En directo
    Política
    URL corto
    0 222
    Síguenos en

    Entre los numerosos mandatarios que felicitaron a Joe Biden por su victoria en las elecciones presidenciales de EEUU, está el presidente serbio, Aleksandar Vucic. No obstante, varios expertos consultados por Sputnik afirman que las relaciones entre ambos no muestran señales de mejora.

    "Le deseo sabiduría y determinación para enfrentar los desafíos actuales en beneficio de EEUU y el resto del mundo. Espero que continuemos la buena cooperación que tuvimos con Trump con usted también y estoy agradecido por ello", escribió Vucic en su cuenta de Twitter, dirigiéndose a Biden.

    No obstante, el presidente de la Asamblea de Serbia y exministro de Relaciones Exteriores del país, Ivica Dacic, declaró que para el país habría sido preferible que EEUU mantuviera la actual Administración Trump, aunque "estaba apostando por Biden porque sus posibilidades eran mayores". Luego se corrigió y aseguró que el presidente Vucic "encontrará la manera de tener buenas relaciones con Washington sin importar quién sea el presidente" en EEUU.

    La diáspora serbia en Estados Unidos también se mostró favorable a Trump e incluso organizó el movimiento Serbios por Trump 2020.

    Pero, ¿por qué este país eslavo se muestra tan reacio en apoyar al demócrata?

    Tensiones de larga data

    "La afirmación de que Trump es ciertamente bueno para los serbios no es del todo indiscutible, porque la política estadounidense tiene continuidad, pero él, al menos, deja cierto margen para una solución del tema de Kosovo, lo que le daría cierta esperanza a los serbios con una frustración total. Biden no deja esa posibilidad, según se desprende de todo lo que representa", explicó a Sputnik Dragomir Andjelkovic, politólogo e historiador serbio.

    "Biden es la encarnación de todo lo de Clinton y Soros. Algunos otros pueblos pueden entrar en las matices de las elecciones estadounidenses, pero para nosotros parece obvio: Trump es el bueno, Biden es el malo. Aunque esta percepción es algo mitológica y vale la pena recordar que esperábamos de Trump mucho más de lo que realmente podía darnos", agrega. 

    Andjelkovic considera que, con la victoria de Biden, nada cambiará para Serbia de la noche a la mañana. Lo que sí se puede esperar es una mayor presencia estadounidense en Kosovo y Bosnia-Herzegovina, como fue antes de la victoria de Trump en las elecciones anteriores, estima.

    Según el politólogo, los serbios "no deberían esperar nada bueno de Biden ya que inevitablemente continuará la anterior política de EEUU". Aunque es poco probable que ejerza presión directa a los serbios, entregará la iniciativa sobre la política de los Balcanes a Berlín, cuya posición es que Kosovo es independiente y "no se hable más", concluye el experto. 

    En los años 1990, Biden abogó por la imposición de sanciones contra la entonces Yugoslavia y participó activamente en la campaña para desprestigiar al pueblo serbio, recuerda el analista político Obrad Kesic. El demócrata se mostró a favor del levantamiento del embargo de armas de los croatas y los bosnios y en 1998 se mostró a favor del bombardeo de la República Federativa de Yugoslavia y un ultimátum a Serbia en relación con Kosovo y Metojia. Más tarde, fue uno de los primeros en participar en la campaña para reconocer la independencia de Kosovo, agregó.

    En la tensa carrera electoral, la campaña de Biden trató de ponerse en contacto con unos representantes de la comunidad serbia sabiendo que el apoyo de todos, incluso de una pequeña comunidad, podría ser importante, pero Biden tenía poco que ofrecerles a los serbios, comunica Kesic.

    El futuro de la presencia estadounidense en Serbia 

    Milan Misic, excorresponsal especial del portal Politika en Washington, cree que si Biden llega a ser presidente, los Balcanes quedarán fuera de los intereses internacionales principales de EEUU.

    "Biden se centrará sobre todo en arreglar lo que él cree que Trump ha arruinado. La Administración Trump tampoco ha cambiado la base del enfoque estadounidense sobre Kosovo: que es independiente y así está mejor para la estabilidad en los Balcanes", destaca Misic en su comentario a Sputnik. 

    Sin embargo, en lo que sí EEUU no parece buscar ceder espacio es en materia económica, sobre todo ante la persistente cercanía de Serbia con Rusia, apunta Milan Krstic, profesor asistente de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Belgrado.

    "Aspectos como la sucursal de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (DFC, por sus siglas en inglés), definitivamente permanecerán vigentes ya que esta organización se formó en 2018 con el apoyo tanto de republicanos como de demócratas. Estados Unidos percibe esto en términos de afrontar la influencia económica y gasista de Rusia", comparte Krstic.

    Más que eso, Bruselas espera que con la llegada de Biden resurja la asociación entre la UE y Estados Unidos, incluyendo en el proceso de normalización de las relaciones entre Belgrado y Pristina, de acuerdo con Krstic.

    Etiquetas:
    Joe Biden, relaciones bilaterales, EEUU, Serbia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook