En directo
    Política
    URL corto
    6925
    Síguenos en

    El colapso de la URSS "cegó a Occidente" ante el rápido ascenso de China. En el 2035 el país asiático podría adelantar a Estados Unidos para convertirse en la mayor economía en el mundo y quizás también en el actor político más poderoso, pronostican los economistas de Bloomberg.

    En su previsión, los analistas de la agencia estadounidense evaluaron distintas fuentes de crecimiento económico, tomando en consideración factores como:

    • la mano de obra; 
    • el capital;
    • la productividad. 

    Con estos datos calcularon el PIB que tendrían para el 2050 unos 39 países que iban desde Estados Unidos hasta Ghana.

    El mundo está a punto de empezar una nueva etapa 

    La pandemia, según los economistas de Bloomberg, ha demostrado como solo un virus es capaz de reconfigurar el mapa económico global. Las guerras, los desastres naturales, las crisis financieras y el cambio climático son otros factores que también suelen influir en el balance de fuerzas en el mundo.

    Según las proyecciones de Bloomberg, en el 2033 la India superará a Japón, que sufre el envejecimiento de su población, y se convertirá en la tercera economía del mundo. Para el 2050, Indonesia las tiene todas para unirse a la gran liga, haciendo que los tres mayores mercados en el planeta pertenezcan a los países asiáticos emergentes.

    Si bien en el 2000 los Estados en vías de desarrollo se atribuían casi una quinta parte de la producción mundial, es posible que en el 2042 su participación en el PIB mundial supere a la de las economías avanzadas. También se prevé que en el 2050 los mercados emergentes sean responsables de casi el 60% de la producción global.    

    Los resultados de esta investigación sugieren que el periodo de estabilidad que empezó a finales de la Segunda Guerra Mundial está llegando a su fin. El centro de gravedad de la economía mundial se está desplazando de Oeste a Este, de las economías avanzadas a las emergentes, de los mercados libres a los controlados por los Estados.

    De hecho, a principios del siglo XXI Asia se atribuía solo el 25% de la producción global, manteniendo en ella una participación sustancialmente menor que América del Norte y Europa. 

    Durante los últimos cuarenta años el libre mercado ha sido el principio más importante en el que se basaba la economía mundial. En los próximos treinta años, las economías con altos niveles de propiedad y control estatal estarán en ascenso, consideran los economistas de la agencia.

    La participación en la producción global de las economías "libres" o "en su mayoría libres" pasará del 57% en el 2000 al 33% en el 2050, según las previsiones de Bloomberg Economics y del sistema de clasificación de la Heritage Foundation. Mientras tanto el peso de los mercados clasificados como "mayormente no libres" o los que cuentan con un alto grado de propiedad y control estatal se incrementará del 12% al 43%.

    China, ¿el principal ganador de la Guerra Fría?

    Tras el colapso de la URSS muchos historiadores han percibido la consumación de la Guerra Fría como el fin de la historia. No obstante, en realidad se trataba solo del final de un capítulo y el comienzo de otro, subrayan los periodistas del medio. 

    En 1972, la Guerra Fría empujó al presidente estadunidense Richard Nixon a entablar una alianza extraña con el líder chino Mao Zedong. Sus esfuerzos acabaron devolviendo a China a la corriente principal de la economía mundial. En 1991, la desintegración de la Unión Soviética "cegó a Occidente" ante las consecuencias del ascenso del país asiático, escriben los autores del artículo.

    Tras haber avanzado rápidamente, en el 2020 China ya se ha establecido como una gran potencia mundial. Al estar gobernado por un solo partido, este país cuenta con una economía dominada por el Estado. El ascenso de Pekín "es sólo una parte de un cambio mayor" que ya está ocurriendo en el mundo y que se acelerará aún más "en las próximas décadas", destacan.

    Según los analistas del medio, es posible que en el futuro las economías controladas por los Estados admitan una mayor libertad de los mercados. Además, pueden producirse movimientos en direcciones opuestas. En los últimos años a las economías de libre mercado les ha resultado difícil mantener los beneficios que ellas recibieron gracias a la apertura y el dinamismo de sus mercados. 

    Como consecuencia de ello, estos Estados empezaron a perder la competencia con las economías controladas por los Gobiernos, destacan los autores del artículo. Y es por ello que desde 2016 Estados Unidos ha impuesto aranceles elevados a ciertas importaciones chinas, ha sellado la Fase 1 del acuerdo comercial que dicta lo que China debe comprar y ha exigido a las empresas estadounidenses que obtengan licencias antes de vender ciertas tecnologías a Huawei.

    "En otras palabras: el temor al auge de China ya ha comenzado a alejar a EEUU de los principios del libre mercado", concluyen.
    Etiquetas:
    China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook