En directo
    Política
    URL corto
    Por
    Elecciones en EEUU 2020: Trump vs. Biden (204)
    0 30
    Síguenos en

    El estado de las relaciones entre Cuba y EEUU dependerá del resultado de las elecciones presidenciales que se celebran el 3 de noviembre en el país norteamericano, ante un Donald Trump empecinado en aumentar las presiones sobre la isla, y un Joe Biden que promete regresar a las políticas de acercamiento emprendidas en 2014 por Barack Obama.

    En diciembre de ese año, el entonces presidente de Cuba, Raúl Castro (2008-2018), anunció junto al mandatario estadounidense el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington, después de medio siglo de profundas diferencias y distanciamiento, a pesar de la proximidad territorial.

    Las dos naciones emprendieron un proceso de normalización de relaciones que permitió aliviar tensiones, mejorar el diálogo, y sobre todo beneficiar a las familias cubanas, divididas por una emigración sostenida por casi seis décadas hacia el país del norte, donde según cálculos de expertos viven alrededor de 2.300.000 ciudadanos de origen cubano, de los cuales más de 1.300.000 son nacidos en la isla.

    "En el mandato de Donald Trump en los últimos cuatro años, los cubanos que aquí vivimos hemos sentido el bloqueo como nunca, al limitar las remesas, eliminar los vuelos a las provincias y echar atrás los cambios que había implementado Obama respecto a Cuba y la familia", comentó a Sputnik el periodista y analista político cubano Carlos Rafael Diéguez, residente en la ciudad de Miami, en el sureste de EEUU.

    Políticas de acoso

    Con la llegada de Trump al poder en enero de 2017, estos intentos de acercamiento fueron inicialmente congelados y definitivamente suspendidos por la actual administración estadounidense.

    Entre los temas que se estaban desarrollando y se vieron interrumpidos se incluye la apertura de Embajadas, Consulados, intercambios culturales, diálogos políticos y sobre otros asuntos de interés mutuo, como clima, migración, comercio, lucha contra el tráfico de drogas y trata de personas, e investigaciones científicas, entre otros.

    La Casa Blanca decidió revertir todas las políticas implementadas durante el Gobierno de Obama y regresar a los peores escenarios de la Guerra Fría.

    En especial se destacó el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba desde 1962, con una particular saña que incluye la persecución financiera, el intento de que la isla no reciba combustible y las campañas de descrédito contra sus principales fuentes de ingreso, entre ellas el turismo y la colaboración médica internacional.

    La Administración Trump también limitó las remesas que envían los emigrados cubanos desde EEUU, prohibió la entrada a la isla de yates de recreo, cruceros y aviones privados, endureció las sanciones contra empresas e instalaciones hoteleras cubanas y limitó ostensiblemente la posibilidad de que ciudadanos estadounidenses visiten la isla caribeña.

    "La libertad de Cuba va a ser uno de mis grandes triunfos", expresó el presidente estadounidense el pasado 15 de octubre durante un acto efectuado en Miami, el principal bastión de la emigración cubana en Estados Unidos, y donde radican grupos y personas que se oponen al Gobierno de Cuba, con la esperanza de que Washington presione y provoque su derrocamiento.

    A favor del acercamiento

    Por su parte, el aspirante demócrata a la presidencia de EEUU, el exvicepresidente Joe Biden (2009-2017), ha reafirmado públicamente que en caso de ganar las elecciones, su gobierno reanudará el proceso de acercamiento a Cuba iniciado durante la administración de Barack Obama en 2014.

    ​El pasado 5 de octubre, durante una gira por el estado de Florida, Biden también visitó la ciudad de Miami, donde abogó por una nueva política hacia Cuba, y reconoció que el enfoque de línea dura adoptado contra la isla por Trump "no está funcionando", ya que daña a las familias cubanas, por lo que se necesita establecer una nueva política.

    Biden también criticó a la actual administración por las deportaciones de inmigrantes cubanos, la separación de las familias como consecuencia de las restricciones en la emisión de visados, y por limitar las remesas.

    Cubanoamericanos en el escenario electoral

    Según una reciente encuesta realizada por la Universidad Internacional de Florida, el 59% de los cubanoamericanos con derecho al voto en el condado de Miami-Dade, se inclinan por Trump, mientras que 25% prefiere a Biden.

    El sondeo, realizado entre unos 1.000 emigrados cubanos naturalizados en EEUU, también arrojó que 58% de los encuestados se opone a la decisión de Trump de suspender los trámites de visa en la Embajada estadounidense en La Habana y el programa de reunificación, entre otras medidas que afectan a familias de ambos lados del estrecho de Florida.

    Tradicionalmente, los votantes cubanoamericanos favorecen al Partido Republicano, aunque esa tendencia se ha ido debilitando en los últimos años, teniendo en cuenta que el voto cubanoamericano representa solo 6% del electorado del estado de Florida y menos de 1% del total de votantes en el país.

    Según expertos, el 3 de noviembre, a pesar de las encuestas y los pronósticos, el voto cubanoamericano puede revertirse a favor del opositor demócrata, que anuncia devolverles parte de sus derechos.

    Tema:
    Elecciones en EEUU 2020: Trump vs. Biden (204)
    Etiquetas:
    relaciones bilaterales, Joe Biden, Donald Trump, Cuba, EEUU, elecciones, Elecciones presidenciales en EEUU 2020
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook