En directo
    Política
    URL corto
    0 010
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Estonia, Letonia y Lituania acordaron incluir a otros 28 individuos en su lista de sanciones contra Bielorrusia por estar presuntamente implicados en la violencia contra los manifestantes, declaró el ministro de Asuntos Exteriores lituano, Linas Antanas Linkevicius.

    "Lituania, en cooperación con Letonia y Estonia, impuso sanciones a otros 28 individuos relacionados con la violencia contra manifestantes en Bielorrusia, incluida la muerte de [activista opositor Román] Bondarenko", escribió el ministro en su cuenta de Twitter.

    El jefe de la diplomacia lituana subrayó que si "no termina la brutalidad" en Bielorrusia, su país impondrá sanciones adicionales.

    Linkevicius también adjuntó a su tuit una foto con texto, según el cual los 28 individuos añadidos a la lista son agentes de seguridad y representantes del presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko.

    Se precisa que de momento la lista negra de Lituania incluye a 156 personas en total.

    Europa en el proceso constitucional en Bielorrusia

    Por su parte, el ministro de Estado para Europa en el Ministerio de Exteriores de Alemania, Michael Roth, declaró que el Consejo de Europa podría desempeñar un rol importante en el proceso constitucional en Bielorrusia.

    Alemania asumió la presidencia semestral del Comité de Ministros del Consejo de Europa.

    "Actualmente, el Consejo de Europa podría desempeñar un papel importante en el proceso constitucional en Bielorrusia, y podríamos hacer nuestro aporte a ese proceso", dijo Roth en una reunión virtual del Comité Permanente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE).

    El ministro comentó que "desde hace tiempo quiere que Bielorrusia se incorpore al Consejo de Europa".

    "Pensé que podríamos avanzar en el asunto de abolición de la pena de muerte [en Bielorrusia]", indicó el ministro alemán.

    Si el país quiere ser miembro del Consejo de Europa —agregó Roth— se necesita "una democratización, una sociedad libre que siga el camino de la democracia".

    En Bielorrusia continúan las protestas desde las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto, que otorgaron el sexto mandato a Alexandr Lukashenko, en el poder desde 1994.

    Según el recuento oficial, Lukashenko obtuvo el 80,1% de los votos, seguido de la opositora Svetlana Tijanóvskaya, con el 10,12%.

    La oposición bielorrusa denunció numerosas irregularidades electorales y exige una repetición de los comicios, opción que Lukashenko descartó.

    El pasado 2 de octubre, la Unión Europea formalizó medidas restrictivas contra 40 funcionarios bielorrusos que, según Bruselas, son responsables de la violencia durante las protestas y de la falsificación de los resultados de las elecciones presidenciales.

    Un mes después, el bloque comunitario aprobó una segunda tanda de sanciones, que afectan al presidente Lukashenko, su hijo Víctor y otras 13 personas.

    El pasado 13 de noviembre, la UE anunció que está dispuesta a imponer sanciones adicionales contra Bielorrusia debido a la muerte de un manifestante, si las autoridades de ese país no detienen la violencia ni comienzan una investigación transparente de los crímenes cometidos durante las protestas.

    La Unión Europea saluda las sanciones

    A su vez, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, declaró que la Unión Europea saluda que terceros países se hayan unido a las sanciones en relación con las crisis en Bielorrusia, Ucrania y Transnistria.

    "La UE toma nota del compromiso y lo saluda", comentó Borrell la imposición de sanciones por terceros países que "garantizarán que sus políticas nacionales sean conformes a la decisión del Consejo de la UE".

    El pasado 1 de octubre el Consejo añadió a su lista negra a dos personas y cuatro entidades en relación con "acciones que menoscaban o amenazan la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania"

    Montenegro y Albania, que aspiran a ingresar en la UE, así como Noruega y Ucrania, se unieron a las sanciones europeas que afectan en total a 177 personas y 48 empresas, tras la última actualización de la lista.

    Además, estos mismos países junto con Liechtenstein, Islandia y Macedonia del Norte, candidato a la adhesión a la UE, también se alinearon a la decisión del Consejo de la UE sobre las medidas restrictivas contra 40 funcionarios bielorrusos que, según Bruselas, son responsables de la falsificación de los resultados de las elecciones presidenciales y la violencia durante las protestas que habían estallado tras los comicios.

    Asimismo, Macedonia del Norte, Montenegro, Albania, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Ucrania y Georgia se unieron a las sanciones de la UE contra los líderes de la autoproclamada República Moldava de Transnistria, territorio fuera de control de Chisinau, con todos los atributos de un Estado, incluida una moneda propia.

    Transnistria, donde los rusos y los ucranianos constituyen el 60% de la población, luchó por separarse de Moldavia desde antes de la desintegración de la Unión Soviética, al temer que el auge del nacionalismo empujara a los moldavos a unirse a Rumanía.

    Chisinau perdió el control sobre los territorios en la orilla izquierda del Dniéster en 1992 tras un intento frustrado de resolver el problema por la fuerza.

    Etiquetas:
    Europa, UE, Países bálticos, sanciones, lista negra, Bielorrusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook