En directo
    Política
    URL corto
    Por
    2740
    Síguenos en

    Hace 25 años se firmaron los acuerdos de Dayton, que allanaron el camino hacia la paz en Bosnia y Herzegovina. Fue el escenario de un sangriento conflicto armado tras la disolución de Yugoslavia. Sputnik relata cómo Bosnia alcanzó la paz y cómo estos acuerdos funcionan en un momento en el que el país corre el riesgo de desintegrarse.

    La disolución de Yugoslavia fue uno de los eventos más trágicos en la historia contemporánea del continente europeo y de los Balcanes en particular. La desaparición de ese Estado unido trajo consigo una serie de sangrientos conflictos armados que se cobraron 140.000 vidas conocida como guerras yugoslavas. Entre ellas destaca la de Bosnia por lo atroz que acabó siendo.

    Durante la guerra en Bosnia muchos civiles sufrieron condiciones inhumanas o incluso perdieron la vida. Uno de los eventos que más marcó el conflicto fue el sitio de la capital bosnia, Sarajevo. Los habitantes de la ciudad vivieron todos los horrores de la guerra posibles, y, en esencia, fueron presos de la situación creada por dos beligerantes: los musulmanes bosnios y los serbios bosnios. 

    Los acuerdos de Dayton, firmados el 14 de diciembre de 1995, fueron diseñados para poner fin a aquella locura.

    Para entender mejor la idea detrás de esos acuerdos y las razones del conflicto armado en Bosnia hay que entender la composición étnica de la antigua Yugoslavia y la de la actual Bosnia y por qué se parecen tanto.

    La firma de los acuerdos de Dayton
    © AP Photo / Jerome Delay / Pool
    La firma de los acuerdos de Dayton

    Bosnia, ¿el pequeño fantasma de la antigua Yugoslavia?

    Yugoslavia desde el principio fue un país con una población que profesaba diferentes fes y que fue dividida en diferentes pueblos. Serbios, croatas, musulmanes bosnios, macedonios y eslovenos: todas estas etnias contaban con su representación dentro de la república federativa. En otras palabras, tenían sus propias repúblicas dentro de Yugoslavia. Con el inicio de los procesos de desintegración cada república proclamó su independencia.

    En algunos casos, como el de Macedonia y el de Eslovenia, la lucha por la independencia fue bastante pacífica. Sin embargo, en Croacia y Bosnia se derramó mucha sangre. Como parte de una limpieza étnica puesta en práctica por las autoridades croatas, los serbios de Croacia iniciaron un éxodo para sobrevivir. Croacia se convirtió en un país monoétnico. 

    El resto de Yugoslavia —Serbia y Montenegro—, a su vez, tuvo regiones pobladas por minorías étnicas que también —con el paso del tiempo— optaron por la independencia.

    En Kosovo hubo guerra, mientras que Montenegro se separó pacíficamente. Voivodina siguió siendo parte de Serbia. En ambos casos —en el de Serbia y en el de Croacia—, las minorías étnicas vivían en zonas concretas con fronteras bien definidas. Pero este no fue el caso de Bosnia, donde las fronteras entre diferentes etnias eran difusas. Es más, el concepto de minoría étnica no se puede aplicar al caso de Bosnia. 

    Bosnia y Herzegovina —el nombre oficial completo del país— contaba y hasta hoy cuenta con tres pueblos principales: musulmanes bosnios, serbios bosnios y croatas bosnios. Los serbios son cristianos ortodoxos, mientras que los croatas son católicos.

    En su diversidad étnica Bosnia se asemeja a la antigua Yugoslavia, y, de hecho, la complejidad de su estructura política y administrativa hace que este país parezca un fantasma de la antigua potencia balcánica. En esencia, los tres pueblos de Bosnia hablan el mismo idioma con pequeñas diferencias, pero profesan diferentes fes.

    Esta diversidad religiosa es la base de su identidad como tres diferentes pueblos. Todos ellos trataron durante casi cuatro años —entre 1992 y 1995— de hacerse con la mayor área posible de territorios en Bosnia. En diferentes etapas de la guerra los musulmanes y los croatas de Bosnia lucharon juntos contra los serbios de Bosnia o los tres entre sí.

    Los acuerdos de Dayton, en detalle

    Los acuerdos de Dayton fueron creados por algunos países de Europa, Rusia y Estados Unidos para poner fin a la guerra. En base a este documento, se crearon dos entidades federativas dentro de Bosnia y Herzegovina: la federación musulmán-croata bajo mismo nombre, Bosnia y Herzegovina, y la entidad serbia, la República Srpska

    Antes del acuerdo los serbios bosnios controlaban el 46% del territorio de Bosnia, mientras que los croatas controlaban el 25% y, los musulmanes bosnios, el 28%. Con la firma de los acuerdos, los serbios pasaron a controlar el 48% de Bosnia, y, el resto, pasó a formar parte de la federación musulmán-croata. 

    Si bien, de acuerdo con el documento, se crearon dos entidades muy descentralizadas, el país, que se había convertido en una confederación, mantuvo un gobierno central con tres presidentes que gobiernan el país de manera rotativa. Además, la nueva nación mantuvo un banco central y un tribunal constitucional.

    Los acuerdos de Dayton también establecieron el cargo de Alto Representante para Bosnia y Herzegovina, que se ocupa de la implementación civil del documento.

    Hay quienes creen que el sistema introducido por los acuerdos de Dayton ya es bastante obsoleto y que el sistema político bosnio tiene que ser modernizado. Pese a los logros de los acuerdos de Dayton, el país falló al intentar unirse: la división entre las tres principales comunidades existe hasta el día de hoy.

    Entretanto, los serbios de Bosnia todavía sufren los intentos de ser privados de sus derechos político-administrativos. Como consecuencia, suenan voces que llaman a optar por la independencia de la República Srpska.

    La perspectiva serbobosnia

    Los acuerdos de Dayton corresponden a los intereses del pueblo serbio y otros pueblos de Bosnia y Herzegovina. La agresión contra los serbios en Bosnia de Sarajevo y de sus patrocinadores occidentales continúa a lo largo de todos los 25 años que han pasado desde la firma de dichos acuerdos, sostiene a Sputnik el politólogo Dragomir Andjelkovic.

    Según el especialista, las condiciones del acuerdo se violan de manera sistemática y se han introducido numerosos cambios en él. La meta de estos cambios es la centralización de Bosnia y Herzegovina; la conversión de la confederación en un Estado unitario a expensas de los serbios bosnios.

    "A lo largo de todos estos años la República Srprska se sometió a una presión constante. Como resultado, la República Srpska fue privada de 70 jurisdicciones y autoridades de las que gozaba de acuerdo con el documento firmado en Dayton. Se trata de autoridades en los campos de seguridad, defensa, así como se suponía inicialmente que los pasaportes de los serbios bosnios tendrían escrito no solo el nombre del país, sino también de la entidad. Todo esto fue anulado", subrayó Andjelkovic.

    Los centros de poder occidentales siguen trabajando en nuevos cambios para los acuerdos de Dayton y en la centralización del país, agregó. Según Andjelkovic, a estos centros de poder les sorprendió la feroz resistencia de la República Srpska. Esta última empezó a resistir a estos jugadores internacionales con la llegada al poder de Milorad Dodik. Gracias a él la anulación de la autoridad de la República Srpska cesó, destacó el especialista.

    Milorad Dodik, líder serbobosnio
    © AP Photo / Darko Vojinovic
    Milorad Dodik, líder serbobosnio

    El entrevistado cree que con la llegada de los demócratas al poder en Estados Unidos la presión de Washington y Berlín sobre la República Srpska solo aumentará.

    "Se trata de una cuestión de importancia primordial para los serbios en Bosnia. La República Srpska debe resistir con el apoyo de Rusia, China y otros países que acatan el derecho internacional en su forma inicial. La Unión Europea y EEUU, en vez de ser garantes de los acuerdos de Dayton, se presentan como socios no leales que tratan de manera indirecta de imponer a los serbios cosas contra los que ellos lucharon durante la guerra civil en los 90", precisó.

    Según Andjelkovic, la UE "sin duda" chantajeará a Bania Luka —capital de la República Srpska—. El papel clave en este proceso, sostiene, pertenecerá a Alemania. "Creo que Biden autorizará a Berlín a ocuparse de la política en los Balcanes. Pero hoy, cuando los poderes de Occidente tienen un contrapeso representado por Rusia y China, tenemos la obligación de defender los acuerdos de Dayton", puntualizó.

    "Abusan del poder del Alto Representante. Justo después de la guerra, cuando la presencia militar de la comunidad internacional fue significativa, mientras que la situación en Bosnia y en el mundo fue diferente, el Alto Representante fue capaz de violar los derechos de los representantes políticos de la República Srpska", declaró a Sputnik el politólogo de la entidad serbia de Bosnia Vojislav Savic.

    Sin embargo, las condiciones han cambiado. Solo la relación de la República Srpska hacia los representantes extranjeros no es la misma, tampoco lo es la configuración de poder en Bosnia, continuó. "Las relaciones entre los países han cambiado, han surgido muchos problemas nuevos", agregó.

    "No estamos en el foco de atención de los jugadores internacionales hasta el punto de que alguien se ocupe de nosotros y cambie el mapa de Bosnia según los intereses de alguien", dijo. Todos estos procesos, concluyó, llevaron a la falta de necesidad de la figura de Alto Representante para Bosnia.
    Etiquetas:
    Bosnia y Herzegovina, Serbia, desintegración, acuerdo, Yugoslavia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook