En directo
    Política
    URL corto
    Investigación del caso Navalni (105)
    0 70
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La visita de la canciller federal alemana, Angela Merkel, al opositor ruso Alexéi Navalni en la clínica berlinesa Charité es un intento de politización, declaró la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.

    El 28 de septiembre en los medios alemanes trascendió que Merkel visitó en secreto a Navalni. Horas después el Gobierno alemán confirmó el encuentro pero aclaró que no fue secreto, sino que se trataba de "una visita privada".

    "En cuanto a cómo lo calificamos, pues como un intento de verdadera politización del asunto", dijo Zajárova en declaraciones transmitidas por la emisora de radio Komsomolskaya Pravda.

    La diplomática opinó que "todo lo que está ocurriendo no tiene nada que ver con el deseo de dar con la verdad, entender qué pasó, ayudar en la búsqueda de (...) por lo menos algunos elementos para tener un cuadro".

    Según Zajárova, Rusia ha enviado a Berlín tres solicitudes sobre Navalni en un mes y no ha recibido ninguna respuesta oficial.

    "Recibimos una respuesta pero a través de los medios", afirmó.

    La diplomática añadió que la situación en torno a Navalni genera cada vez más preguntas.

    El 22 de septiembre, el activista anticorrupción ruso Alexéi Navalni fue dado de alta del hospital universitario Charité en Berlín, tras pasar allí 32 días, 24 de ellos en cuidados intensivos.

    Navalni fue trasladado a Berlín tras haber pasado dos días en un hospital de la ciudad rusa de Omsk, en Siberia, luego de que perdiera el conocimiento durante un vuelo de Tomsk a Moscú.

    En el hospital de Omsk, Navalni fue inducido en un coma y tratado con atropina, fármaco que suele utilizarse como antídoto para los agentes nerviosos. Sin embargo, los médicos del hospital ruso afirmaron luego que no habían detectado rastros de toxinas en la sangre y la orina del paciente, cuya condición atribuyeron a un "trastorno metabólico".

    Según los médicos de Charité, los síntomas de Navalni apuntaban al envenenamiento con un inhibidor de colinesterasa.

    Un laboratorio militar de Alemania y, posteriormente, laboratorios de Suecia y Francia determinaron que el opositor ruso había sido envenenado con un agente del grupo del Novichok, una sustancia prohibida por la Convención sobre las Armas Químicas. Alemania proporcionó las muestras correspondientes a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

    Desde Moscú califican de infundada la versión alemana sobre lo ocurrido con Navalni y dicen esperar respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín.

    Tema:
    Investigación del caso Navalni (105)
    Etiquetas:
    politización, Rusia, Alemania, María Zajárova, Angela Merkel, Alexéi Navalni
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook