En directo
    Política
    URL corto
    El alto el fuego en Nagorno Karabaj (115)
    0 10
    Síguenos en

    BAKÚ (Sputnik) — El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, opina que el desbloqueo de las conexiones económicas y de transporte es clave para que haya una paz sostenible en el Cáucaso Sur.

    "La declaración tripartita del 10 de noviembre proclama la reapertura de las conexiones [económicas y de transporte]. Pienso que la autopista Agdam-Xankendi [Stepanakert]-Shushá también se abrirá dentro de algún tiempo. El desbloqueo de las conexiones, incluidas las carreteras y las comunicaciones entre la república autónoma de Najicheván y el resto de Azerbaiyán, contribuirán a una paz duradera en la región", declaró Aliyev en una alocución a los conciudadanos, transmitida por AzTV.

    Aliyev felicitó a la ciudadanía por la recuperación de Agdam y aseguró que los vecinos de este distrito y otros, liberados de la ocupación, pueden tener la certeza de que el Estado azerí siempre estará de su lado.

    La recuperación de Agdam, según el presidente azerí, fue posible gracias a "una gloriosa victoria militar".

    "Armenia no se habría retirado por voluntad propia desde nuestros territorios, si Azerbaiyán no la hubiera derrotado en el campo de batala", afirmó.

    Las unidades del Ejército azerí entraron este 20 de noviembre en Agdam, uno de los distritos que habían permanecido bajo el control de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj tras la guerra de 1992-1994. El 20 de noviembre era la fecha que Bakú, Ereván y Moscú habían acordado para el traspaso de Agdam a las fuerzas azeríes. La retirada de las tropas armenias desde el distrito de Kelbecer (Kalbajar), prevista en un principio para el 15 de noviembre, fue extendida hasta el día 25 a petición de Ereván. El distrito de Lachín ha de ser devuelto a Azerbaiyán para el 1 de diciembre.

    Solución bélica del conflicto

    Además, Ilham Aliyev, aseguró que la solución militar del conflicto en Nagorno Karabaj era un "derecho internacional" de su país.

    "Durante muchos años tratamos de resolver ese altercado por medios políticos. Pero todo el mundo vio que, debido a la posición de Armenia, el problema no encontró su solución, y la solución militar al conflicto representaba nuestro derecho", dijo Aliyev.

    Según el mandatario, ese derecho de Bakú es reconocido por las normas y principios internacionales y por una resolución de la ONU.

    "Cada país tiene derecho a protegerse, nosotros también nos protegimos", subrayó el líder azerbaiyano.

    Aliyev indicó que los expertos internacionales consideran que el conflicto en Nagorno Karabaj "quedó en el pasado".

    "Azerbaiyán, después de haber logrado una brillante victoria en el campo de batalla, también salió vencedor en el escenario político", destacó el presidente.

    Para el jefe de Estado, es evidente que "la declaración tripartita responde plenamente" a los intereses de Bakú.

    "Conseguimos nuestra meta en el campo de batalla. Nuestros soldados y oficiales demostraron su fuerza. Manifestamos nuestra fortaleza en la arena política", aseguró el mandatario.

    Aliyev recordó que "actualmente en Armenia hay una profunda crisis interna", pero indicó que Bakú está dispuesto a establecer unas relaciones favorables con Ereván si en el país vecino llegan al poder "unas fuerzas sanas".

    Desminado en Nagorno Karabaj 

    Por su parte, el jefe de la Agencia Nacional para el Desminado de los Territorios de Azerbaiyán (ANAMA), Gazanfar Ahmédov, señaló que para limpiar de minas todos los territorios de Nagorno Karabaj traspasados a Bakú se necesitarán más de diez años.

    "Para desactivar las municiones que quedaron sin explotar en los campos de batallas se necesitarán unos cinco o seis años, pero el desminado llevará más tiempo, de 10 a 13 años", dijo a los periodistas.

    Las hostilidades en Nagorno Karabaj, que volvieron a estallar a fines de septiembre pasado y provocaron miles de muertos durante un mes y medio de combates, cesaron el 10 de noviembre gracias a una declaración acordada por los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia.

    Por acuerdo entre las partes, Rusia envió sus fuerzas de paz a la zona del conflicto, por cinco años en un principio.

    Pashinián reconoció que le costó mucho aceptar el nuevo acuerdo del cese del fuego, pues supone la pérdida de una parte considerable en Nagorno Karabaj, incluida la localidad de Shusha, centro estratégico en la república autoproclamada, por el cual pasa una carretera que conecta la región con Armenia.

    Tema:
    El alto el fuego en Nagorno Karabaj (115)
    Etiquetas:
    tropas, conflicto, Rusia, fuerzas, Armenia, Nagorno Karabaj, Azerbaiyán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook