Las fuerzas de paz de Rusia reparten agua y materiales de construcción en Nagorno Karabaj

    Vía hacia la paz

    El presidente de Azerbaiyán, Ilham Alíyev, después de las negociaciones relató que se planea construir infraestructura ferroviaria en Nagorno Karabaj que cambiará la configuración del transporte en la región del Cáucaso. La nueva vía ferroviaria empezará en el territorio de Armenia y atravesando el territorio de Azerbaiyán llegará a Rusia —probablemente llegará a la república rusa de Daguestán—. 

    Según el mandatario de Azerbaiyán, gracias a este ferrocarril Bakú será capaz de establecer un vínculo con su enclave, la República Autónoma de Najicheván, separada del resto de Azerbaiyán por el territorio de Armenia. Gracias a este proyecto, Bakú también será capaz de tener un vínculo terrestre directo con Turquía porque Najicheván comparte la frontera con ella. 

    En su lugar, Armenia va a tener un vínculo directo con Rusia, Irán y Turquía, dijo. Pero es importante señalar que Armenia ya tiene fronteras con Irán y Turquía. La frontera con Irán se usa activamente para el comercio, mientras que la frontera con Turquía permanece cerrada durante años. Alíyev, por su parte, asevera que las nuevas vías de transporte abrirán nuevos mercados para Ereván. Pero en realidad parece poco probable que haya cambios.

    Ilham Alíyev cree que la construcción de vías entre los países en cuestión crea enormes posibilidades para el desarrollo y el fortalecimiento de lazos económicos. El líder azerbaiyano señaló que se trata de la creación de una situación completamente diferente en la región. 

    Azerbaiyán evidentemente salió victorioso en la reciente guerra con Armenia y Artsaj y está contento con los resultados de su ofensiva. Por lo tanto, está listo para invertir en el desarrollo de los territorios que pasaron a ser controlados por Bakú. Para Armenia la situación parece invertida: crear una vía que vincularía Azerbaiyán con su enclave a través de su territorio es una humillación.

    La decisión se debe al intercambio acordado por los tres líderes hace dos meses. Los armenios preservan el derecho de viajar a través del corredor estrecho cerca de la localidad de Lachín —que conecta Armenia con lo que queda de Artsaj después de la guerra—. 

    En su lugar, los azerbaiyanos reciben el derecho de viajar a Najicheván. Ereván, sin duda, no está contento con tal desenlace por eso Nikol Pashinián se mostró poco optimista tras las consultas.

    Refugiados retornan a Nagorno Karabaj de Armenia
    © Sputnik / Maksim Blinov
    Refugiados retornan a Nagorno Karabaj de Armenia

    El propio conflicto, sin resolverse

    Durante la rueda de prensa, tras las consultas, el primer ministro de Armenia declaró que el conflicto en Nagorno Karabaj sigue sin resolverse y agregó que las partes no lograron llegar a un acuerdo en cuanto a una serie de cuestiones importantes como, por ejemplo, el intercambio de prisioneros de guerra. Desde el punto de vista del líder armenio, las partes están lejos de resolver el conflicto ya que no queda claro el estatus de Artsaj.

    Según Pashinián, Ereván está dispuesto a continuar el proceso de discusión del estatus de Nagorno Karabaj sobre la base de la plataforma del Grupo de Minsk de la OSCE y le gustaría hacerlo cuanto antes. El líder de la nación armenia puso de relieve que se había conseguido garantizar el cese al fuego, pero quedan muchas cuestiones por resolver. La principal de ellas es el futuro de la región independentista.

    Está claro que Bakú nunca aceptará la independencia incluso de lo que queda de Artsaj tras la guerra. La opción óptima para la parte azerbaiyana sería la incorporación de Nagorno Karabaj como parte integral del país. La única concesión que Azerbaiyán está dispuesto a hacer es entregar a los armenios del país su propia autonomía cultural. Esto ni siquiera deja claro si tendrán su propio territorio. 

    Al mismo tiempo, Armenia nunca aceptará la eliminación de Artsaj como una entidad política. La autonomía armenia dentro de Azerbaiyán tampoco es una opción que favorezca a Ereván. Cualquier líder armenio que acepte estas condiciones estaría cometiendo un suicidio político. Por consiguiente, la única opción viable parece ser mantener el statu quo.

    De momento, esto les conviene a ambas partes. Pero esta no es una solución del conflicto y hay riesgo de una nueva escalada en el futuro.

    Al mismo tiempo, el líder armenio destacó que nuevos acuerdos ayudarán a fortalecer la seguridad de la región y cambiarán su situación económica. Pashinián agradeció a Putin su aporte a la resolución del conflicto e indicó que Rusia sigue siendo el principal socio estratégico de Armenia. 

    En resumidas cuentas, al protagonizar la cumbre trilateral el presidente ruso, Vladímir Putin, ayudó a empezar a curar la 'herida abierta' y dio los primeros pasos para sellar la paz en Nagorno Karabaj que recién vivió un conflicto armado sangriento. Aunque la paz sea frágil, es un gran logro para Armenia y Azerbaiyán. 

    En cualquier caso, Rusia cuenta con su presencia en la zona del conflicto para garantizar el cumplimiento de los acuerdos. Las fuerzas de paz rusas son garantía de calma en el Cáucaso.

    Pacificadores rusos en Nagorno Karabaj
    © Sputnik / Maksim Blinov
    Pacificadores rusos en Nagorno Karabaj

    Rusia, "el único mediador" posible

    Los oponentes de Nikol Pashinián en Armenia perciben de manera muy negativa cualquier paso que él haga. No lo valoran en absoluto como dirigente por lo tanto hacen todo lo posible para impedir que cometa cualquier tipo de acción. Ni siquiera quieren que visite las tumbas de los soldados armenios caídos, declaró a Sputnik el experto de la Academia de Ciencias de Rusia Stanislav Pritchin.

    Las partes tienen que solucionar una gran cantidad de problemas. El entrevistado señaló que el encuentro trilateral es muy importante. Por ahora está claro que sin la mediación rusa es imposible moverse del punto muerto. Es imposible desbloquear las rutas de transporte, empezar la cooperación económica y facilitar el regreso de los refugiados. Todos estos problemas socavan el cumplimiento del cese al fuego.

    Pritchin considera que todas las partes están interesadas en las negociaciones.

    "La responsabilidad de la parte rusa no solo radica en apoyar el cese al fuego. Rusia es efectivamente el único mediador que es capaz de hacer a los beligerantes sentarse a la mesa de negociaciones y de conseguir la transición desde el modelo de confrontación entre Armenia y Azerbaiyán hacia la interacción normal y la cooperación pragmática", dijo.

    Este proceso, sin duda, requiere una gran cantidad de negociaciones. Tienen que ser abordados muchos pormenores y resueltos problemas de cooperación. Hay que trabajar en esto porque es una cuestión de paz en la región, es importante tanto para Rusia como para Azerbaiyán y Armenia, concluyó el experto.

    La cumbre trilateral que se celebró en Moscú es muy importante para todos sus participantes, declaró a Sputnik el experto en asuntos internacionales de la Academia de Ciencias de Rusia Dmitri Ofitsérov-Belski.

    "Las negociaciones son importantes para todas las partes. Rusia, de hecho, juega el papel del único patrocinador del proceso de paz a pesar de que el problema de Nagorno Karabaj siempre contó con más partes involucradas que también hacían esfuerzos para establecer la paz", declaró el entrevistado.

    Ofitsérov-Belski cree que Azerbaiyán está interesado en que todas las condiciones del cese al fuego sean cumplidas. En cuanto a la parte armenia, subrayó que para ella las condiciones resultaron ser no solo difíciles, sino también humillantes. Así cree la población armenia. Según el experto, ahora la meta de Pashinián es seguir con los compromisos a pesar de que la sociedad armenia no acepta dichas condiciones.

    En otras palabras, Armenia no tiene ninguna otra opción que cumplir con los acuerdos. La sociedad armenia hoy no entiende que en las circunstancias de noviembre Armenia iba a perder la guerra por completo y perdería por completo el control sobre Atrsaj. Pues el cese al fuego fue el único paso que pudo detener la ofensiva azerbaiyana. Rusia también lo entiende, por eso favorece el proceso político para resolver el conflicto que no deja en paz a Karabaj desde hace décadas.

    Stepanakert, capital de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj
    © Sputnik / Maxim Blinov
    Stepanakert, capital de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj
    Etiquetas:
    cumbre, solución, conflicto, paz, Rusia, Azerbaiyán, Armenia, Vladímir Putin, Nagorno Karabaj
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook