En directo
    Política
    URL corto
    7533
    Síguenos en

    El cóctel de medicamentos contra el COVID-19 que tomó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puede haber afectado a su salud mental y a su disposición a usar armas nucleares, afirma The New York Times.

    El comportamiento del presidente Trump de la semana pasada, más raro de lo normal, ha llevado a algunos médicos a creer que podría haber sido causado por el consumo de dexametasona, un esteroide que se usa para tratar el COVID-19. 

    Después de todo lo pasado, los expertos en seguridad nacional han revivido el debate sobre si ha llegado el momento de retirar la autoridad del presidente de lanzar armas nucleares.

    `Durante su convalecencia por COVID-19, Trump decidió no ceder el control sobre las armas atómicas al vicepresidente, Mike Pence. Algo que suele ocurrir cuando el inquilino de la Casa Blanca cae enfermo.

    Tradicionalmente, los presidentes han transmitido dicha prerrogativa al vicepresidente cuando sabían que iban a ser anestesiados. Ronald Reagan dio ese paso en 1985, y George W. Bush lo hizo en 2002 y 2007. No había indicios de que Trump estuviera inconsciente, pero sí hubo motivos para preocuparse de que los medicamentos que se le administraban pudieran influir en su capacidad para tomar decisiones. A pesar de ello, el mandatario se negó a relegar sus funciones a Pence durante este periódo de tiempo. 

    "La historia de la ofuscación de la condición médica de los presidentes es tan antigua como la república. La cosa es que la dexametasona puede volverte paranoico y hacer que delires", explica Vipin Narang, un profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts que ha estudiado la cadena de mando y de control nuclear.

    Trump amenazó públicamente con usar este tipo de armamento solo una vez durante su Presidencia. Fue en 2017, durante su primer cruce de palabras con el líder de Corea del Norte.

    Esta vez, entre los signos nada tranquilizadores figura el hecho de que el presidente se planteó vestirse de Superman al salir del hospital tras ser tratado. Según The New York Times, "al salir del hospital, quería parecer frágil al principio cuando la gente lo viera… Pero debajo de su camisa abotonada, usaría una camiseta de Superman, que revelaría como símbolo de fuerza al quitarse la capa de ropa superior".

    Sin embargo, el plan no se llevó a cabo y el presidente se limitó a aparecer brevemente ante sus simpatizantes el 10 de octubre. Desde el balcón de la Casa Blanca les aseguró que se sentía bien después de vencer la infección. No se sabe por qué al final rechazó la idea de una aparición más teatral, pero los usuarios de las redes sociales se enteraron del plan y no perdieron la ocasión. 

    "El verdadero Donald Trump interpretando a Superman".

    "​Habría sido inolvidable".

    "Dios mío, los memes de esto... nunca terminarán. Será 2030 y seguirán usando el meme de Trump-como-gordo-Superman en GIFs. Wow. Simplemente... wow".

    Etiquetas:
    medicamentos, COVID-19, Donald Trump
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook