En directo
    Política
    URL corto
    Por
    1204
    Síguenos en

    El próximo 3 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en Estados Unidos, entre el republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden. Pero en esta trama, ¿cómo ha sido la relación con México en cuatro años de la Administración Trump? En Sputnik, hicimos un recuento de los momentos más emblemáticos.

    La relación entre México y Estados Unidos es históricamente asimétrica, pero elemental para el desarrollo económico de ambos países. En los últimos años, incluso, la nación latinoamericana ha jugado un papel relevante en la tendencia electoral, pues en 2016 el entonces candidato republicano, Donald Trump, se reunió con el expresidente Enrique Peña Nieto en un acto que para muchos tenía intenciones electorales.

    A pesar de ello, para manifestar su congruencia histórica —una relación asimétrica— por llamarlo de algún modo, Trump continuó lanzando una serie de insultos contra los mexicanos durante y después de su campaña.

    Trump en camapaña

    El punto central de la campaña pasada de Trump en cuanto a temas migratorios fue de abierto rechazo a la comunidad de inmigrantes latinoamericanos; en adición, prometió construir un muro fronterizo entre México y Estados Unidos que, según dijo, pagarían los propios mexicanos.

    "El sistema judicial en México es corrupto. No quiero nada con México más que construir un muro impenetrable y que dejen de estafar a Estados Unidos", escribió Trump en su cuenta de Twitter el 5 de marzo de 2015.

    ​"México no se aprovechará más de nosotros. No tendrán más la frontera abierta. El más grande constructor del mundo soy yo y les voy a construir el muro más grande que jamás hayan visto. Y adivinen quién lo va a pagar: México", señaló el 11 de mayo de 2015 en la Cumbre de la Libertad en Carolina del Sur.

    "Cuando México envía a su gente, no envían a los mejores. Envían gente que tiene muchos problemas, traen droga, traen crimen con ellos. Son violadores. Supongo que algunos también son buena gente", expresó Donald Trump el 16 de junio de 2015 al lanzar su candidatura para las primarias del Partido Republicano.

    "Amo al pueblo mexicano, pero México no es nuestro amigo. Nos están matando en la frontera y nos están matando en el trabajo y el comercio. ¡Lucha!", reiteró el 30 de junio de 2015 a través de su cuenta de Twitter.

    ​Con el paso del tiempo, Trump cambió el tono de su discurso, aunque nunca pidió disculpas por los insultos que lanzó contra los inmigrantes lmexicanos. En mayo de 2016, en vísperas de su visita a México, el candidato republicano expresó que le encantaban los hispanos.

    "Los mejores platos de tacos se hacen en la Torre Trump. ¡Me encantan los hispanos!", escribió el 5 de mayo de 2016 en Twitter. 

    ​"Es necesario poner un muro para poner un alto a la inmigración ilegal y al tráfico de armas", manifestó Trump el 31 de agosto de 2016 en el encuentro que sostuvo con Peña Nieto en la residencia de Los Pinos. Asimismo, aclaró que "en la reunión sí hablamos del muro pero no hablamos de quién va a pagarlo".

    Por otro lado, el magnate estadounidense reveló que otro de los temas que se tocaron en el encuentro fue el de "mejorar" el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), pues "tiene que actualizarse para que refleje la realidad actual".

    El impacto de la Administración Trump en México

    La campaña de Trump fue un preludio de lo que posteriormente sería su administración en términos de su relación con el Gobierno de México; esto, debido a que puso especial énfasis en detener el flujo de inmigrantes.

    "México debería llevar a los migrantes que ondean banderas, muchos de los cuales son criminales de sangre fría, de vuelta a sus países. Háganlo en avión, háganlo en autobús, háganlo de la manera que deseen, pero NO van a ingresar a Estados Unidos. Cerraremos la frontera permanentemente si es necesario. ¡Congreso, financie el MURO!", escribió Trump el 26 de noviembre de 2018 en Twitter.

    ​Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, Trump no solo no cambió su discurso contra las caravanas de migrantes, sino que entabló acuerdos con el nuevo Gobierno para disminuir la entrada de inmigrantes.

    "Un enorme número de personas está pasando por México con la esperanza de inundar nuestra frontera sur. Hemos enviado militares adicionales. Construiremos un muro humano si es necesario. Si tuviéramos un muro de verdad, ¡esto no se hubiera producido!", comentó el 5 de febrero de 2019.

    ​En respuesta, el Gobierno de López Obrador acordó con Washington el despliegue de elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur de México con el fin de detener el paso de migrantes que se dirigían hacia Estados Unidos.

    Las acciones de Trump

    La Administración Trump no ha tenido grandes diferencias en su trato con México en relación con otros gobiernos estadounidenses; no obstante, sí hay puntos en los cuales ha habido matices en cuanto a sus acciones. El primero de estos es el tema de seguridad, pues a diferencia de los gobiernos de Barack Obama y George W. Bush, el magnate estadounidense no intervino de forma directa en territorio mexicano.

    Sin embargo, eso no quiere decir que Trump, al igual que sus antecesores, no haya intentado que México se subordinara a sus órdenes. De hecho, a finales 2019 manifestó abiertamente sus intenciones de declarar a los cárteles mexicanos como terroristas, pues de esta manera podría justificar una intervención en los asuntos de la seguridad mexicana.

    "Ya ofrecí mi ayuda a México, me agrada mucho el presidente [López Obrador], creo que es un muy buen hombre. Pero de hecho ya le ofrecí que nos deje entrar y limpiarlo todo y hasta ahora rechazó la oferta. Pero en algún punto simplemente se debe hacer algo", declaró Trump en una entrevista en noviembre de 2019.

    En respuesta, el mandatario mexicano expresó que él estaba a favor de que hubiera "cooperación", pero no "intervencionismo"; de esta forma, López Obrador rechazaba el ofrecimiento del presidente estadounidense.

    "Todo el trabajo necesario para declarar organizaciones terroristas a los carteles mexicanos está completo. Legalmente estamos listos para hacerlo", escribió Trump en su cuenta de Twitter el 6 de diciembre de 2019.  

    ​La actuación de la Administración Trump en temas de seguridad ha sido distinta a la de sus antecesores; en primer término, ha lanzado órdenes de aprehensión contra exfuncionarios del Gobierno de México vinculados al crimen organizado, entre ellos Genaro García Luna y Salvador Cienfuegos.

    De tal modo que, a diferencia de los gobiernos de Obama y Bush, la Administración Trump ha actuado al margen del Gobierno mexicano; no obstante, esta exclusión de las autoridades mexicanas también podrían interpretarse como un acto de supeditación.

    En lo que respecta al 2020, año de las elecciones en Estados Unidos, Trump no cambió del todo su modo de actuar; por un lado, en abril apoyó al Gobierno de México ante la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) asumiendo parte del recorte que le correspondía al país y agregó que los mexicanos reembolsarían la ayuda.

    "Hablé con el presidente [de México] y ellos han propuesto un límite, que es distinto al acordado por la OPEP, una reducción del 23%. Así que lo que pensé que podía hacer y no sé si será aceptado, ya veremos, es que Estados Unidos ayudará a México y ellos nos lo reembolsarán después, cuando estén preparados para hacerlo", advirtió Trump la noche del 10 de abril de 2020.

    Meses después, el mandatario estadounidense anunció que López Obrador visitaría Estados Unidos para celebrar la entrada en vigor del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Situación que nuevamente se interpretaría como un acto de campaña en perspectiva de los comicios electorales de noviembre.

    "Tenemos una relación de respeto entre los dos países, junto al presidente López Obrador estamos fortaleciendo nuestra relación en temas que debieron ser resueltos antes; vamos a firmar una declaración para compartir la armonía, con esta nos comprometemos a una amistad continua, por un mejor mañana", expresó Trump el 8 de julio durante el encuentro que sostuvo con el mandatario mexicano en la Casa Blanca.

    Sin embargo, semanas después, el presidente de Estados Unidos arremetió nuevamente contra México. En un evento en Yuma, en el estado de Arizona, se refirió a Tijuana como el "peor lugar de Suramérica" por la cantidad de casos de COVID-19.

    "México está fuertemente infectado y [el muro] está impidiendo que la gente se cruce. Construimos 18 millas [28,9 kilómetros] en San Diego, justo al otro lado de Tijuana y Tijuana es probablemente el peor lugar de Suramérica en términos del virus de China. Creo que es el peor lugar y San Diego no está sufriendo en absoluto por eso, así que quiero decir, es algo increíble lo que sucedió", aseguró Trump el 18 de agosto.

    Etiquetas:
    relaciones bilaterales, elecciones, política, TLCAN, T-MEC, Andrés Manuel López Obrador, México, EEUU, Donald Trump
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook