En directo
    Política
    URL corto
    1111
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La situación relacionada con el presunto envenenamiento del opositor ruso Alexéi Navalni es un espectáculo que tiene por objetivo imponer nuevas sanciones a Rusia, declaró el Ministerio de Exteriores ruso.

    "A cualquier observador externo que esté lejos de la química aplicada y las cuestiones de la no proliferación de las armas químicas, por supuesto le da la sensación de que todo lo que sucede es una actuación escenificada ..., cuya idea principal es otro 'disparo' de sanciones contra Rusia", dice el comunicado.

    El Ministerio calificó de sorprendente la unidad de las acciones de varios países occidentales respecto a Rusia en el marco del caso Navalni y las decisiones que tomaron "sin intentar averiguar qué está pasando".

    Además la Cancillería recordó que siguen sin respuesta las notas enviadas a los Ministerios de Exteriores de Alemania, Francia y Suecia, en las cuales Rusia había solicitado información adicional de conformidad con los compromisos de Berlín, París y Estocolmo de proporcionar asistencia jurídica en virtud de la Convención sobre las Armas Químicas.

    El Ministerio Federal de Justicia y Protección al Consumidor alemán, según el comunicado, respondiendo a la cuarta solicitud de la Fiscalía General de Rusia, de facto se negó a cooperar con Moscú, alegando la falta del consentimiento de Navalni.

    Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró que Moscú no tiene información de que el presunto envenenamiento de Navalni pudo ser orquestado por los servicios de inteligencia occidentales.

    "No lo sé, no tengo esta información", dijo Peskov respondiendo a la pregunta de la prensa sobre la participación de servicios de inteligencia de los países occidentales en lo ocurrido con Navalni.

    El director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Serguéi Narishkin, declaró en una entrevista con Sputnik que hace un año los servicios de inteligencia occidentales examinaron la posibilidad de sacrificar a uno de los líderes de la oposición rusa para reavivar el movimiento de protesta en el país.

    Al mismo tiempo, señaló que la inteligencia rusa no tiene pruebas de la participación de colegas occidentales en el caso de Navalni.

    El pasado 20 de agosto, Navalni se sintió mal durante un vuelo de la ciudad rusa de Tomsk a Moscú, lo que obligó a los pilotos a realizar un aterrizaje de emergencia en la ciudad de Omsk, donde los médicos lograran estabilizar su estado.

    Luego el opositor fue trasladado a Alemania en un avión sanitario.

    Un laboratorio militar de Alemania y, posteriormente, laboratorios de Suecia y Francia determinaron que el opositor ruso había sido envenenado a finales de agosto con un agente tóxico del grupo Novichok, mientras que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas declaró que en el organismo de Navalni fue hallada una sustancia análoga por sus características a ese agente letal.

    Moscú califica de infundada la versión alemana sobre lo sucedido con Navalni y espera respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín.

    Etiquetas:
    envenenamiento, sanciones, Rusia, Alexéi Navalni
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook