En directo
    Política
    URL corto
    0 302
    Síguenos en

    Bajo la consigna del "antiimperialismo revolucionario", un grupo de mujeres estadounidenses conformaron una organización terrorista llamada M19 durante la década de los setenta, y se convirtieron en el primer —y único hasta ahora— grupo en bombardear el Capitolio de EEUU en 1983.

    Blancas, de clase media y universitarias: así eran las mujeres que, en los últimos años de la década de los setenta, conformaron en Estados Unidos el primer grupo terrorista de extrema izquierda creado y dirigido por mujeres, y único hasta ahora, y que bombardeó el Capitolio en 1983. 

    De nombre completo Organización Comunista 19 de mayo, el nombre obedecía al cumpleaños compartido del activista por los derechos afroamericanos Malcolm X y el ex presidente de Vietnam del Norte Ho Chi Minh (1945-1949), ambos nacidos en esa fecha.

    El historiador estadounidense William Rosenau, que investigó la organización y publicó un libro acerca de su historia titulado "Esta noche bombardeamos el Capitolio de EEUU: la explosiva historia del M19, el primer grupo terrorista femenino de la historia americana", define la ideología de la organización como "antiimperialista revolucionaria", y las ubica, como indica el título, como parte del "primer y único grupo terrorista creado y dirigido por mujeres". 

    En un resumen breve, se trató de "un grupo esencialmente de gente blanca, de clase media y bien educada, que hizo un viaje esencialmente desde la protesta contra la guerra (de Vietnam —1955-1975—) y los derechos civiles hasta el terrorismo”, dice a la revista Smithsonian. 

    ¿Qué fue el M19? 

    En el marco de la estrategia belicista estadounidense en Vietnam, especialmente durante la presidencia de Richard Nixon (1969-1974), y de la lucha por los derechos civiles de los negros en el país, varias organizaciones de tendencias izquierdistas se gestaron durante los sesenta y setenta que se pronuniaban en contra de la Guerra y a favor de los derechos civiles, corriente que fue posteriormente denominada New Left (nueva izquierda). 

    De una de ellas, Weather Underground, que operó desde 1969 hasta fines de la década del setenta, se escindieron varias figuras femeninas, que consideraban que este grupo "había cometido importantes errores ideológicos" al querer ubicar la revolución en EEUU, y consideraba que las "verdaderas revoluciones estaban ocurriendo en el tercer mundo", analiza Rosenau.

    Para quienes integraban el M19, "los verdaderos revolucionarios fueron estos luchadores por la libertad del tercer mundo. Y debería ser el trabajo de los antiimperialistas norteamericanos, como se llamaban a sí mismos, apoyar esos movimientos de liberación de cualquier forma que pudieran. Realmente se veían a sí mismos como partidarios y seguidores de estas luchas del tercer mundo en el Medio Oriente, en el sur de África y en este hemisferio en particular. Hablaron de sí mismos como si estuvieran en el vientre de la bestia, en el centro de este monstruo imperialista. Así que tenían una responsabilidad particular, en su opinión, de llevar a cabo acciones para dominar a este monstruo", relata. 

    Como todo grupo armado, la necesidad de mantener un perfil bajo y no ser descubiertos llevó a sus miembros a intentar no dejar rastro, y existe poca información pública de qué es la organización 19 de mayo. Sin embargo, el también experto en seguridad utilizó registros de los juicios que involucraron a mujeres y hombres de la organización, que sí se encuentran conservados en los centros de Registros Federales de EEUU. 

    Gracias a ello, Rosenau logró conocer a fondo el modus operandi, la ideología política y los discursos que imperaban en esta singular organización que, aunque duró pocos años, llevó a cabo diversos operativos, desde la ayuda para la fuga de prisión al constructor de explosivos William Morales, del grupo nacionalista puertorriqueño FALN, y a la organizadora del Ejército de Liberación Negro Assata Shakur, hasta varios atentados con bombas entre 1983 y 1984, y el también antes citado al Capitolio en 1983.

    Una de sus particularidades, señala Rosenau, es que debatían éticamente acerca del asesinato de policías, fiscales y oficiales militares. Aunque en general se encontraban armados—estaban provistos de una increíble cantidad de arsenales y construían sus propias bombas—, su metodología para los atentados tenía una premisa insalteable: una llamada de advertencia para despejar el área, una explosión, y un mensaje pregrabado para los medios de comunicación en el que se planteaba su mensaje antiimperialista. 

    ¿Quiénes eran las mujeres detrás del M19?

    El feminismo fue uno de los elementos en juego a la hora de gestar el M19, especialmente ante un movimiento como el Weather Underground, "que era notoriamente misógino", subraya Rosenau.

    "(Dentro de la organización) eran muy conscientes de cualquier tipo de sexismo dentro de sí mismos. La liberación de las mujeres, los homosexuales y las minorías raciales fue mucho más importante para ellos que grupos como Weather Underground. Es importante darse cuenta de que realmente no creían en el llamado "feminismo burgués", la Organización Nacional de Mujeres, la igualdad salarial, todo eso. Sí, todo eso estaba bien, pero lo consideraban una distracción; la liberación de la mujer llegaría de hecho con la revolución política", ilustra.

    Su fin último era, en efecto, la derrota del imperialismo y del sistema capitalista, si bien la utopía que tenían en mente no estaba del todo clara, analiza. Para entender lo que los guíaba, "el contexto histórico es absolutamente primordial", aclara. 

    En los atentados que realizaban esto está claro. Por ejemplo, en septiembre de 1984 atacaron el consulado de Sudáfrica en Nueva York en señal de rechazo al apartheid (vigente en el país hasta 1992). Un año antes, el 7 de noviembre de 1983, llamaron a la centralista del Capitolio de EEUU para advertir que evacuaran el edificio. Diez minutos después, una bomba detonó en el ala norte del edificio. No hubo heridos, pero causó un millón de dólares en daños. Se disolvieron, finalmente, en 1985, luego de que algunas de sus figuras más importantes fueran detenidas y apresadas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook