En directo
    Política
    URL corto
    0 641
    Síguenos en

    Las autoridades danesas han dado luz verde a la explotación del Nord Stream 2 en sus aguas territoriales. Sputnik habla con el politólogo ruso Dmitri Zhuravliov sobre las razones de Dinamarca para atrasar tanto la concesión de su permiso al gasoducto ruso.

    La Agencia de Energía de Dinamarca ha comprobado que el conducto Nord Stream 2 cumple con todas las condiciones necesarias para ser explotado de forma segura y ha dado el visto bueno a su puesta en funcionamiento.

    Hay que destacar que el permiso para construir el tramo final del gasoducto, que pasa por la plataforma continental de Dinamarca, ya fue obtenido en octubre de 2019. No obstante, en ese país la obtención de dicho permiso no da vía libre a la explotación automáticamente, como ocurre en otros países por los que transita el Nord Stream 2, como Suecia o Finlandia.

    El director general del Instituto de Problemas Regionales de Rusia, Dmitri Zhuravliov, tanta dilación a la hora de autorizar la explotación del conducto se debe a presiones.

    "[Los daneses] han cambiado de opinión porque sufren dos presiones al mismo tiempo: la que ejerce EEUU, quien necesita realmente que el Nord Stream 2 no se construya, algo que sobre todo necesita el presidente en ejercicio de cara a las elecciones; y la presión de Alemania, la cual necesita realmente que el Nord Stream 2 se construya", explica Zhuravliov.

    Por eso es que Dinamarca, que no es un país tan grande, ha vacilado dependiendo de la cantidad de presión que recibía de uno y otro lado. Ahora, dice el especialista, la presión alemana es más fuerte, pero eso podría cambiar en el futuro si Alemania decide renunciar a parte del proyecto.

    "No digo que eso vaya a ocurrir con seguridad, pero es un hecho que los estadounidenses lo harán todo para que eso pase. Al igual que sus fieles amigos de Europa occidental, totalmente proestadounidenses. Solo que, para Alemania, sus propios intereses son más importantes que los (…) euroatlánticos, mientras que para Dinamarca y Noruega, no", zanja el experto.

    El nuevo gasoducto ha causado polémica en los últimos años. A él se oponen Estados Unidos —que busca vender a Europa gas natural licuado de sus yacimientos de esquisto— y algunos países europeos.

    El tendido de la tubería fue suspendido en diciembre de 2019 después de que Estados Unidos amenazara con sanciones a la empresa suiza Allseas, que realizaba las obras.

    Por su parte, Moscú ha invitado en repetidas ocasiones a que el proyecto sea tratado solamente desde el punto de vista económico. Y es que, según el Kremlin, el gasoducto ruso resulta beneficioso para los países europeos, ya que ayudaría a que se consolidase su independencia energética.

    Etiquetas:
    Nord Stream 2, Rusia, Alemania, EEUU, Dinamarca
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook