En directo
    Política
    URL corto
    El alto el fuego en Nagorno Karabaj (107)
    61933
    Síguenos en

    Durante el último conflicto militar en Nagorno Karabaj, la inteligencia estadounidense cometió tres errores graves que debilitaron significativamente la posición de Estados Unidos en la región, escribe The National Interest.

    El primero de los errores fue el hecho de que el agravamiento de la situación en Nagorno Karabaj muy probablemente tomó por sorpresa a las autoridades estadounidenses, afirma el autor del artículo, publicado por The National Interest, el académico residente del laboratorio de ideas conservador American Enterprise Institute de Washington, Michael Rubin.

    Está seguro de que Azerbaiyán estaba coordinando sus planes con Turquía, incluida, muy probablemente, la asistencia militar de Ankara en el conflicto. Al mismo tiempo, a fines de marzo, el subsecretario de Estado de EEUU, Stephen Biegun, firmó un acuerdo con Azerbaiyán según el cual Bakú resolvería todos los problemas que surgieran en la región exclusivamente a través de medios diplomáticos, lo que permitió a la parte estadounidense continuar brindando asistencia militar a Azerbaiyán. De esto se deduce que: o el Departamento de Estado optó por ignorar la información sobre la posible preparación de Bakú para un conflicto militar, o Estados Unidos no conocía en absoluto los planes de Azerbaiyán, apunta Rubin.

    El segundo error de la inteligencia estadounidense, según él, fue que no logró predecir la entrada de fuerzas de paz rusas en Nagorno Karabaj. Así, las autoridades estadounidenses confiaron demasiado en el trabajo en el marco del Grupo de Minsk de la OSCE, mientras que el presidente ruso Vladímir Putin "vio la oportunidad de traer tropas rusas a la región y la aprovechó".

    Además, aún se desconocen los detalles de las negociaciones cerradas entre Putin y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. En particular, sigue siendo un misterio si los acuerdos entre los líderes de los dos países incluyen cláusulas sobre la división de esferas de influencia fuera de Nagorno Karabaj. El experto estadounidense supone que Erdogan podría aceptar fortalecer la presencia de Rusia en el Idlib sirio a cambio del apoyo de Putin a la participación de Ankara en el proceso de mantenimiento de la paz en Nagorno Karabaj.

    Como resultado, señala Rubin, debido a tales errores de cálculo, los intereses estadounidenses en la región han sufrido daños importantes. Así, la "revolución democrática" en Armenia está ahora amenazada, el problema de los refugiados se agrava en el Cáucaso y la influencia de Rusia está creciendo en Azerbaiyán. Además, el papel de Turquía ha crecido, concluye Rubin.

    El 9 de noviembre, los líderes de Rusia, Armenia y Azerbaiyán emitieron una declaración conjunta sobre el cese de hostilidades en Nagorno Karabaj a partir del 10 de noviembre.

    En el marco del acuerdo, Rusia ya procedió al envío de fuerzas de paz —1.960 militares, 90 transportes blindados y 380 medios técnicos— que se desplegarán en la línea de separación entre las partes beligerantes y a lo largo del llamado corredor de Lachín, que conecta Nagorno Karabaj con Armenia.

    Los bandos del conflicto deben permanecer en sus posiciones actuales, intercambiar prisioneros de guerra, otros detenidos y los cuerpos de los caídos.

    Según la declaración, las fuerzas de paz rusas en Nagorno Karabaj se emplazarán por cinco años, con posibilidad de prórrogas automáticas por períodos similares, a menos que alguna de las partes firmantes notifique la intención de rescindir dicha cláusula con seis meses de antelación.

    Tema:
    El alto el fuego en Nagorno Karabaj (107)
    Etiquetas:
    Armenia, Azerbaiyán, conflicto, EEUU, Nagorno Karabaj
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook