En directo
    Política
    URL corto
    0 914
    Síguenos en

    Netflix ha estrenado la cuarta temporada de 'The Crown'. Los nuevos episodios cubrirán el período entre 1977 y 1990, después de que Margaret Thatcher fuera elegida como primera ministra del Reino Unido. La relación entre la política y la reina Isabel II en la pantalla es tensa, pero ¿cómo era en la vida real?

    En el episodio dos de la popular serie, la primera ministra Margaret Thatcher y su marido, Denis, viajan a la finca real de Balmoral en las Tierras Altas de Escocia, donde se sienten fuera de lugar en medio del estilo de vida de la realeza. 

    "Estoy luchando por encontrar algún rasgo redentor en esta gente", le dice la primera ministra a su marido. "No son sofisticados, ni cultos, ni elegantes, ni nada que se acerque a un ideal", se dice en la serie. Al final del episodio, despide a todos los miembros aristocráticos de su gabinete.

    Durante toda la cuarta temporada, la tensión entre Downing Street y el Palacio de Buckingham es un punto central de la trama. Y en la vida real, ¿cómo se llevaban estas dos mujeres poderosas?

    La Dama de Hierro divide la sociedad británica

    Thatcher resultó ser una de los líderes más divisivos que el Reino Unido haya conocido enfrentando la indignación de los partidarios del Laborismo por condenar a gran parte de la nación a la pobreza.

    Ejerció como primera ministra del Reino Unido desde 1979 a 1990, siendo la persona en ese cargo por mayor tiempo durante el siglo XX y la primera mujer que ocupó este puesto en su país. Dividió a la nación por primera vez en 1982 al decidir enviar una fuerza militar a las Islas Malvinas después de Argentina intentara recuperarlas. 

    Después de varios meses, las fuerzas británicas fueron capaces de recapturar Puerto Argentino (Port Stanley), y Thatcher empezó a ser conocida como la Dama de Hierro.

    La mayor prueba de Thatcher llegó en 1984 cuando los mineros de todo el país se declararon en huelga para tratar desesperadamente de evitar que las minas se cerraran de forma permanente. Las huelgas continuaron durante casi un año, y los mineros enfrentaron una enorme pobreza sin poder mantener a sus familias. Al final, Thatcher no dio el brazo a torcer y las 174 minas fueron cerradas para el 2015. 

    Tras ser elegida por tercera vez en 1987, Thatcher desató protestas en 1990 cuando introdujo la tasa comunitaria, cuyo objetivo era hacer más justa la financiación de la Administración local. En cambio, desencadenó protestas a nivel nacional, las peores se produjeron en el centro de Londres, y Thatcher se vio obligada a dimitir tras perder el apoyo del Partido Conservador.

    ¿Y qué pensaba la reina de todo eso?

    El historiador británico Ben Pimlott señala que la reina británica es "a su manera, un poco izquierdista", y así la retratan en la serie, mientras Thatcher siempre fue caracterizada como una política de extrema derecha. 

    En sus memorias, Thatcher llamó exageradas las historias de frialdad entre ella y la reina. "Aunque la prensa no pudo resistir la tentación de sugerir disputas entre el Palacio y Downing Street, siempre consideré la actitud de la reina hacia el trabajo del Gobierno absolutamente correcta", escribió. 

    En julio de 1986, The Times publicó una historia con el título Reina consternada por la 'indiferente' Thatcher con las afirmaciones de que la monarca creía "que se debe llegar a un compromiso entre Thatcher y los otros líderes de la Mancomunidad de Naciones" y que ella sentía que el enfoque de Thatcher podía ser "indiferente, conflictivo y divisivo". Cabe destacar que es inadmisible para la familia real expresar su opinión sobre los asuntos del Estado, particularmente en los medios de comunicación. 

    Más tarde, se supo que el secretario de prensa de la reina, Michael Shea, era la fuente de estas afirmaciones, y los miembros del Parlamento exigieron su dimisión. Dejó el Palacio de Buckingham al año siguiente. ¿Tenía Shea el visto bueno de la reina sobre la filtración? Esto nunca se sabrá.

    Al final del día, los dos se admiraban mutuamente por su sentido del deber y su ética de trabajo. 

    Después de que Thatcher dejara el poder en 1990, Isabel II le otorgó la Orden de la Liga y la Orden del Mérito, una escena que se muestra en el episodio final de The Crown.

    ¿Una cortesía profesional? Tal vez. Pero en el 2005, la reina asistió a la fiesta del 80 cumpleaños de Thatcher, una invitación que perfectamente podría haber rechazado, y también honró con su presencia el funeral de la Dama de Hierro en el 2013.

    Etiquetas:
    Margaret Thatcher, Isabel II
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook