En directo
    Política
    URL corto
    1180
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El papel de líder asumido por Alemania en la confrontación con Rusia en el espacio europeo no puede menos que preocupar a Moscú, declaró el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

    "Dije a Heiko Maas [titular de Exteriores alemán] que Alemania ha asumido el papel de líder en la nueva agravación de las relaciones con la Federación de Rusia y que eso nos preocupa, dado el papel global que Alemania juega en Europa", refirió durante una videoconferencia.

    El canciller ruso indicó que la conducta de Berlín en el caso del supuesto "envenenamiento" del opositor ruso Alexéi Navalni es inaceptable y contradice las normas internacionales.

    La Unión Europa impuso sanciones contra seis ciudadanos y una institución científica de Rusia por el caso Navalni.

    Además, Lavrov aseguró que el opositor ruso pudo ser expuesto a una sustancia tóxica en territorio de Alemania o durante su traslado a ese país el pasado 22 de agosto.

    "Tenemos fundamentos para creer que Navalni fue expuesto a las toxinas de uso militar en Alemania o en el avión que lo llevó a la clínica Charité", dijo Lavrov en una conferencia de prensa telemática.

    Sanciones recíprocas de Rusia

    Asimismo, el ministro informó que Rusia ya decidió las sanciones contra altos funcionarios de Alemania y Francia en respuesta a las penalidades de la UE por la situación del opositor ruso. 

    "Ya están decididas [las sanciones] y pronto se lo notificaremos a nuestros colegas alemanes y franceses", aseguró el canciller.

    Las sanciones de la Unión Europea afectan directamente a altos funcionarios rusos, precisó el ministro, quien advirtió que Moscú responderá de manera similar.

    El pasado 20 de agosto, Navalni se sintió mal durante un vuelo de la ciudad rusa de Tomsk a Moscú, lo que obligó a los pilotos a realizar un aterrizaje de emergencia en la ciudad de Omsk, donde los médicos lograron estabilizar su estado, le diagnosticaron un trastorno metabólico provocado por una hipoglucemia. Según sus datos, en al sangre y la orina de Navalni no había rastros de sustancias tóxicas.

    Dos días después de la hospitalización en Omsk, Navalni fue trasladado al hospital Charité de Berlín en un avión sanitario.

    Posteriormente el Gobierno alemán, al alegar datos de un laboratorio militar de su país, anunció que Navalni fue envenenado con una sustancia del grupo Novichok y que laboratorios de Suecia y Francia confirmaron las conclusiones hechas por expertos alemanes.

    El Kremlin declaró que Berlín no había informado a Moscú sobre las conclusiones hechas; el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia anunció que estaba esperando respuesta de Alemania a su solicitud oficial.

    El hospital Charite de Berlín informó el 23 de septiembre que Navalni fue dado de alta en estado satisfactorio y que los médicos que lo trataron no excluyen su plena recuperación.

    La decepcionante actitud de Berlín y París hacia Ucrania

    Asimismo, Lavrov declaró que Rusia siente un colosal disgusto por la posición que mantienen Alemania y Francia en el asunto de la normalización en Ucrania, es importante que Berlín y París hagan a Kiev respetar los Acuerdos de Minsk.

    "El comportamiento de Berlín y París con respecto al problema de Ucrania provoca un colosal disgusto. Lo de esconderse tras los cinco principios de la UE que dicen: en cuanto Rusia cumpla los Acuerdos de Minsk todo se normalizará, es una actitud que raya en la bajeza diplomática", declaró.

    El canciller también señaló que en vez de acoger con connivencia la línea de Kiev a minar los Acuerdos de Minsk, Berlín y París deberían instar al presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, y a su equipo a respetar lo dicho hace casi un año en la cumbre de París: que no existe alternativa para los Acuerdos de Minsk.

    "Mientras eso no se haga, lo interpretaremos como consentimiento por Berlín y Francia de la destrucción de aquello que ellos estaban edificando con sus propias manos", advirtió, agregando que sería "la segunda traición" a ls acuerdos.

    Según Lavrov, la primera se cometió en febrero de 2014, cuando Alemania, Francia y Polonia pusieron sus firmas al pie del protocolo sobre la regulación de asuntos entre el entonces presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, y la oposición, la que después hizo pedazos sus firmas y estos países de la UE reconocieron a los que llegaron al poder a través de un anticonstitucional golpe de Estado.

    Desde abril de 2014, Ucrania lleva a cabo una operación contra las milicias en el este de su territorio —Donbás— donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, en respuesta al violento cambio de gobierno ocurrido en Kiev en febrero del mismo año.

    Etiquetas:
    Alexéi Navalni, Rusia, Alemania, Serguéi Lavrov
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook